Lección 3: Edicion para Maestros “Soportar la tentación” Para el 18 de octubre de 2014

 “Soportar la tentación”

Lección 3: – Para el 18 de octubre de 2014

 

El sábado enseñaré…

Texto Clave: Santiago 1:21, 22.

 

Enseña a tu clase a:

Saber: 1) comprender que nadie es tan malo que no tenga esperanza a la vista de Dios; 2) discernir cómo Dios usa la “espada” de su Palabra (Efe. 6:17) para proveer una “salida” (1 Cor. 10:13) del pecado.

Sentir aprecio por el amor a Dios y a su Palabra, y cultivar ese aprecio.

Hacer: Escoger aplicar la Palabra de Dios a su propia vida leyendo, memorizando y usando la Escritura para derrotar la tentación.

 

Bosquejo de la Lección

  1. Saber: Comprender la esperanza y el poder que Jesús ofrece
    1. ¿Cuáles son las diferencias entre ser controlado por el pecado y ser controlado por Cristo y su justicia?
    2. ¿Cuál es la “espada del Espíritu”, y cómo podemos usarla en la forma más efectiva en nuestra batalla contra la tentación?
  2. Sentir: Apreciar y cultivar el amor por la Palabra de Dios
    1. ¿Por qué es más fácil, para muchos, pasar una hora mirando televisión o recorriendo la Internet que pasar una hora leyendo la Biblia?
    2. ¿Cómo podemos fomentar amor por la Palabra de Dios en nuestros propios corazones y en los de otros?
  3. Hacer: Afilar la espada del Espíritu
    1. Siendo que las tentaciones a menudo nos asaltan en forma rápida e inesperada, ¿cómo podemos estar listos instantáneamente para resistirlas con efectividad?
    2. ¿Qué beneficios produce el pasar tiempo de calidad con Dios y su Palabra cada día?

 

Resumen

Dios provee todo lo que necesitamos para apartarnos de la esclavitud del pecado. La herramienta más poderosa que nos da es la “espada del Espíritu”, que es su Palabra. Nos insta a mantener esa espada bien afilada y lista, al guardar su Palabra en nuestros corazones de modo que no pequemos contra él (Sal. 119:11).

 

CICLO DE APRENDIZAJE

Pasaje destacado: Santiago 1:21, 22.

Concepto clave para el desarrollo espiritual: Nadie es tan malvado que no tenga esperanza. Nuestro “Padre de las luces” es mayor que nuestra inclinación hacia el mal, y por medio de él y de su Palaba implantada podemos tener la victoria.

 

PASO 1: ¡Motiva!

Solo para los maestros: Muchas personas en el mundo se sienten sin esperanza, sin fuerzas, y como peones en el cruel juego de la vida. Aun los cristianos pueden desesperanzarse cuando siente que su vida espiritual está estancada mientras olas de tentaciones pasan sobre ellos. La buena noticia es que nuestro Dios no nos abandona para que nos ahoguemos en un mar de pecado. Él ha provisto botes salvavidas para todos los que estén dispuestos a usarlos. En esta lección, procura conectar tu clase con el poder de las promesas de Dios en sus vidas diarias. Anima a tus alumnos a fijar esas promesas en sus corazones a fin de obtener la victoria sobre las tentaciones que los asaltan.

Actividad/análisis inicial:

Una moneda por cada versículo: ese fue el trato que la madre de Barry hizo con él y su hermano. Por cada versículo de la Biblia que memorizaban, estarían una moneda más cerca de su meta de comprar unos dulces grandes. A fin de alcanzar su blanco más pronto, los muchachos buscaron en sus Biblias los versículos más cortos para memorizarlos. Pero un día, memorizar las Escrituras llegó a ser más que una manera de conseguir un dulce.

“Cuando tenía 13 años”, recuerda Barry, “memoricé Proverbios 1:10: “Hijo mío, si los pecadores te quisieren engañar, no consientas”. Ese mismo día, dos jovencitos de mi vecindario me pidieron que les ayudara a “devolvérsela a alguien”. Sentí el poder de Proverbios 1:10 que reverberaba en los rincones de mi espíritu, y con la fuerza de ese versículo rehusé ir con ellos.

