Aqui entre Nos. Lección 7 – El pacto en el Sinaí – Un Programa pensado en los Maestros de E.S.

“Ahora bien, si en verdad obedecen mi voz y guardan mi pacto, serán para mí un tesoro especial sobre todos los pueblos, porque toda la tierra es mía: Y me seréis un reino de sacerdotes y una nación santa. Estas son las palabras que dirás a los hijos de Israel” (Éxodo 19:5-6).

En estos versículos el Señor propone su pacto con los hijos de Israel. Aunque en cierto sentido el Señor los ha llamado, ese llamado no se les otorga automáticamente sin que ellos lo elijan. Tuvieron que cooperar. Incluso su liberación de Egipto implicó su cooperación: Si no hicieran lo que el Señor dijo (como poner la sangre en los postes), no habrían sido liberados. Así de sencillo.

Aquí, también, el Señor no les dice, “Les guste o no les guste – ustedes serán un tesoro peculiar para mí y una nación de sacerdotes”. No es así como funciona, y no es lo que dice el texto.

Lea Éxodo 19:5-6, citado anteriormente. ¿Cómo entiendes lo que el Señor está diciendo en el contexto de la salvación por la fe? ¿El mandato incluido allí de obedecer al Señor anula de alguna manera el concepto de salvación por gracia? ¿Cómo te ayudan los siguientes textos a entender la respuesta? Romanos 3:19-24; Romanos 6:1-2; Romanos 7:7; Apocalipsis 14:12.

“No ganamos la salvación por nuestra obediencia; porque la salvación es un don gratuito de Dios, que se recibe por la fe. Pero la obediencia es el fruto de la fe”. – Elena de White, El camino a Cristo, p. 61.

Piensa en lo que el Señor estaba dispuesto a hacer por la nación de Israel: no sólo los liberó milagrosamente de la esclavitud egipcia, sino que quiso hacer de ellos su propio tesoro, una nación de sacerdotes. Basando su relación con Él en su salvación (tanto temporal, como de la esclavitud egipcia, como eterna), el Señor buscaba elevarlos a un nivel espiritual, intelectual y moral que los convirtiera en la maravilla del mundo antiguo. Todo con el propósito de utilizarlos para predicar el evangelio a las naciones. Todo lo que tenían que hacer, en respuesta, era obedecer.

Cualquier cosa que Dios nos pida que hagamos, nuestra relación con Él debe estar fundada en la fe. La fe proporciona la base sobre la que siguen las obras. Las obras, en sí mismas, no importa cuán puramente motivadas, no importa cuán sinceras, no importa cuán numerosas, no pueden hacernos aceptables a la vista de un Dios santo. No pudieron en el tiempo de Israel, y tampoco pueden en nuestro tiempo.

Sin embargo, si la Biblia insiste una y otra vez en las obras, ¿por qué las obras no pueden hacernos aceptables a los ojos de Dios? (Véase Isaías 53:6; Isaías 64:6; Romanos 3:23).

Desafortunadamente, el pueblo hebreo creía que su obediencia era el medio de su salvación, no el resultado de la salvación. Buscaban la justicia en su obediencia a la ley, no la justicia de Dios, que viene por la fe. El pacto del Sinaí -aunque venía con un conjunto mucho más detallado de instrucciones y ley- fue diseñado como un pacto de gracia tanto como todos los pactos anteriores. Esta gracia, otorgada gratuitamente, produce un cambio de corazón que lleva a la obediencia. El problema, por supuesto, no fue su intento de obedecer (el pacto exigía que obedecieran); el problema fue el tipo de “obediencia” que rindieron, que no era realmente obediencia en absoluto, como demostró la historia posterior de la nación

Radio Adventista
0 comments… add one

Leave a Comment

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.