Escuela Sabática Texas USA Lección 3: El Pacto perpetuo – Sábado 16 de Octubre de 2021

El propósito de Dios era que la justicia de Israel se destacara en contraste con la maldad de las naciones que los rodeaban. Cometieron muchos errores, pero Dios siguió trabajando con ellos debido al pacto que tenía con sus padres: con Abraham, Isaac y Jacob. Véase Deuteronomio 9:5, 27.

El pacto se les presentó formalmente en el Sinaí, en forma de los Diez Mandamientos. Obedecer su ley por amor sellaría su relación. Haría que su relación de amor fuera única y mutua.

Hay un vínculo directo entre la Ley y el Evangelio. El amor de Dios y la fe de su pueblo llevarían a la obediencia de Israel y lo convertirían en un pueblo justo con una relación especial con su Creador. Otras naciones serían bendecidas, al ser testigos de cómo el evangelio funcionaba para ellos.

En Deuteronomio 5, Moisés repitió los Diez Mandamientos que les fueron entregados en el Monte Sinaí. Quería asegurarse de que entendieran sus obligaciones para devolver el amor que Dios les había mostrado tan misericordiosamente durante su desvío de cuarenta años antes de llegar a Canaán.

El cuarto mandamiento sobre el sábado fue el único que se redactó de forma ligeramente diferente a la versión de Éxodo 20. Esta desviación simplemente llama la atención sobre la importancia de la observancia del sábado. Merece su lugar especial en el centro del decálogo. Recordar la observancia de este tiempo sagrado mantendría al pueblo de Dios cerca de Él, algo que Satanás siempre ha tratado de impedir.

Deuteronomio 5:3 puede parecer desconcertante al decir que el Señor no hizo el pacto con sus padres, sino con ellos. Tal vez Moisés estaba señalando de nuevo que sus padres no cumplieron el pacto, pero los que estaban ante Moisés entonces fueron bendecidos con otra oportunidad.

El mayor deseo de Moisés era que esta vez cumplieran el pacto amando primero a Dios con todo su corazón, su alma y sus fuerzas (Deuteronomio 6:5). Las promesas de Dios, motivadas por su amor hacia nosotros, estaban ahí, pero también lo estaban sus obligaciones, motivadas por su amor a Dios.

Radio Adventista
0 comments… add one

Leave a Comment

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.