Lección 9: Edicion para Alumnos “Cristo, la ley y el evangelio” Para el 31 de mayo de 2014

“Cristo, la ley y el evangelio”

Lección 9:  Para el 31 de mayo de 2014

 

Sábado 24 de mayo

Lee Para el Estudio de esta Semana: Romanos 7:7-12; Deuteronomio 30:15-20; Mateo 7:24-27; Hechos 10:34, 35; Juan 15:10; Efesios 2:1.

Para Memorizar: “Pues la ley por medio de Moisés fue dada, pero la gracia y la verdad vinieron por medio de Jesucristo” (Juan 1:17).

UN SIGLO ANTES DE CRISTO, EL POETA ROMANO LUCRECIO escribió un poema famoso que se perdió en la historia, hasta la Edad Media, titulado “Sobre la naturaleza de las cosas”. Aunque a menudo se lo acusó de ateo, Lucrecio en su poema no niega la existencia de dioses; solo alega que, por ser dioses, no tendrían absolutamente ningún interés en nada humano.

En contraste, la Biblia alega que hay un Dios solo, y que él está fervientemente interesado en lo que sucede aquí. Y dos manifestaciones de ese interés apasionado en la humanidad se encuentran en su Ley (para guiarnos en nuestro vivir) y en su gracia (el medio para salvarnos cuando violamos esa Ley). Aunque a menudo se las ve como contrarias entre sí, la Ley y la gracia están indisolublemente vinculadas. Sus métodos de operación pueden ser diferentes, pero juntas revelan que la justicia tiene que triunfar sobre el pecado. Las manifestaciones de la Ley de Dios y de su gracia proporcionan una evidencia poderosa de su amor por la humanidad y su deseo de salvarnos para su Reino eterno.

 

Domingo 25 de mayo:

El pecado y la ley

Lee Romanos 7:7 al 12. ¿Qué enseña Pablo aquí acerca de la relación entre el pecado y la Ley? ¿Por qué hace la pregunta: “¿La ley es pecado?”

Pablo relaciona tan estrechamente la Ley con el pecado que pregunta: “La ley ¿es pecado?” La respuesta, por supuesto, es “no”; por el contrario, al final de la sección, él dice: “De manera que la ley a la verdad es santa, y el mandamiento santo, justo y bueno”. La expresión “de manera” muestra la conclusión de su argumento: que lejos de ser pecado, la Ley en realidad es santa y buena.

Lo que Pablo dice aquí es similar a la relación entre la ley penal y el crimen. Algo es criminal únicamente si la ley lo describe como tal. Tú puedes ir a la cárcel en un país por hacer lo que en otro país es legal: un país tiene una ley que prohíbe esa acción; el otro, no. Es la misma acción pero con dos consecuencias diferentes. ¿Qué marca la diferencia? La ley.

Un punto vital para recordar es que algo no es bueno solamente porque sea una ley. En los primeros tiempos de los Estados Unidos, una ley demandaba que la gente devolviera a sus dueños los esclavos que se habían escapado. Era la ley; no obstante, difícilmente se podría decir que era justa. En el caso de la Ley de Dios, sin embargo, sabemos que refleja su carácter amante. Por eso, Pablo dice que la Ley es santa y buena; y ¿qué otra cosa podría ser, considerando quién la creó?

¿Qué significación tiene el mandamiento que Pablo usa en Romanos 7:7 para demostrar su punto acerca de la Ley? ¿Por qué usa ese en lugar de algún otro, tal como “No hurtarás”?

Tal vez Pablo use ese mandamiento específico, en lugar de otro, porque no es tan obvio que está mal. Muchas personas, por sí solas, podrían no creer que codiciar sea malo. Matar, robar, sí; uno generalmente ni siquiera necesita los Diez Mandamientos para saber eso. Pero ¿codiciar? Por eso es un ejemplo perfecto para demostrar su argumento de que la Ley nos muestra qué es el pecado. De otro modo, él no podría haber sabido que el codiciar era malo.

