Escuela Sabática Texas USA Lección 7: El pacto en el Sinaí – Sábado 15 de Mayo de 2021

“Di, pues, al pueblo de Israel: ‘Yo soy Yahveh, y os sacaré de debajo de las cargas de los egipcios, y os libraré de su esclavitud, y os redimiré con brazo extendido y con grandes actos de juicio, y os tomaré por pueblo mío, y seré vuestro Dios; y sabréis que yo soy Yahveh vuestro Dios, que os he sacado de debajo de las cargas de los egipcios’ ” (Éxodo 6: 6-7).

Observa los versículos anteriores: ¿Qué principio vemos en ellos, como antes, respecto al papel de Dios hacia la humanidad en la relación de alianza (fíjate en las veces que aparece la palabra yo en esos versículos)?

La liberación de Israel de la esclavitud egipcia y la liberación de Noé y su familia del Diluvio son los dos acontecimientos salvíficos más destacados en los escritos de Moisés. Ambos proporcionan información sobre la ciencia de la salvación. Pero es el acontecimiento del Éxodo en particular el que proporciona el patrón básico.

Cuando Dios le dice a Israel (a través de Moisés) “te redimiré” (Éxodo 6:6, énfasis añadido), dice literalmente “actuaré de redentor-pariente” o go’el.

“La palabra redimir en el versículo 6 [de Éxodo 6] se refiere a un miembro de una familia que compra o rescata a otro miembro de la familia, especialmente cuando ese miembro estaba en esclavitud por deudas o a punto de entrar en esclavitud. Aparentemente, Israel no tenía ningún pariente terrenal que la redimiera, pero Dios era ahora el pariente de Israel, su pariente redentor”. – Bernard L. Ramm, His Way Out (Glendale, CA: Regal Books Division, G/L Publications, 1974), p. 50.

¿Cómo entiende usted la idea de que Dios “rescata”, o compra de nuevo, a su pueblo de la esclavitud? ¿Cuál fue el precio que hubo que pagar? ¿Qué nos dice eso sobre nuestro valor? (Véase Marcos 10:45, 1 Tim. 2:6, Apocalipsis 5:9).

En Éxodo 3:8 Dios dice que ha “bajado” para rescatar a Israel. Este es un verbo hebreo común para la interacción de Dios con la humanidad. Dios está en el cielo, y nosotros en la tierra, y sólo cuando Dios “desciende” a la tierra puede redimirnos. En el sentido más estricto de la idea, sólo cuando Jesús bajó, vivió, sufrió, murió y resucitó por nosotros podemos ser redimidos. “Y el Verbo se hizo carne y habitó entre nosotros” (Juan 1:14, RSV) es otra forma de decir que Dios bajó para salvarnos.

Radio Adventista
0 comments… add one

Leave a Comment

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.