Jonathan Gallagher Lección 1. “Encontrarle sentido a la historia: Zorobabel y Esdras” 4to Trimestre del 2019

Leccion 1. Encontrarle sentido a la historia: Zorobabel y Esdras (4T 2019—Esdras y Nehemías)

Textos Bíblicos: Jer. 25:11, 12; Dan. 9:1, 2; Esdras 4:1–7; Isa. 55:8, 9; Esdras 7:1–28, Esdras
1:2.

Citas
● El cautiverio babilónico no llevó a los judíos al arrepentimiento nacional y, por lo tanto, esto los condujo a una restauración. Como lo revela la lectura del libro de Esdras, cuando Ciro, rey de Persia, dio permiso a los cautivos para regresar a Jerusalén y reconstruir el templo, apenas cincuenta mil judíos se valieron del privilegio, una parte considerable de los cuales eran sacerdotes y levitas de la clase más humilde y pobre. James M. Gray
● El tema central del Libro de Esdras es La Palabra del Señor. Hay diez referencias directas a la Palabra de Dios en este pequeño libro: Esdras 1:1; 3:2; 6:14, 18; 7:6, 10, 14; 9:4; 10:3, 5. El lugar de la Palabra de Dios se ve en la vida total de estas personas: religiosas, sociales, comerciales y políticas. J. Vernon McGee
● La historia de este libro es el cumplimiento de la profecía de Jeremías sobre el regreso de los judíos de Babilonia. De su contenido aprendemos especialmente que todo buen trabajo enfrentará la oposición de los enemigos y se verá afectado por la mala conducta de los amigos; pero que Dios hará prevalecer su causa, a pesar de todos los obstáculos y adversarios. La restauración de los judíos fue un evento de grandes consecuencias, tendiendo a preservar la religión en el mundo y preparando el camino para la aparición del Gran Libertador, el Señor Jesucristo. Matthew Henry
● En muchos sentidos, el tiempo de Esdras y Nehemías fue como el nuestro. El pueblo de Dios había estado en apostasía, lo que condujo al cautiverio babilónico. Algunos líderes habían comenzado la obra de restaurar al pueblo para servir a Dios, pero todavía había muchos problemas y la gente seguía cayendo en pecado. La tarea de Esdras y Nehemías era proporcionar liderazgo para continuar la restauración y desafiar a las personas a la fidelidad espiritual. David Pratte

Para debatir
¿Por qué es tan importante “darle sentido a la historia”? ¿Por qué nos deberíamos preocuparnos por leer estos libros Bíblicos históricos? ¿Qué aprendemos del carácter de Dios al ver la esclavitud de los judíos en Babilonia? ¿Cómo podemos sacar lecciones para nuestra vida de esta historia? ¿Cómo vemos el conflicto cósmico desarrollándose en estos acontecimientos Bíblicos?

Resumen Bíblico
El exilio en Babilonia se limita a setenta años (Jer. 25:11, 12). Daniel interpretó de la profecía de Jeremías que los setenta años estaban por terminar (Dan. 9:1, 2). En Esdras 4:1–7 Vemos a los enemigos de los judíos frustrando los planes de reconstrucción y vemos su oposición directa. Dios aclara que Él actúa en un nivel diferente al del entendimiento humano (Isa. 55:8, 9). Esdras 7:1–28 registra los permisos para regresar concedidos por Artajerjes. “Esto es lo que ordena Ciro, rey de Persia: ‘El Señor, Dios del cielo, que me ha dado todos los reinos de la tierra, me ha encargado que le construya un templo en la ciudad de Jerusalén, que está en Judá.’” Esdras 1:2 NVI.

