Lección 5 – Lecciones para vivir – La Expiación: Ofrenda de Purificación – 2 de Noviembre


El pecado involuntario es casual, no es planeado ni premeditado. No viene siendo acariciado ni es habitual. Por ejemplo, una persona está andando por la calle y se descuida provocando un accidente. No era la intención de hacerlo. Sucedió debido a que es falible, es una debilidad propia de los seres humanos.lecciones-para-vivir

Radio Adventista
0 comments… add one

Leave a Comment