Aqui entre Nos. Lección 7 – La derrota de los asirios – Un Programa pensado en los Maestros de E.S.

En respuesta a la oración de Ezequías, Isaías fue enviado por el Señor para entregar su respuesta. Dios le dijo a Isaías que había hablado con el rey de Asiria, e incluso le dio a Isaías sus palabras para Senaquerib (Isaías 37:22-32). Fueron una mordaz reprimenda y una predicción de que no tomaría Jerusalén, la ciudad santa de Dios.

Dios entonces dejó a Ezequías con las palabras reconfortantes de que el ataque no tendría lugar. Dios mismo los defendería y salvaría a Jerusalén, cumpliendo la petición de oración de Ezequías.

La asombrosa verdad de esas palabras se hizo realidad a la mañana siguiente, cuando todo el ejército asirio que los rodeaba fue encontrado muerto en sus tiendas. Senaquerib regresó a Nínive, pero allí fue asesinado por dos de sus hijos (Isaías 37:36-38).

Los historiadores han encontrado numerosos y detallados registros de cómo el rey de Asiria tomó todas las ciudades de Judá, pero Jerusalén no aparece en su lista. Sólo existe la afirmación de que hizo a Ezequías “prisionero en Jerusalén”. Era cierto que habían rodeado la ciudad. Senaquerib no contó toda la historia de su derrota allí, lo que era típico de los monarcas jactanciosos de entonces. Pero la Biblia es clara sobre lo que ocurrió.
Isaías 38 revela una historia reveladora sobre una enfermedad que aquejaba al rey Ezequías. Parecía ser lo suficientemente grave como para ser terminal (Isaías 38:1). Aunque sigue al capítulo sobre la derrota de Senaquerib, puede haber sido algo que ocurrió en algún momento anterior a la milagrosa liberación de la ciudad del ejército asirio. Isaías 38:5, 6 y 2 Reyes 20:6 nos llevan a creer que la curación del rey se produjo mientras todavía se enfrentaban a la amenaza asiria.

Encontramos en 2 Reyes 20:8 que Ezequías pidió a Isaías que solicitara una señal de Dios de que sería sanado. Hay que tener en cuenta que Acaz, el padre de Ezequías, había rechazado una señal de Dios anteriormente, incluso después de que Dios le ofreciera la oportunidad de nombrar esa señal él mismo (Isaías 7:11, 12). Esto muestra la cantidad de madurez espiritual que Ezequías desarrolló durante los años que pasó en el trono.

Una vez más, 2 Reyes 20 aporta algunos detalles interesantes de la historia. Dios le preguntó a Ezequías si quería que el reloj de sol avanzara o retrocediera como señal de su curación. Ezequías eligió lo que le pareció la señal más difícil: hacer que el reloj de sol fuera hacia atrás. Esta elección nos lleva a creer que Ezequías tenía una sana creencia en el poder de Dios. Sabía que Dios era capaz de liberar incluso las cosas difíciles.

Pero el nivel de fe de Ezequías, lamentablemente, debe haber disminuido con los años. Isaías 39 nos da una lección de lo que puede suceder si permitimos que el orgullo se introduzca en nuestra experiencia. Cuando algunos enviados de Babilonia visitaron Jerusalén algún tiempo después para investigar cómo se había producido esta curación milagrosa, Ezequías prefirió mostrar todos los tesoros de su casa.

Cuando Isaías se enteró de la visita y descubrió la orgullosa exhibición de Ezequías de sus riquezas, profetizó que muchos años después los babilonios invadirían la tierra, tomarían esos tesoros de los que se había jactado con orgullo, e incluso harían a sus hijos cautivos y eunucos en un palacio babilónico.

La reacción de Ezequías ante esta predicción fue decepcionante. Sólo parecía preocuparse por su propio tiempo en la tierra (Isaías 39:8). Otro indicio de una actitud egoísta y orgullosa.

Radio Adventista
0 comments… add one

Leave a Comment

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.