“Ellos no se la devolvieron a alguien, ellos asesinaron a alguien”, dijo Barry. “Su triste historia apareció en las noticias de la noche, y la conclusión final fue una vida en la cárcel. Uno de los jóvenes, específicamente el que invitó a acompañarlos, me dijo: ‘Yo no lo hice, fue el otro quien lo hizo. Pero no hizo ninguna diferencia; ambos recibieron la pena de prisión perpetua. Esto significa que si yo hubiese ido con ellos, aun si hubiera estado allí repitiendo ese versículo, también habría recibido la misma sentencia”. (Barry Black, citado en “Barry Black, el capellán adventista del Senado habla en la Iglesia de Cristo de Oak Brook”, por Arcadia Kust, 23 de julio de 2012, The Doings Weekly, htrtp://burrridge.suntimes.com/news/13950434-418/senate-chaplain-barry-black-speaks-at-christ-church-of oak-brook.html)

Por causa del poder de ese versículo y de su decisión de reclamarlo y seguirlo, en vez de vivir su vida detrás de los barrotes, el Dr. Barry Black sirve como el 62º capellán del Senado de los Estados Unidos.

Considera: Imagina lo que hubiese ocurrido si Barry Black no hubiera memorizado la Escritura o la hubiera ignorado el día que lo invitaron a “devolvérsela” a alguien. ¡Cuán diferente hubiera sido su vida! ¿Qué has leído en tu Biblia que te ayudó el mismo día en que lo leíste (o lo memorizaste)?

PASO 2: ¡Explora!

Solo para los maestros: La lección de esta semana se concentra en el poder del pecado dentro de nosotros, y cómo resistirlo.

Comentario de la Biblia

I. La clave para vencer el pecado

(Repasa, con tu clase, Santiago 1:13-16.)

Leemos en Santiago 1:14, 15 cómo los malos deseos conducen a la tentación, cómo acariciar esos deseos lleva al pecado, y en última instancia, cómo el continuar en el pecado lleva a la muerte. El corazón carnal quiere encontrar una manera de seguir pecando y todavía ser salvo. Pero Dios dice: “Engañoso es el corazón más que todas las cosas, y perverso; ¿quién lo conocerá?” (Jer. 17:9), y “No se engañen” (Sant. 1:16, NVI). Afortunadamente, Santiago sigue este cuadro oscuro con buenas noticias, en los versículos 17 y 18, que describen el mejor don de todos: nacer de nuevo “por la palabra de verdad”. Como en la primera creación (Sal. 33:6, 9), el nuevo nacimiento ocurre por la Palabra de Dios (comparar Rom. 10:17 y 2 Cor. 4:6). La Palabra Inspirada (literalmente “exhalada por Dios” en 2 Tim. 3:16), es singularmente capaz de producir vida espiritual en aquellos cuyos corazones están abiertos a recibir el don. La Biblia es la verdad revelada de Dios. Jesús dijo: “Santifícalos en tu verdad; tu palabra es verdad” (Juan 17:17). Satanás quiere producir un corto circuito en nuestra conexión con el cielo llevándonos a dudar de la Biblia y a complicar sus enseñanzas, así como lo hizo con Eva en el Jardín del Edén (ver Gén. 3:1-5).

Considera: Pide a los miembros de tu clase que piensen en su propia experiencia, y luego pregunta: “¿Cuándo se sintieron débiles y cuándo fuertes al luchar contra la tentación, y qué hizo la diferencia?

Siendo realistas, ¿cuánto tiempo pasas estudiando la Palabra de Dios, y cuánto mirando la televisión, o recorriendo la web? ¿De qué modo el equilibrio relativo impacta tu experiencia según la describiste en la sección anterior?

