Introducción – Escuela Sabatica Tercer Trimestre – Reavivamiento y Reforma (Julio-Septiembre)

Tercer trimestre (julio-septiembre) de 2013

Introducción

Reavivamiento y Reforma

En cada generación, el Espíritu de Dios procura producir un reavivamiento en los corazones de la gente. El reavivamiento es una experiencia continua y diaria. Cada uno de nosotros debería identificarse con el antiguo himno que dice: “Propenso a vagar, Señor, lo siento; propenso a dejar al Dios que amo”. Muy adentro, sabemos que estas palabras son ciertas.

escuela-sabatica-tercer-trimestre-2013En realidad, nuestros corazones están propensos a vagar. Nuestras mentes pasan de lo eterno a lo mundano. Nuestros pensamientos se vuelven muy fácilmente de lo celestial a lo terrenal. Demasiado a menudo parecemos ser esclavos de hábitos profundamente arraigados. A veces, nuestra propia actitud y reacciones nos dejan perplejos.

Y eso es porque, como resultado del pecado, nuestras naturalezas son caídas (Jer. 17:9). Nuestra tendencia natural es a apartarnos de los caminos de Dios hacia los nuestros (Isa. 53:6). Con el apóstol Pablo, clamamos: “¡Miserable de mí! (Rom. 7:24), y con David rogamos: “Vivifícame conforme a tu misericordia” (Sal. 119:159).

El reavivamiento tiene que ver con un Dios de misericordia que procura profundizar su relación con nosotros. Él toma la iniciativa en el reavivamiento. Su Espíritu crea un anhelo dentro de nosotros. Su Espíritu nos convence de nuestra necesidad. Su Espíritu revela la bondad y la gracia de Jesús.

A través de toda la historia, el Espíritu de Dios ha actuado poderosamente en el reavivamiento. Cuando Israel se alejaba del plan y los propósitos de Dios, el Señor usó al joven rey Josías para conducir a la Nación de regreso a él, y entonces siguió un poderoso reavivamiento. En la dedicación del Templo, Dios le dijo a Salomón: “Si se humillare mi pueblo, sobre el cual mi nombre es invocado, y oraren, y buscaren mi rostro, y se convirtieren de sus malos caminos; entonces yo oiré desde los cielos, y perdonaré sus pecados, y sanaré su tierra” (2 Crón. 7:14). El anhelo del corazón de Dios era que Israel satisficiera las condiciones del reavivamiento, experimentara el poder del reavivamiento y revelara la luz de su amor al mundo entero.

Cuando el pueblo de Dios respondía a sus llamados, él obraba poderosamente en su favor. Esto fue cierto para la iglesia cristiana del Nuevo Testamento, la Reforma y el Movimiento Adventista. También será cierto para el pueblo de Dios del tiempo del fin. Su Espíritu Santo será derramado en su plenitud y la Tierra será “alumbrada con su gloria” (Apoc. 18:1).

Las lecciones de este trimestre se centran en diversos aspectos del reavivamiento y la reforma. Juntos, sondearemos preguntas como: ¿Cuáles son las condiciones que Dios ha señalado para el derramamiento de su Espíritu? ¿Está Dios esperando algún momento mágico para derramar su Espíritu en su iglesia del tiempo del fin? ¿Qué significa vivir una vida llena del Espíritu? ¿Hay algo que podemos hacer para cooperar con Dios a fin de recibir el derramamiento del Espíritu Santo ahora? ¿Dónde comienzan el reavivamiento y la reforma?

Elena de White describió la importancia del reavivamiento con estas palabras: “La mayor y más urgente de todas nuestras necesidades es la de un reavivamiento de la verdadera piedad en nuestro medio” (MS 1:141). El Cielo da la prioridad al reavivamiento. ¿Qué podría ser más importante? Este trimestre, al estudiar temas como la oración y el reavivamiento, la Palabra y el reavivamiento, la testificación y el reavivamiento, una obra terminada y el reavivamiento, y otros temas relacionados, oremos para que Dios hable poderosamente a nuestros corazones y nos lleve más cerca de él.

¿Por qué no abrir nuestro corazón al impulso de su Espíritu ahora mismo? ¿Por qué no pedirle que haga algo muy especial en tu vida hoy? Él responderá nuestras oraciones, y las bendiciones celestiales fluirán de maneras que nunca imaginaste.

Proveniente de Connecticut, Estados Unidos, Mark Finley, un evangelista conocido internacionalmente, fue uno de los vicepresidentes de la Asociación General desde 2005 hasta 2010. Desde su retiro del servicio de tiempo completo, actúa como uno de los asistentes del presidente de la Asociación General para trabajar tiempo parcial con la iniciativa del reavivamiento y la reforma. El pastor Finley y su esposa, Ernestina, tienen tres hijos y dos nietos.

Radio Adventista
2 comments… add one
  • indudablemente reavivamiento y reforma son dos conceptos que no pueden ser entendidos separadamente, puesto que la reforma (o elemnto externo y visible en nuestra s vidas) sin una verdadera convicción interna y profunda que fundamente ese cambio; es un mero formalismo, una fachada que a lo mejor se funda en el deseo de una buena imagen que queremos dejar en nuetsro entorno. (lo cual a los ojos de Jehová no tendría tanto mérito).
    Si por el contrario, la reforma deviene d una toma de conciencia de nuestra errónea forma de vivir y relacionarnos con el señor, queremos corregir y traer nuestros pasos a la luz de las ordenanzas divinas (que sería el reavivamiento), tendremos un piso o soporte al cambio y por ende, todo lo que hagamos conociendo las razones de porque lo hacemos, es lo que tiene un verdadero valor agregado a nuestra fé y a nuestras vidas.

    Reply
  • Me gusta esta pagina pues brinda variadas opciones para repasar diariamente la lección de Escuela Sabática, ojala le agregaran la lección repaso para los universitarios Bendiciones, soy maestra de Escuela Sabática y por eso consulto el libro complementario y demás. Que el buen Dios siga derramando bendiciones en su pueblo y en ustedes por tan loable labor.

    Reply

Leave a Comment