 

Lunes 26 de mayo:

La ley e Israel (Deut. 30:15-18)

Dar la Ley a Israel fue un acto especial. Justo antes de entregársela a Moisés, Dios le recordó a su pueblo que ellos serían “un reino de sacerdotes, y gente santa” (Éxo. 19:6). Entre todas las naciones sobre la faz de la Tierra, Dios le reveló a Israel su Ley en forma especial (Rom. 9:4). Esta no tenía la intención de ser una carga para el pueblo, sino una herramienta con la cual la nación elegida revelaría a los pueblos el código moral que era el fundamento del gobierno de Dios. Israel había de estar asociado con Dios en la misión de la evangelización universal, y la Ley habría de ser la señal de identificación de los portavoces de Dios.

Según Deuteronomio 30:15 al 20, ¿cuál es la relación entre la Ley y las promesas dadas a Abraham, Isaac y Jacob? Además, y aún más vital, ¿cómo se aplican estos principios también a nosotros, bajo el Nuevo Pacto? Ver Mat. 7:24-27.

Dios eligió a Israel para que fuera su representante. Israel sería el pueblo por medio del cual las naciones de la Tierra recibirían las bendiciones prometidas a Abraham, Isaac y Jacob. Sin embargo, las bendiciones de ningún modo eran automáticas. Como nación escogida, se esperaba que Israel anduviera en armonía con la voluntad de Dios. Moisés dejó muy en claro que la vida y la prosperidad vendrían al pueblo solo si observaba “sus mandamientos, sus estatutos y sus decretos” (Deut. 30:15, 16).

Considerando los numerosos incidentes de rebelión que manchan la historia de Israel, como nación dejaron de cumplir las condiciones del Pacto. No obstante, no debemos olvidar que “todos pecaron, y están destituidos de la gloria de Dios” (Rom. 3:23). Ninguna nación sobre la Tierra ha cumplido la voluntad de Dios. Aun en la historia reciente, las naciones que profesan ser cristianas han representado mal la causa de Dios con guerras, prejuicio y opresión.

En tu experiencia, ¿de qué manera se relacionan la obediencia y la fe? Es decir, cuando obedeces, ¿qué sucede a tu fe, en contraste con lo que ocurre cuando desobedeces? ¿De qué forma la obediencia fortalece la fe?

 

Martes 27 de mayo:

La ley y las naciones (Hech. 10:34, 35)

Lee Hechos 10:34 y 35; 17:26 y 27; y Romanos 1:20 y 2:14. ¿Cuál es la enseñanza central de estos textos?

A pesar de las equivocaciones de Israel, Dios no dejó a las otras naciones sin testigos. Los que no tuvieron el privilegio de recibir la revelación escrita de Dios recibieron mensajes divinos por medio de las páginas de la revelación natural (Rom. 1:20). El libro de la naturaleza de Dios contiene suficiente información para dirigir a una persona a él.

Dios también ha instalado una medida de deseo espiritual en cada ser humano. Según Pablo, los que sienten que Dios mora en ellos se ocuparán en buscarlo para hallarlo (Hech. 17:27). Muchas personas sienten en su vida un vacío que, en última instancia, nada de lo que este mundo ofrece –fama, poder, dinero, sexo− puede llenar. Este era el centro del mensaje del libro del Eclesiastés. Esta vacuidad, esta falta de satisfacción, a menudo lleva a los seres humanos a buscar algo más allá, algo que trascienda su existencia diaria. Son atraídos a la verdad revelada en su deseo por apagar los anhelos y la vacuidad de su alma.

Sea que la voluntad de Dios sea revelada por medio de documentos escritos o la naturaleza, la persona que la recibe tiene la responsabilidad de vivirla. La verdad es verdad, no importa qué vehículo la transmita, y los que suprimen la verdad experimentarán la ira de Dios (Rom. 1:18). En consecuencia, aunque muchas personas puedan no haber recibido la Biblia o los Diez Mandamientos, Dios todavía las tiene por responsables por las porciones de verdad que han captado. En última instancia, todos serán juzgados, y la norma de justicia será la Ley: ya sea la de Dios expresamente revelada por medio de su profeta Moisés, o, para quienes ignoran la Ley escrita, la ley de la conciencia, que se ha desarrollado al escuchar la voz de Dios en la naturaleza.

¿Qué gran chasco has afrontado que te ayudó a ver cuán indignas de confianza e insatisfactorias pueden realmente ser las cosas de este mundo? ¿Cómo puedes aprender de estos chascos lo que realmente es importante?

