Leccion 9 Edicion Maestros – Cristo, la ley y el evangelio – Sabado 31 de mayo del 2014

Cristo, la ley y el evangelio

Leccion 9 Edicion Maestros – sabado 31 de mayo

El sábado enseñaré…
Texto clave: Efesios 2:4, 5.
Enseña a tu clase a:
Saber que la Ley y la gracia actúan juntas con el fin de revelar el plan de
Dios para triunfar sobre el pecado.
Sentir aprecio por el apasionado interés de Dios en la humanidad.
Hacer: Cooperar con Dios al involucrarte en compartir las buenas nuevas
con otros.

Bosquejo de la lección:
I. Saber: La Ley y la gracia están unidas.
A. En última instancia, ¿qué norma se usará en el Juicio de todos los seres
humanos?
B. ¿Por qué Dios le dio la Ley a Israel?
C. ¿Qué es la “verdad” (Juan 1:17) que demostró Jesús en su vida?
D. ¿Cuál es nuestra función en el proceso de la salvación? ¿Hay algo que
podemos añadir a la salvación si obedecemos la Ley? Explica tu respuesta.
E. Al asociarte con Dios en la misión a los que no lo conocen, ¿por qué la
Ley de Dios es el medio de identificación de sus voceros?
II. Sentir: Emanuel: Dios está con nosotros.
A. ¿Por qué el corazón de todo ser humano tiene un deseo espiritual inherente?
B. ¿Cuáles son los mayores desafíos a la seguridad espiritual?
C. ¿Cuáles son las buenas nuevas del evangelio?
D. ¿De qué modo la vergonzosa muerte de Jesús en la cruz nos libera de
la vergüenza?
III. Hacer: Esparcir las buenas nuevas.
A. Además de liberarnos de la condenación de la Ley, ¿qué más hace la
gracia por nosotros?
B. ¿De qué modo la muerte de Jesús da significado a nuestra vida ahora?
C. ¿De qué manera la obediencia fortalece nuestra fe?
Resumen: La Ley de Dios, junto con su gracia, proporciona una evidencia
poderosa de su amor por la humanidad, y su deseo de salvarnos en su Reino
eterno.

Ciclo de aprendizaje
Texto destacado: Efesios 2:4, 5.
Concepto clave para el crecimiento espiritual: La Ley de Dios y
su gracia muestran que Dios está interesado e involucrado en nuestra vida, y
desea que extendamos estas buenas noticias a otros.

{ 1: ¡Motiva! }

En casi cada país podemos encontrar antiguas leyes que todavía están en
los libros, pero que ahora nos parecen extrañas o aun ridiculas. Probablemente
esto sea porque no atienden un problema real en nuestra cultura actual. Una
vez, obviamente hubo una necesidad que llevó a la promulgación de esa ley.
En estos casos, la ley puede verse como vencida, moralmente neutra. También
puede haber leyes moralmente equivocadas.
La mayor parte del tiempo, notamos que las leyes nos protegen, protegen
nuestra propiedad y nuestros derechos. Estas leyes las consideramos buenas.
Muchos cristianos han llegado a considerar la Ley de Dios como una ley
anticuada o mala. En el Nuevo Testamento, Pablo muy claramente señala que
la Ley es “santa, justa y buena” (Rom. 7:12), porque fue creada por un Dios
santo, justo y bueno. La Ley y el evangelio no están en oposición, sino que
actúan en armonía para mostrarnos y conducirnos al Salvador. Esta es la buena
noticia que gozosamente podemos compartir con otros.
Actividad inicial: El objetivo de esta actividad es enfatizar que las buenas
nuevas son algo que queremos compartir. Pregunta a los miembros de tu clase:
“¿Cuál es la mejor noticia que alguna vez recibiste? ¿Cómo te hizo sentir?
¿A quién se la contaste?”
Analiza: ¿De qué modo las leyes reflejan el carácter y las preocupaciones
del legislador?

