Aqui entre Nos. Lección 8 – Consolaos, pueblo mío – Un Programa pensado en los Maestros de E.S.

A lo largo de este capítulo, la misericordia y el poder de Dios se entrelazan (ver más adelante) e incluso se mezclan, porque ambos son necesarios para que Dios salve a su pueblo. Él quiere salvarlos, porque es misericordioso; es capaz de salvarlos, porque es poderoso.
Misericordia (Isa. 40:1-5): consuelo, venida del Señor para liberar.
Poder (Is. 40:3-8): gloria, permanencia frente a la debilidad humana.
Misericordia (Is. 40:9-11): buenas noticias de liberación, pastor de su pueblo.
Poder (Is. 40:12-26): Creador incomparable.
Misericordia (Is. 40:27-31): como Creador, da poder a los débiles.

Después de haber introducido la fuerza de Dios en términos de su gloria y permanencia (Is. 40:3-8), Isaías profundiza en su poder y sabiduría superior, que hacen que la tierra y los terrícolas parezcan insignificantes (Is. 40:12-17). Aquí el estilo de Isaías, con preguntas retóricas y vívidas analogías referidas a la tierra y sus partes, suena como la respuesta de Dios a Job (Job 38-41).

¿Cuál es la respuesta a la pregunta retórica de Isaías: “¿A quién, pues, vais a comparar a Dios?” (Isaías 40: 18).

Para Isaías, como para Job, la respuesta es evidente: a nadie. Dios es incomparable. Pero Isaías retoma su pregunta y se refiere a la respuesta que muchos antiguos daban a entender con sus acciones, que es que Dios es como un ídolo (Isa. 40: 19, 20).

A esta idea responde Isaías. Ya parece una tontería usar un ídolo como semejanza de Dios, pero para asegurarse de que la gente entienda el punto, profundiza en la singularidad de Dios y aporta el argumento incontestable de que Él es el santo Creador (Is. 40:21-26).

¿Cómo revela el versículo 27 la actitud del pueblo al que se dirige el mensaje de Isaías? ¿De qué manera somos culpables de tener la misma actitud?

El propósito del mensaje de Dios es consolar a las personas que lo necesitan. Al igual que Job, su sufrimiento los había confundido y desanimado en cuanto a su carácter.

Revisa los versículos de hoy. No sólo hablan de la misericordia y el poder de Dios, sino también del hecho de que Él es el Creador. ¿Por qué es tan importante entender esta verdad? ¿Cómo ayuda el sábado, cada semana, a reforzar este punto crucial?

La idolatría destruye una relación única e íntima con Dios al sustituirlo por otra cosa (Éxodo 20:4, 5; Isaías 42:8). Por eso, los profetas se refieren a la idolatría como “adulterio” espiritual (Jer. 3:6-9, Ez. 16:15-19).

Lee Isaías 41:29. ¿Cómo caracteriza Isaías a los ídolos? ¿Cómo entiendes lo que dice allí sobre ellos? ¿Por qué es una descripción tan exacta de cualquier ídolo, sea cual sea?

Los antiguos idólatras creían que adoraban a poderosos seres divinos a través de imágenes o símbolos de ellos. La adoración de un ídolo que representa a otro dios rompe el primer mandamiento: “No tendrás otros dioses delante de mí” (Éxodo 20: 3). Pero si un ídolo pretende representar al verdadero Dios, como lo era el becerro de oro (Éxodo 32: 4, 5), el Señor lo rechaza como semejanza de Él mismo, pues nadie sabe cómo representarlo (Dt. 4: 15-19), y nada puede representar su incomparable gloria y grandeza. Por lo tanto, un ídolo en sí mismo funciona como otro dios, y adorarlo rompe el primer y el segundo mandamiento.

El pueblo de Dios no necesita ídolos, porque tiene Su presencia real de la Shekinah con ellos en Su santuario. Adorar un ídolo es reemplazar y, por lo tanto, negar Su presencia real.

¿Qué tipos de idolatría enfrentamos como iglesia hoy en día? ¿Aparece la idolatría en formas más sutiles en la iglesia de hoy? Si es así, ¿cómo?

“Muchos que llevan el nombre de cristianos sirven a otros dioses además del Señor. Nuestro Creador exige nuestra devoción suprema, nuestra primera lealtad. Cualquier cosa que tienda a disminuir nuestro amor por Dios, o a interferir con el servicio que se le debe, se convierte así en un ídolo”. – Comentarios de Elena de White, The SDA Bible Commentary, vol. 2, pp. 1011-1012.

Sabemos por los escritos antiguos que la idolatría era atractiva, porque se trataba de materialismo. Utilizando modos de adoración con los que la gente podía relacionarse, los idólatras honraban a fuerzas que creían que podían darles fertilidad y prosperidad. Era una religión de autoayuda. ¿Te resulta familiar?

Justo antes de que el Señor venga de nuevo, con su camino preparado por el trabajo de carretera de un último mensaje de reconciliación de Elías (Malaquías 4), la elección será la misma que en los días de Isaías: ¿Vas a adorar al Creador, o vas a adorar a otra cosa (Apocalipsis 13, 14), porque al final, siempre adoramos algo.

Radio Adventista
0 comments… add one

Leave a Comment

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.