 

Miércoles 28 de mayo:

Gracia y verdad (Juan 1:17)

Juan condensó la historia de la salvación en un versículo: “Pues la ley por medio de Moisés fue dada, pero la gracia y la verdad vinieron por medio de Jesucristo” (Juan 1:17). Como resultado del pecado de Adán, toda la humanidad fue afectada por la maldición de la muerte. La maldición se intensifica ya que ninguno que nació de padres humanos, excepto Jesús, ha estado libre de inclinaciones pecaminosas. Por eso Dios eligió a un pueblo a quien reveló su Ley, con la intención de que fuera una luz para las otras naciones. Dios no dio la Ley a Israel como un medio de salvación, sino como un recordativo constante de su necesidad de justicia.

¿Qué nos dicen Filipenses 2:8; Juan 15:10; y Mateo 26:39, acerca de la clase de vida que vivió Jesús?

Cuando el primer Adán desobedeció el mandato de Dios, trajo al mundo desorden y esclavitud. El segundo Adán, Jesús, por medio de su vida obediente, vino para librar al mundo de la esclavitud que el primer Adán había provocado. En su vida, Jesús sujetó su propia voluntad a la de su Padre, y eligió no pecar. El primer Adán trajo la condenación al mundo, pero Jesús trajo “gracia y verdad”, que no sustituyen la Ley. Jesús, mostró la razón por la que la ley sola no era suficiente para dar salvación. La verdad que él trajo era una comprensión más completa de la gracia.

De acuerdo con Romanos 6:23 y Efesios 2:8, ¿cuál es la naturaleza de la gracia que se origina en Jesús? ¿De qué forma suplió Jesús gracia para los humanos?

La palabra griega traducida como “gracia” (járis) también puede significar “don” y está relacionada con el término para “gozo” (jára). El don que Jesús da es la vida eterna. Además, la gracia se manifiesta cuando Cristo capacita a la persona para participar en la justicia que la Ley promueve. Pablo afirma que, al condenar el pecado en la carne, Jesús hizo posible que “las justas demandas de la ley se cumplieran en nosotros” (Rom. 8:4, NVI). La gracia no solo nos libera de la condenación de la Ley; también nos capacita para guardar la Ley de la manera a la que fuimos llamados a cumplirla.

 

Jueves 29 de mayo:

La ley y el evangelio (Rom. 1:16, 17)

No importa cuán “buena” sea nuestra vida, ninguno puede escapar de los recordativos constantes del pecado. Inevitablemente, la enfermedad, la muerte y los desastres interrumpen la felicidad. En el ámbito personal, los sentimientos de seguridad espiritual a menudo son atacados por los recuerdos de pecados pasados y, peor aún, por el impulso a pecar otra vez.

¿De qué modos Romanos 6:23; 7:24; y Efesios 2:1 describen el impacto del pecado?

Una persona que vive en pecado, en la injusticia, es meramente un cadáver que camina y solo espera el día en que el último suspiro salga de su cuerpo. Cuando Pablo evalúa la condición humana, clama desesperado: “¿Quién me librará de este cuerpo de muerte?” (Rom. 7:24). Es un clamor por liberación de la injusticia. Pablo rápidamente se da cuenta de que la liberación viene por medio de Jesús (Rom. 7:25).

Este es el evangelio. Las buenas nuevas son que nosotros, apresados en cuerpos de injusticia, podemos ser cubiertos con la justicia de Cristo. El evangelio es la garantía de que podemos escapar de la condenación de la Ley, pues ahora poseemos la justicia que ella promueve (Rom. 8:1).

Cuando Pablo escribió a los cristianos de Roma, la historia de la muerte de Jesús todavía circulaba por el Imperio. Los que la habían oído eran conscientes de que la forma en que había muerto era escandalosa. La gente cuyos amados habían sido ejecutados en una cruz, frecuentemente, llenaban su vida de vergüenza. Pero, Pablo y muchos otros cristianos comprendían que la “vergonzosa” muerte de Cristo era el evento más influyente en la historia humana. Por eso, Pablo declara: “Porque no me avergüenzo del evangelio, porque es poder de Dios para salvación a todo aquel que cree” (Rom. 1:16; la cursiva fue añadida). Y el centro del evangelio es la promesa de que, al fin, la muerte no será el final y los salvados vivirán para siempre en una Tierra nueva.