{ 2: ¡Explora! }

Comentario de la Biblia
I. Elegidos con un propósito
(Repasa, con tu clase, Deut. 7:7; Gén. 12:1-3; Isa. 42:6; 49:6.)
La revelación especial de Dios a Israel no fue que Dios escogió a Israel y lo
marcó como su asociado en el Pacto. Dios no tiene favoritos. Dios no eligió a
Israel porque fuera lo más grande sino porque eran el pueblo menos importante
(Deut. 7:7). El propósito de Dios con los hijos de Abraham era que fueran una
bendición y dieran a conocer al Dios de Israel (Gén. 12:1-3; Isa. 42:6; 49:6). En
otras palabras, la misión impulsó la elección.
Esta misión se manifestó de muchas maneras. Israel recibió la Ley y la
revelación de Dios para ser el escaparate donde las naciones vieran la gracia y
el estilo de Dios. Éxodo 19:4 al 6 representa un elemento importante de este
plan divino para alcanzar “al mundo”. En el contexto de cuando Dios dio la Ley
en el Sinaí, él describe a Israel como “un reino de sacerdotes, y gente [nación,
NVI] santa” (Éxo. 19:6). Nota cuán inclusivo es el texto bíblico. Israel no solo
debía tener sacerdotes (o levitas), sino también sería una nación de sacerdotes.
Escribe Walter C. Kaiser, Jr., en Mission in the Old Testament: Israel as a Light
to the Nations [Misión en el Antiguo Testamento: Israel como una luz para las
naciones]: “La función [de Israel] como una nación era la función de mediador
al relacionarse con las naciones y los grupos de gente que los rodeaba” (p. 23).
Además de la función mediadora de un sacerdote, no debemos olvidar que
los sacerdotes y los levitas actuaban como maestros en Israel (2 Crón. 17:8,
9; Neh. 8:7, 9, 11; 9:4, 5). Esta función educativa también debería aparecer
cuando consideramos el imperativo divino de que Israel fuera una nación de
sacerdotes y una nación santa. Había de llegar a ser una “lección objetiva” de
cómo sería y se sentiría una vida con Dios. El libro de Deuteronomio contiene
una larga sección (Deut. 28-32) que describe las bendiciones y las maldiciones
del pacto divino con Israel, un pacto que se expresa en términos legales y que
contiene condiciones específicas. Como ejemplo de las bendiciones divinas,
es útil repasar Deuteronomio 28. Nota la declaración inicial de propósito en
Deuteronomio 28:1: “Acontecerá que si oyeres atentamente la voz de Jehová tu
Dios, para guardar y poner por obra todos sus mandamientos que yo te prescribo
hoy, también Jehová tu Dios te exaltará sobre todas las naciones de la tierra”
(Deut. 28:1; el énfasis fue añadido). La obediencia resultaría en la exaltación,
enfatizando la naturaleza ejemplar que llevaría a preguntas adicionales acerca
del Dios de Israel. Deuteronomio 28:10 contiene un pensamiento similar: “Y
verán todos los pueblos de la tierra que el nombre de Jehová es invocado sobre
ti, y te temerán” (énfasis añadido).
Considera: Analiza la tensión entre vivir como una nación santa y ser un
pueblo sacerdotal llamado a servir y enseñar a otros. ¿Por qué y cómo luchó
Israel con parte de este plan divino?
II. Mantener el equilibrio
(Repasa, con tu clase, Miq. 4:2; Isa. 2:3.)
A lo largo de su historia, Israel a menudo luchó por mantener el equilibrio
correcto entre el llamado a ser un pueblo peculiar y el deseo de Dios de que
llevara a todas las naciones al conocimiento del verdadero Dios, que estaba
por darse como rescate por la humanidad perdida. Los profetas con frecuencia
describen el “sueño” divino de que todas las naciones fueran a Jerusalén y
aprendieran en su Templo. Miqueas describe así este reino mesiánico: “Vendrán
muchas naciones, y dirán: Venid, y subamos al monte de Jehová, y a la casa del
Dios de Jacob; y nos enseñará en sus caminos, y andaremos por sus veredas;
porque de Sion saldrá la ley, y de Jerusalén la palabra de Jehová” (Miq. 4:2;
casi al pie de la letra aparece también en Isa. 2:3).
Es útil ver el vínculo entre la enseñanza (es decir, la misión) y la fuente de
la Ley divina. Mientras los profetas prevén que las naciones extranjeras vienen
a Sion, es Dios quien enseñará sus caminos y cómo debemos caminar en
sus sendas: dos metáforas del Antiguo Testamento para obedecer la Ley. El
Templo y Jerusalén son los lugares donde se centra la Ley divina, la clave para
alcanzar a las naciones.
Considera: ¿Cómo podemos evitar los extremos y enfatizar el equilibrio en
nuestros enfoques de la misión?
III. El corazón de la misión
(Repasa, con tu clase, 2 Reyes en el contexto del concepto de misión.)
La curación milagrosa del general sirio Naamán, en 2 Reyes 5, da otra
perspectiva importante sobre la misión de Israel. Los gentiles no solo serían
atraídos por las bendiciones de Israel y la Ley divina; también entrarían en
contacto con el pueblo de Dios y con su propósito para el mundo por la intervención
divina directa.
La misionera joven que aparece en esta narración es una niña esclava de
Israel, sin nombre, que había sido llevada de su hogar durante una excursión
anterior, para servir en la casa de Naamán. Su compasión por la desgracia del
amo de la casa cuando le diagnosticaron lepra, una de las enfermedades más
terribles del antiguo Medio Oriente, es su motivación para compartir con su
ama su confianza en Eliseo, el profeta itinerante de Israel en ese tiempo.
Recordamos el resto. La confesión de Naamán después de su milagrosa
curación (2 Rey. 5:15) es significativa para nuestro estudio de la misión de Israel:
“He aquí ahora conozco que no hay Dios en toda la tierra, sino en Israel. Te
ruego que recibas algún presente de tu siervo”. Además, Naamán mencionó
dos veces (vers. 11, 17) el nombre del Pacto del Dios de Israel, Yahweh. Después
de esto, él se compromete a ofrecer holocaustos únicamente a Yahweh,
y no a las otras divinidades sirias adoradas en Damasco. Aunque no se nos da
una transcripción completa de la conversación de Eliseo con Naamán, parece
como si su conocimiento de la Ley de Israel fuera suficiente para que pudiera
distinguir claramente entre la adoración apropiada y la inapropiada, con sacrificios,
después de su curación.
Considera: Analiza con tu clase la mejor manera de comunicar la voluntad
de Dios para los humanos dentro del contexto de alcanzar a la gente para el
Reino.

