Escuela Sabática VIVA. Lección 9 – Guárdense de toda avaricia – Sábado 4 de Marzo 2023

Esta semana exploraremos estos temas:

  • El domingo: ¿Cuándo empezó la codicia?
  • Lunes: ¿A qué lo llevó el egoísmo de Acán?
  • Martes: ¿Cómo pecó Judas al codiciar?
  • Miércoles: ¿Por qué fueron castigados tan severamente Ananías y Safira? ¿Por qué fueron castigados tan severamente Ananías y Safira?
  • Jueves: ¿Cómo podemos superar nuestra tendencia a desear cosas que no tenemos?

Ser codicioso significa tener un deseo excesivo de algo que no tenemos. Puede ser un anhelo de posesiones, pero también puede incluir personas o la posición, reputación o fama de otra persona.

Aunque aparentemente inofensiva al principio, la codicia puede ser mortal si se ignora y se deja crecer. Dios reconoce sus efectos nocivos y nos advierte que tengamos cuidado con sus engaños y trampas. Incluyó el mandamiento de no codiciar en los Diez Mandamientos, y lo enumeró a menudo con otros delitos y pecados atroces que son mucho más obvios para nosotros (1 Corintios 6:9, 10).

Es imposible ser un fiel mayordomo de Dios si albergamos sentimientos de codicia. Por eso se nos han dado numerosos ejemplos en la Biblia para mostrarnos las consecuencias de este pecado tan sutil, pero tan destructivo.

Podemos vencer nuestros deseos carnales, pero sólo a través de la oración y por la gracia misericordiosa de Dios. Podemos manejarnos mucho mejor hasta que Él venga cuando descubrimos cómo eliminar la codicia de nuestras vidas. Los sentimientos de generosidad y amor crecerán mucho más rápido sin ella.

El primer ejemplo de codicia que conocemos de la Biblia fue el deseo desmedido de Lucifer de tener una gloria igual a la de Dios (Isaías 14:12-14). El orgullo es a menudo el pecado asociado con su caída. Pero antes de que su orgullo le llevara a cometer actos manifiestos de rebelión, simplemente deseaba tener algo que no era suyo. Ese sentimiento de codicia creció más allá de su control, y el universo ha sentido los efectos de su orgullo y caída desde entonces.

Adán y Eva experimentaron anhelos similares por algo que se les había negado. Eva vio el fruto del árbol prohibido como algo hermoso, delicioso y que la haría tan sabia como la serpiente parlante que la había engañado (Génesis 3:6). Su fatídica decisión de desobedecer y comer de ese fruto ha sido costosa para la raza humana.

Todos nosotros luchamos con anhelos, pero pocas veces nos detenemos a ver adónde nos pueden llevar nuestros deseos. La terriblemente dolorosa situación de David y Betsabé demuestra hasta qué punto nuestros deseos carnales pueden alejarnos de Dios. Véase 2 Samuel 11. Del décimo mandamiento contra la codicia pasamos fácilmente a otros delitos graves, como el robo, el adulterio, la mentira e incluso el asesinato (Colosenses 3:5).

Radio Adventista
0 comments… add one

Leave a Comment

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.