Muchas personas creen que la vida no tiene significado porque siempre termina en la muerte. Por eso, a la larga, nada que hagamos importará. Es difícil discutir esa lógica, ¿verdad? Si todo lo que alguna vez hicimos y cada persona sobre la cual hemos influido se perderán para siempre y serán olvidados, ¿qué puede significar la vida?

 

Viernes 30 de mayo

Para Estudiar y Meditar:

Lee El evangelismo, pp. 174-176; y La fe por la cual vivo, pp. 90, 91.

“Sea hecho claro y manifiesto que no es posible mediante mérito de la criatura realizar cosa alguna en favor de nuestra posición delante de Dios o de la dádiva de Dios por nosotros. Si la fe y las obras pudieran comprar el don de la salvación, entonces el Creador estaría obligado ante la criatura. En este punto, la falsedad tiene una oportunidad de ser aceptada como verdad. Si algún hombre puede merecer la salvación por algo que pueda hacer, entonces está en la misma posición del católico que cumple penitencia por sus pecados. La salvación, en tal caso, es en cierto modo una obligación, que puede ganarse como un sueldo. Si el hombre no puede, por ninguna de sus buenas obras, merecer la salvación, entonces esta debe ser enteramente por gracia, recibida por el hombre como pecador porque acepta y cree en Jesús. Es un don absolutamente gratuito. La justificación por la fe está más allá de controversias. Y toda esta controversia termina tan pronto como se establece el punto de que los méritos de las buenas obras del hombre caído nunca pueden procurarle la vida eterna” (FO 17, 18).

Preguntas para Dialogar:

  1. Medita en la cita transcrita arriba. Contiene verdades maravillosas y llenas de esperanza aun para el peor de los pecadores. ¿Cómo podemos aprender a reclamar estas promesas para nosotros mismos, y a vivir como si realmente las creyéramos?
  2. Aunque Dios dio su Ley a Israel por medio de Moisés, la Biblia sugiere que él usa otros métodos para revelar su voluntad a quienes no tienen acceso a su revelación escrita (p. ej., Rom. 1:20; 2:14; Hech. 17:26, 27). Si Dios realmente habla a todos, ¿cuál es el propósito de los misioneros y los evangelistas?
  3. Juan 1:17 afirma que “la gracia y la verdad” se originaron con Jesucristo. Usando este texto, muchas personas ponen la Ley como opuesta a la “gracia y la verdad”. ¿Por qué esta es una falsa dicotomía? ¿De qué maneras la Ley, y “la gracia y la verdad” actúan juntas para revelarnos el carácter de Dios como se nota en el plan de salvación?
  4. El escritor ruso Fiódor Dostoyevski creó un personaje que quería estudiar por qué más personas no se suicidaban. Como ateo, él no comprendía por qué la gente desearía vivir vidas sin sentido, a menudo llenas de dolor. Analicen la lógica de esta manera de pensar.

2do trimestre 2014 escuela sabatica

Radio Adventista
2 comments… add one
  • La gracia vino por medio de Jesucristo (Juan1:18).Cuando creimos en el Señor,aceptandolo como nuestro Salvador,cumplimos la Justicia de Dios y fuimos justificados por la fe.El libro de Romanos expone de un modo completo todo el asunto de nuestra salvacion.(Rom 3:23 y 24)..Antes de ser salvos,nuestra situacion era contraria a Dios, porque viviamos en pecado estabamos separados de El;pero ahora hemos sido alcanzado por la gracia siendo justificados. Al venir la gracia tambien vino la justicia.Por eso,ambas la gracia y la justicia estan relacionadas.Rom 4:16 revela que la descendencia de la fe de Abraham es segun la gracia y la promesa y no por el esfuerzo del hombre cumpliendo la ley.Aunque estuviesemos obedeciendo la ley de Dios, todavia estariamos bajo la ley del pecado, pues la ley no puede justificar a los pecadores.Pero al creer en Jesus fuimos justificados por la gracia. (por gracia sois salvos)Amen hermanos.

    Reply
  • Gracias ho DIOS por tu infinita misericordia, bendice a cada hermano de la IGLESIA danos sabiduria y entendimiento para seguir con tu onidbra y asi poder llevar mas ovejas a tu rebaño.

    Me gusta mucho las lecciones para adultos porque toda la semana estoy entretenido estudiando la palabra de DIOS. AMEN.

    Reply

Leave a Comment