{ 3: ¡Aplica! }

PREGUNTAS PARA REFLEXIONAR:
1. ¿Por qué eligió Dios a Israel de entre todas las naciones para ser un
“reino de sacerdotes y una nación santa” (Éxo. 19:6, NVI), y luego revelarles
específicamente su Ley?
2. ¿Cómo podrían encontrar una revelación de Dios las naciones que no
fueron expuestas a la Ley de Dios, o que no entraron en contacto con Israel?
3. ¿Por qué “gracia y verdad” no están en oposición a “ley” (Juan 1:17)?
4. Pablo describe la Ley de Dios como santa, justa y buena (Rom. 7:12), y no
obstante, cuando entra la Ley, la gente peca. ¿Qué hace que una ley sea buena
o sea mala: el dador de la ley o el efecto de la ley? Da razones para tu respuesta.
PREGUNTAS DE APLICACIÓN:
1. La muerte por crucifixión era vergonzosa, no solo para la persona condenada
sino también para toda su familia y sus amigos, que compartirían la
vergüenza de la asociación. ¿Por qué los primeros cristianos no se avergonzaron
de la Cruz?
2. ¿Qué función debería desempeñar la Ley de Dios en las actividades
misioneras, y por qué?
3. A la mayor parte de la gente no le gusta el dolor, e irá a cualquier extremos
para evitarlo. Pero no todo dolor es malo, ya que advierte de un problema y
nos impulsa a buscar una cura. ¿De qué maneras puede la Ley causar “dolor”
espiritual, y cuál sería la “cura”?

{ 4: ¡Crea! }

Actividad: Imagínate ser un pionero en un territorio al que no se ha entrado,
y en el cual la única ley que tiene la gente parece ser la supervivencia del más
fuerte. Suponiendo que pudieras hablar bien el idioma de ellos, ¿qué harías
primero? ¿Explicarías el evangelio o comenzarías hablando de los beneficios
de vivir de acuerdo con la Ley de Dios?
escuela sabatica

0 comments… add one

Leave a Comment