Jonathan Gallagher – Leccion 5. El Amor y la Ley (4T 2014—Santiago) – para 1 de Noviembre

Leccion 5. El amor y la ley (4T 2014—Santiago)

Textos bíblicos: Santiago 2:1–13; Marcos 2:16; Lev. 19:17, 18; Romanos 13:8–10; Juan
12:48.

Citas
• El amor es la ley suprema. David Levithan
• La ley del amor puede entenderse y aprenderse mejor a través de los niños.
Gandhi
• El hijo pródigo al menos regresó a casa por su propio pie. Pero, ¿quién puede
adorar debidamente ese Amor que abre la puerta principal a un hijo pródigo que
regresa haciendo pataletas, peleando, con resentimiento y moviendo sus ojos de
un lado a otro, buscando la oportunidad de escapar? C. S. Lewis
• Puede ser cierto que la ley no puede hacer que un hombre me ame, pero sí puede
evitar que me hagan un linchamiento, y creo que eso es muy importante. Martin
Luther King, Jr.
• Amar es ser completamente vulnerable. Ame cualquier cosa, y sin duda alguna le
exprimirá y posiblemente le romperá el corazón. Si desea mantenerlo intacto, no
le abra su corazón a nadie, ni siquiera a un animal. Envuélvalo cuidadosamente
con pasatiempos y pequeños lujos, evite todos los enredos; enciérrelo en el cofre o
ataúd de su egoísmo. Pero en ese ataúd – seguro, oscuro, inmóvil y sin aire – su
corazón cambiará. No se va a romper, sino que se volverá irrompible,
impenetrable, irredimible. C. S. Lewis

Para debatir
¿En qué sentido el amor es la “ley suprema”? Si Dios quisiera solamente la
observancia legal, ¿por qué no nos hizo funcionar de esa manera? ¿Cómo podemos evitar
el juzgar, por una parte, y el antinomianismo (rechazo de la ley) por el otro? ¿Qué está
buscando Dios realmente en la forma en que nos relacionamos con los demás? ¿Cómo se
reflejan nuestras actitudes en nuestros conceptos de Dios?

Resumen bíblico
Santiago 2:1-13 nos habla acerca de cómo tratamos a los que tienen riquezas y
posición. No debemos mostrar favoritismos de ninguna manera, y no debemos dejarnos
llevar por la importancia aparente de las personas. Este texto también muestra que
tenemos la tendencia a seguir los sistemas de valores falsos y no comprendemos
correctamente lo que es importante. Al final encontramos el punto clave para aquellos
que obran a partir de un enfoque de “justificación por comparación” y tienden a hacer
juicios: ¡la misericordia triunfa sobre el juicio! Jesús fue criticado por comer con
publicanos y pecadores (Marcos 2:16). Levíticos 19:17, 18 es un texto interesante, ya que
nos dice que no debemos odiar a un hermano en la fe, y también que hablemos con
franqueza para no ser cómplices de su culpabilidad. Amarás a tu prójimo como a ti
mismo. En Romanos 13:8-10 Pablo explica que guardamos la ley amando a nuestro
prójimo, y que “el amor cumple la ley.” Al final, nuestras propias palabras y acciones nos
juzgarán (Juan 12:48).

