Jonathan Gallagher – leccion 7. Refrenar la lengua (4T 2014—Santiago) sabado 15 de Noviembre

Leccion 7. Refrenar la lengua (4T 2014—Santiago)

Textos bíblicos: Santiago 3:1–12; Deuteronomio 6:6, 7; Lucas 9:51–56; Proverbios
16:27; Mateo 7:16–18; 12:37.

Citas
• A lingua não é de aço, mas corta. (La lengua no está hecha de acero, pero corta.)
Proverbio portugués.
• Si te resulta muy doloroso criticar a tus amigos, puedes hacerlo. Pero si con ello
sientes placer, aunque sea mínimo, ha llegado el momento de que te calles. Alice
Duer Miller
• Tenemos dos orejas y una lengua para que podamos escuchar más y hablar
menos. Diógenes
• Si hay alguna parte de mí sobre la cual el diablo tiene poder, es mi lengua. Stefne
Miller
• La lengua muy importante, pues la usamos tanto para degustar el vino dulce como
el veneno amargo, por tanto, también pronunciamos palabras dulces y amargas
con la misma lengua. Neil Gaiman
• No hay evidencia alguna de que la lengua esté conectada al cerebro. Frank Tyger

Para debatir
¿Por qué es tan importante este tema? ¿Cómo podemos ejercer un control sobre lo
que decimos, y no simplemente expresar lo que está en nuestra mente? ¿Por qué nos
dejamos afectar tanto por lo que dicen los demás? ¿Qué podemos hacer para poner en
práctica los consejos de Santiago? ¿Cómo afecta esto a la forma en que somos testigos y
la manera como compartimos nuestra imagen de Dios?

Resumen bíblico
En Santiago 3:1-12 Santiago comienza admitiendo que todos cometemos errores,
y que los que desean ser maestros deben tener cuidado porque van a tener una
responsabilidad más pesada en el día del juicio. Pero la mayor parte de este pasaje tiene
que ver con “refrenar la lengua.” Él compara la lengua con un freno en la boca de un
caballo, o como el timón de un barco, señalando la manera como algo tan pequeño puede
configurar todo el sentido de la marcha. Luego compara el mal hablar con el acto de
iniciar un fuego en un bosque, o con el veneno; y todos sabemos cuán “incendiarias” o
“venenosas” pueden ser las palabras… En Deuteronomio 6:6,7 el Señor manda a su
pueblo a que enseñen sus palabras a los niños de las familias. Los discípulos se
disgustaron por el rechazo hacia Jesús por parte de los aldeanos de Samaria, y le
preguntaron a Jesús si debían hacer descender fuego del cielo (Lucas 9:51-56). “El
perverso hace planes malvados; en sus labios hay un fuego devorador.” Proverbios 16:27
NVI. Jesús nos aclara que podemos reconocer a la gente por sus frutos (Mateo 7:16-18),
y que al final seremos juzgados o vindicados por lo que decimos. Mateo 12:37 FBV.

Comentario
El refrán dice: “Palos y piedras pueden romper por huesos, pero las palabras no
pueden hacerme daño.” Sin embargo, sabemos que este dicho es falso porque todos
hemos sido heridos por las palabras que otros han dicho. De hecho, las palabras pueden
ser mucho más perjudiciales que un ataque físico, y pueden destruir por completo a
alguien. Es por eso que tenemos que prestar mucha atención a nuestro lenguaje, de modo
que ni siquiera involuntariamente podamos herir a alguien.

Esto es particularmente cierto para nosotros ya que tratamos de hablar bien de
Dios. La forma en que nuestras palabras y acciones coinciden determinará cómo las
personas evalúan el Dios que representamos. Por lo tanto, es absolutamente esencial que
nos aseguremos de que siempre estemos viviendo nuestras vidas para la gloria de Dios, y
no haberle malinterpretado por referencia de nuestras propias perspectivas.
Pensar antes de hablar es un principio obvio, pero rara vez se observa. Hablamos
fuera de turno, nos expresamos mal cuando estamos molestos, gritamos insultos cuando
estamos enojados. En el Sermón del Monte, Jesús se refirió a nuestro discurso cuando
vinculó el discurso hostil e insultante con el asesinato. Como dice Santiago, ¿no es
extraño que las palabras de amor y de odio puedan salir de la misma boca? Hablamos de
mordernos la lengua como una forma de evitar que nosotros mismos hablemos mal de
alguien, ¡y no es una mala idea! Pues de esta manera, y contando hasta diez, recordando
que aseveramos ser los representantes de Dios, podremos prevenir esas palabras
imprudentes, apresuradas, y que salgan esas malas palabras que hacen tanto daño.

El conflicto de la gran controversia es sobre las ideas, los pensamientos y las
actitudes, todo expresado en palabras. Dios responde a las acusaciones con la
demostración, de la cual formamos parte. El diablo atacó a Jesús con tentaciones en el
desierto, y todo era parte de un intento por lograr que Jesús hiciera mal uso de su poder
para su propio beneficio. En esto el diablo usó palabras para tentar e insinuar, para tratar
de hacer que Jesús se traicionara a sí mismo y a su misión de representar correctamente a
Dios recuperar nuestro amor y confianza. El ejemplo de Jesús al citar la Escritura fue
muy significativo. Fue una gran manera de dominar la lengua. Pero en caso de que
pensemos que este es un asunto a prueba de tontos, tengamos en cuenta que el Diablo
también citó las Escrituras (aunque las citó mal) para sus propios fines. En esta batalla
cósmica, podemos ver que las palabras son muy significativas, y tenemos que proteger
nuestras lenguas, siempre tratando de hablar bien y con sabiduría de nuestro amoroso
Señor en todos los aspectos de la vida.

Comentarios de Elena de White
El apóstol Santiago declara que la lengua que se deleita en el agravio, la lengua
chismosa que dice: Cuente, que yo también le contaré, es inflamada del infierno. Esparce
tizones encendidos por todos lados. ¿Qué le importa al sembrador de chismes si difama al
inocente? No detendrá su mala obra, aunque destruya la esperanza y el valor en quienes
ya se hunden bajo sus cargas. Solo le interesa satisfacer su propensión a sembrar
escándalos. Aun profesos cristianos cierran los ojos a todo lo que es puro, honrado, noble
y amable, para atesorar cuanto es objetable y desagradable, y publicarlo al mundo.
{Testimonios para la Iglesia, Tomo 5, p. 54}

De la lengua no santificada el apóstol Santiago escribe: “Y la lengua es un fuego,
un mundo de maldad. La lengua está puesta entre nuestros miembros, y contamina todo el
cuerpo, e inflama la rueda de la creación, y ella misma es inflamada por el infierno.”
Satanás pone en la mente pensamientos que el cristiano nunca debe pronunciar. La
réplica burlona, la amargura, la expresión apasionada, las crueles acusaciones de
sospecha son de él. ¡Cuántas palabras se hablan que no solo perjudican a quien las
pronunció sino también a quienes las oyen! Palabras duras que golpean contra el corazón,
despertando las peores pasiones. Los que hacen el mal con sus lenguas, quienes siembran
la discordia por celos, palabras egoístas, entristecen al Espíritu Santo, porque están
trabajando con propósitos contrarios a los de Dios. {Review and Herald, 12 de mayo de 1910}

Jonathan Gallagher escuela sabaticaPreparado y escrito por:  © Jonathan Gallagher 2014
Traducción: Shelly Barrios De Ávila

0 comments… add one

Leave a Comment