Lee Testimonios para la iglesia, t. 5, pp. 442 a 450. “Sólo Cristo puede presentar una intercesión eficaz en nuestro favor. Él puede haber callar al acusador con argumentos que no se basan en nuestros méritos, sino en los suyos. […] Ningún pecado puede tolerarse en aquellos que andarán con Cristo en ropas blancas. Las vestiduras sucias han de ser sacadas, y ha de ponerse sobre nosotros el manto de la justicia de Cristo. Por el arrepentimiento y la fe, somos habilitados para prestar obediencia a todos los Mandamientos de Dios, y somos hallados sin culpa delante de él” (5 TI 446, 447).

Preguntas para dialogar:

  1. ¿Qué es el manto de la justicia de Cristo en la cita copiada arriba?
  2. A la luz de estos comentarios y de pasajes como Mateo 24:14, ¿cuán importante es el testimonio de nuestra vida en la terminación de la obra del evangelio?

 

PASO 3: ¡Aplica!

Solo para los maestros: Somos totalmente indefensos contra el pecado y la tentación que nos acosan cada día. Pero afortunadamente no estamos solos en esta lucha, y Dios nos ha equipado para la batalla, armándonos con ”la espada del Espíritu, que es la palabra de Dios” (Efe. 6:17). Enfatiza a la clase la importancia de aplicar esta lección a sus propias vidas.

Actividad: En la mayoría de los casos, la tentación no nos llega como una invitación escrita; a menudo aparece sin advertencia, dándonos apenas tiempo para pensar antes de reaccionar. Por eso, memorizar las Escrituras es una herramienta muy poderosa, poniendo una respuesta a flor de labios, para rechazar de inmediato a Satanás., “En mi corazón he guardado tus dichos, para no pecar contra ti” (Sal. 119:11).

Algunas personas memorizan los textos con facilidad; otros, lo encuentran difícil. Sea fácil o difícil, hay un sitio (en inglés) llamado Scripture Typer, que ofrece gratuitamente ideas maravillosas y divertidas de memorizar los textos bíblicos que elijas (http://scripturetyper.com). Tiene vínculos con otras personas que también tratan de aprender de memoria versículos bíblicos, y una aplicación gratuita en Facebook y Twitter.

Si no tienes acceso a una computadora o al inglés, puedes usar estas ideas: Escribe los versículos que quieres memorizar ya sea en un papel o una tarjeta. Cuantas más veces escribas el versículo, o lo dices en voz alta, más rápidamente lo memorizarás. Se pueden memorizar capítulos o libros enteros de esta manera.

 

PASO 4: ¡Crea!

Solo para los maestros: Aquí hay una oportunidad para que los miembros de tu clase muestren su creatividad. Las posibilidades para esta actividad son casi interminables: desde el uso de una computadora con gráficos sofisticados, o cuadernos de recortes hechos a mano. También es una actividad intergeneracional en que los miembros jóvenes o mayores pueden participar junto con su familia. Estimula a los miembros de la clase no sólo hacer un librito para sí mismos, sino otro para dar como regalo a alguien.

Actividad: Prepara un libro personal de promesas, lleno con porciones de la Escritura que sean muy significativas para ti con el fin de resistir la tentación. Usa tu mejor creatividad al hacer un librito hermoso, usando figuras o ilustraciones recortadas. Además de tu libro propio, puedes crear un librito de promesas para alguien que conoces y que sabes que lucha con tentaciones, como un regalo. Esta actividad la puedes realizar con otros miembros de tu familia o con un grupo de amigos. Puede constituir un recurso especial que te dará mucha satisfacción, sea que lo hagas con una computadora o sin ella.

Como alternativa, puedes marcar una Biblia, subrayando o resaltando tus promesas de esperanza y poder favoritas. Tenla siempre a mano para fortalecer tu fe durante la tentación o regálala para animar a alguien que pasa por momentos difíciles.

Si no puedes realizar la actividad señalada, trata de poner música a tus versículos favoritos. O aprende versículos que sean la letra de un himno. Ora pidiendo una oportunidad para compartir, por medio de la música o la repetición, tus textos favoritos con aquellas personas con quienes entras en contacto.

escuela sabatica

0 comments… add one

Leave a Comment