Comentario
Personalmente, amo la historia. Me gusta mirar hacia atrás y ver todo lo que ha pasado y por qué ha pasado, e intento aprender lecciones; Es algo que considero muy importante. Sin embargo, no todos miran la historia de esa forma. Este trimestre tenemos que asegurarnos de que la historia es relevante y que tiene muchas lecciones para nosotros. Aunque hay partes de Esdras y Nehemías que son menos interesantes (como las listas de nombres, utensilios del templo, etc.) necesitamos entender la importancia en el contexto de las personas que habían olvidado mucho de su pasado. Tal como sucede en 1 y 2 de Crónicas, donde se detallan las asignaciones de tierras para que los exiliados que regresan puedan redescubrir sus raíces, deberíamos ver en Esdras y Nehemías tanto como un documento de la época como uno que contiene principios eternos relacionados con nuestro amoroso Dios.
La tragedia en este libro (originalmente sólo uno y no dos por separado) es ver cómo solo pocas personas tomaron la oportunidad de regresar. La mayoría decidió quedarse donde estaba, felices en su esclavitud, teniendo que ajustarse a la situación y tal vez hasta a la religión de sus captores. Esto nos dice mucho hoy sobre cómo también comprometemos nuestros principios al adoptar valores de cada cultura. Debemos recordar que el llamado a volver vino de parte de Dios. Sin embargo, apenas unos pocos respondieron, no dispuestos a desarraigarse y cruzar el desierto de regreso a la Tierra Prometida. Muchos de seguro debieron haber visto esto como una desventaja, pensando más en su comodidad y prosperidad que en seguir a su Dios. La historia se trata de aprender lecciones, aunque, como dice el dicho, ¡La lección principal es que la gente no aprende de la historia! Tendemos a ver la esclavitud en Babilonia como un castigo de Dios hacia un pueblo terco y rebelde, pero deberíamos recordar que esto ocurrió después de un largo período de apelaciones y crisis, y que esto fue un exilio limitado en el tiempo. Dios quería que su pueblo aprendiera la lección de escucharlo y confiar en Él. Él no estaba abandonando al pueblo a su suerte, sino que quería capturar su atención. La vergüenza de ser conquistados por una nación pagana, la pérdida de la tierra que Dios les había dado, el sentimiento de que habían sido abandonados, era para hacerlos entrar en razón. Ellos debían volver a Él, y Él los hubiera bendecido por haber regresado a la tierra que él les daba nuevamente. Su promesa de ir con ellos, de acompañarlos en todo lo que hicieran, de ayudarlos a reconstruir debía haberles dado el valor para lidiar con cualquier oposición que enfrentaran. Pero su confianza había sido zarandeada, y Dios tuvo que guiarlos paso a paso.
Lo que hoy debemos tener claro es que “hay una vía de regreso a Dios desde los caminos oscuros del pecado,” como dice la canción There’s a way back to God. La historia de Esdras y Nehemías es Dios diciendo que no ha terminado con nosotros. Sin importar cualquier experiencia dolorosa por la cual hayamos tenido que pasar, Dios está dispuesto a traernos de vuelta. ¡Qué descripción más maravillosa del carácter amoroso de Dios que no quiere nada más que lo mejor para nosotros!

Comentarios de Elena de White
La fe que tenía Esdras de que Dios haría una obra poderosa en favor de su pueblo, le indujo a hablar a Artajerjes de su deseo de volver a Jerusalén para despertar interés en el estudio de la Palabra de Dios y ayudar a sus hermanos a reconstruir la santa ciudad. Cuando Esdras declaró su perfecta confianza en el Dios de Israel como el que podía proteger y cuidar a su pueblo, el rey se quedó profundamente impresionado… {Conflicto y Valor, p. 261} Como setenta años después que regresó la primera compañía de desterrados bajo la dirección de Zorobabel y Josué, Artajerjes Longímano subió al trono de Medo-Persia. El nombre de este rey está relacionado con la historia sagrada por una serie de providencias notables. Durante su reinado, vivieron e hicieron su obra Esdras y Nehemías. El fué quien, en 457 ant. de J.C., promulgó el tercero y último decreto para la restauración de Jerusalén. Durante su reinado se produjo el regreso de una compañía de judíos bajo la dirección de Esdras, fué terminada por Nehemías y sus colaboradores la reconstrucción de los muros de Jerusalén, se reorganizaron los servicios del templo y grandes reformas religiosas fueron instituidas por Esdras y Nehemías.
Durante su largo reinado, demostró con frecuencia que favorecía al pueblo de Dios; y en sus apreciados amigos judíos, Esdras y Nehemías, reconocía hombres designados y suscitados por Dios para hacer una obra especial. {Profetas y Reyes, p. 446}

Preparado y escrito por: © Jonathan Gallagher 2019

Radio Adventista
0 comments… add one

Leave a Comment

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.