Escuela Sabática VIVA. Lección 13 – Israel en Egipto – Sábado 25 de Junio 2022

Los últimos cinco capítulos del Génesis nos ofrecen una visión de los últimos años de la vida de Jacob en Egipto. Veremos…

  • En Génesis 46-cómo las familias de Israel viajaron y se establecieron en Egipto, como parte del plan general de Dios para salvarlos-Domingo
  • En Génesis 47: cómo Jacob bendijo al faraón y la forma en que José los cuidó en Gosén, el lunes
  • En Génesis 48: cómo Jacob bendijo a los dos hijos de José, los únicos dos de sus nietos que recibieron tal bendición -martes
  • En el Génesis 49: cómo Jacob bendijo a todos sus hijos, proporcionándoles una visión personal de su carácter y prediciendo su futuro como tribus de Israel-miércoles
  • En Génesis 50: cómo la muerte de Jacob y José afectó a los hermanos restantes, dejándolos tristes, pero con la esperanza de que la Tierra Prometida todavía estaba en su futuro-jueves
  • Como encontramos en muchos de los libros de la Biblia, y en la propia Biblia, hay un principio y un final de la vida en sus páginas. La hermosa creación de nuestro mundo, descrita minuciosamente para nosotros en los primeros capítulos del Génesis, llega a un abrupto final con las últimas palabras “y él [José] fue puesto en un ataúd en Egipto” (Génesis 50:26).

A pesar de la finalidad expresada en estos “finales”, siempre queda la esperanza de un futuro mejor, la visión de la Tierra Prometida en el horizonte. Apocalipsis 22:20, 21 lo resume muy bien: “El que da testimonio de estas cosas dice: ‘Ciertamente vengo pronto’. Amén. Así pues, ¡ven, Señor Jesús! La gracia de nuestro Señor Jesucristo esté con todos vosotros. Amén”.

Texto de memoria: “Y habitó Israel en la tierra de Egipto, en el país de Gosén; y tuvieron allí posesiones y crecieron y se multiplicaron en gran manera.” Génesis 47:27 LBLA

Parece un final feliz perfectamente orquestado para la historia, pero al igual que la vida de José estuvo llena de altibajos, nos encontramos con que esta imagen de prosperidad puede no durar.

Por ahora, sin embargo, los hijos de Israel vivirían en una paz relativa, salpicada por la muerte de sus dos patriarcas más valiosos.

Radio Adventista
0 comments… add one

Leave a Comment

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.