Comentario
Tenemos aquí un muy buen consejo que nos dice que rechacemos la forma como
funciona este mundo. En este mundo caído nuestros sistemas de valores son opuestos a los
de Dios, y tenemos que repensar la forma en que nos vemos unos a otros. Las posesiones no
determinan lo que somos, ni tampoco la posición, pero esto es lo que valoramos y
respetamos. Además funcionamos con una mentalidad basada en la ley, debido a nuestra
condición pecaminosa. Pero Dios no determina nuestra justicia por nuestra obediencia a la
ley, sino por la forma en que actuamos en el amor. Al mostrar verdaderamente el amor a los
que nos rodean, al valorar a las personas, entonces el amor cumple la ley. Porque la ley está
ahí para ayudarnos a entender lo que es bueno. Pero la simple obediencia a los requisitos no
nos hace buenos. Lo bueno tiene que venir de nuestras actitudes internas, que opera sobre la
base de los demás verdaderamente amorosas.
Nuestra tendencia es ser como el fariseo que juzga su justicia mediante la
comparación de sí mismo con el recaudador de impuestos que estaba a su lado, y estaba
agradecido porque no era como él. A menudo esta es nuestra manera de pensar.
Condenamos a otros por lo que nos sentimos mejor respecto a nosotros mismos. Pero esta
no es la manera como obra el amor. La ley define necesariamente lo que es bueno, pero no
podemos imponerla, porque no se pueden cambiar los pensamientos y actitudes de otros.
Podemos controlar el mal comportamiento con la amenaza de un castigo, pero esto no hace
que la gente sea buena. La bondad proviene de la forma en la que entendemos que es bueno
hacer lo correcto, es bueno hacer lo bueno, no porque tengamos miedo del castigo o porque
busquemos algún tipo de recompensa.
De esta manera representamos verdaderamente al Dios de amor que nos ama con
amor eterno, deseando que todos vuelvan a casa, pero reconociendo que como el amor no
puede ser forzado, tendrá que dejar que algunos de nosotros sigamos nuestro propio camino
hacia la destrucción. Esta es la tragedia de nuestra propia manera de hacer las cosas, y el
aspecto más elevado del amor de Dios es que no va a forzarnos, y nos permite rechazar a
Dios si eso es lo que deseamos. Pero al final, este es el único Dios que es digno de ser
amado, un Dios que invita, suplica, y desea que seamos sus amigos amorosos. No hay
manera de gobernar esto, pues solo el amor engendra amor.

Comentarios de Elena de White
El apóstol Santiago ha dado un consejo definido con respecto a la manera como
debemos tratar a los pobres: [Citando Santiago 2:2-5].
Aunque Cristo era rico en las cortes celestiales, se hizo pobre para que mediante
su pobreza nosotros pudiéramos ser hechos ricos. Jesús honró a los pobres compartiendo
su condición humilde. De la historia de su vida debemos aprender la forma de tratar a los
pobres. Algunos llevan a extremos el deber de la beneficencia, y en realidad perjudican a
los pobres al hacer demasiado por ellos. Los pobres no siempre se esfuerzan como
debieran hacerlo. Si bien es cierto que no se los debe descuidar y hacerlos sufrir, es
necesario enseñarles a ayudarse a sí mismos. [Consejos sobre la Salud, p. 225]
La fe que acepta a Cristo como Aquel que es poderoso para salvar hasta lo sumo a
todos los que se acercan a Dios por él, significa fe y confianza perfectas. Convencerse de
manera inteligente no es suficiente. El apóstol Santiago escribe: “Tú crees que Dios es
uno; bien haces: también los demonios creen, y tiemblan.” Muchos son los que creen que
Cristo ha muerto por los pecados del mundo, pero lo hacen sin la apropiación de esta gran
verdad de sus propias almas. Sus corazones no se dan de alta a servicio de Dios, sus vidas
no se reforman. No están santificados por la verdad que profesan creer. No tienen la fe
que obra por amor y purifica el alma, no se percibe un bien genuino en sus vidas. “¿No
fue nuestro padre Abraham justificado por las obras cuando ofreció a su hijo Isaac en el
altar?” Pregunta el apóstol. “¿No ven que la fe actuó juntamente con sus obras, y por las
obras la fe se perfeccionó? Y se cumplió la Escritura que dice: Abraham creyó a Dios, y
le fue contado por justicia, y fue llamado amigo de Dios.”{Youth Instructor, 1 de marzo
de 1900}

Jonathan Gallagher escuela sabaticaPreparado y escrito por:  © Jonathan Gallagher 2014
Traducción: Shelly Barrios De Ávila

2 comments… add one
  • NO ME CANSARE DE DAR GRACIAS A DIOS , PORQUE, ADEMAS DE TANTAS Y TANTAS BENDICIONES QUE NOS DA, EN SU ESCUELA, NUNCA DEJAMOS DE APRENDER, HOY, ME IMPACTARON LAS PALABRAS DE E. WHITE, ASI COMO EL COMENTARIO DE J. GALLAGHER:VIVIMOS EN UN MUNDO QUE SUFRE , POR LA PERDIDA GENERAL DE LOS VALORES MORALES,ELLO DEBIDO AL RECHAZO (AUN ENTRE LOS QUE PROFESAN SER CRISTIANOS )DE LO UNICO QUE NOS ENSEÑA LO BUENO Y LO MALO: LA SANTA LEY DE DIOS.BENDICIONES PARA TODOS.

    Reply
  • Que bendecido comentario Me ayudó muchísimo ..

    Reply

Leave a Comment