Asc. Metropolitana MX Lección 9: Guárdense de toda avaricia – Sábado 4 de Marzo de 2023

Durante la cosecha, el río Jordán se estaba desbordando (Josué 3:15), pero los hijos de Israel fueron vistos por las tribus paganas, cruzándolo en seco (de forma muy parecida a como el Mar Rojo les había permitido escapar del ejército del Faraón). Este cruce milagroso pretendía impresionar a sus vecinos paganos hasta el punto de que atacarlos sería visto como una insensatez (Josué 5:1). Además de esta protección, también pretendía ser un medio para atraerlos hacia el Dios de Israel, en caso de que eligieran seguirle a Él en lugar de a sus dioses paganos.

Todo lo ordenado por Dios tenía un propósito y requería su estricta obediencia. Dios les indicó cómo debían superar su primer obstáculo, la ciudad amurallada de Jericó, marchando alrededor de su perímetro un número preciso de veces. Acán, uno de los israelitas, no acató las reglas que Dios había establecido. El único pillaje en Jericó permitido por Dios eran algunos vasos de oro, plata y bronce que se utilizarían para el tesoro de la casa del Señor (Josué 6:19, 24).

Sin embargo, Acán, dominado por el deseo, no pudo resistirse a tomar un hermoso vestido babilónico y algunas monedas de oro y plata y esconderlos en su tienda (Josué 7:21, 22). El Señor reveló su acto traicionero cuando fracasó su siguiente conquista. Acán pagó caro su ansia de dinero y ropa, que le llevó a cometer pecados aún mayores contra Dios y su pueblo.

A pesar de la posición privilegiada de Judas Iscariote como uno de los discípulos más cercanos a Jesús, luchó enormemente contra el pecado de la codicia. Según el Evangelio de Juan, él fue el principal que se quejó del costoso regalo de nardo que María utilizó para ungir los pies de Jesús. Y, sin embargo, se nos dice que él mismo robaba de la hucha de los discípulos para su uso personal. Véase Juan 12:1-8.

Sin embargo, el deseo desmedido de Judas por las cosas de este mundo no terminó con sus robos. En última instancia, lo llevó a traicionar a Jesús, vendiéndolo por sólo treinta monedas de plata, unos cuatro meses de ingresos, en comparación con el regalo de María, que costó casi el salario de un año.

Después de su acto traicionero, Judas fue rápidamente hacia abajo. Trágicamente, Judas nunca entregó por completo su corazón al Señor, y Jesús confirmó que se perdería (Juan 17:12, Mateo 26:24).

Radio Adventista
0 comments… add one

Leave a Comment

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.