Jonthan Gallagher Leccion 7. Jesús: El maestro de las misiones (3T 2015—Misioneros)

Leccion 7. Jesús: El maestro de las misiones (3T 2015—Misioneros)

Textos bíblicos: 2 Tim. 1:8, 9; Isa. 42:1–9; Daniel 9:24–27; Lucas 2:8–14; Mateo 10:5,
6; Hechos 1:1–14; Juan 20:21.

Citas
• ¿Creía usted que el sendero misionero estaba lleno de gloria? ¿Acaso no ha leído
acerca del más grande Mensajero de Dios que vino a la tierra, y que se sentó y
lloró sobre Jerusalén, gimiendo: “Quise… pero tú no quisiste.”? Isobel Kuhn
• El celo misionero no crece a partir de creencias intelectuales, ni de argumentos
teológicos, sino del amor. Roland Allen
• Una teología centrada en Dios tiene que ser una teología misionera. Juan Piper
• Si se considera que una comisión dada por un rey terrenal es un honor, ¿cómo es
posible que se considere que una comisión dada por un Rey Celestial es un
sacrificio? David Livingstone
• El espíritu de Cristo es el espíritu de las misiones. Cuanto más nos acerquemos a
Él, tanto más intensamente misioneros nos volveremos. Henry Martyn
• En la vida de Jesucristo no hubo crisis de identidad. Él sabía quién era. Sabía de
dónde había venido, y por qué estaba allí. Y sabía hacia donde iba. Howard
Hendricks
• Jesucristo era un extremista del amor, de la verdad y de la bondad. Martin Luther
King, Jr.

Para debatir
¿Cómo vemos a Jesús como un “Maestro de Misiones”? ¿De qué manera Jesús le
mostró a sus seguidores la manera correcta de ser un misionero? ¿Por qué Jesús actuó
como lo hizo? ¿Acaso él quiso deliberadamente levantar controversia? ¿Qué estaba
tratando de hacer realmente? ¿De qué manera debemos tratar de imitarlo? ¿Cuál es la
verdad más importante que debemos transmitir?

Resumen bíblico
Pablo deja constancia de sus convicciones en 2 Tim. 1: 8, 9 Jesús y su naturaleza
se profetizó en Isaías. 42: 1-9, mientras que el tiempo de su misión se da en Dan. 9: 24-
27. El anuncio de la llegada de Jesús se describe en Lucas 2: 8-14. La misión inicial dada
a los discípulos es para Israel (Mateo 10: 5, 6). Justo antes de su ascensión, Jesús les dice:
“me seréis testigos en Jerusalén, en toda Judea y Samaria, y hasta los lugares más lejanos
de la tierra.” Hechos 1: 8 FBV. En Juan 20:21 FBV él les dice: “De la misma manera que
el Padre me envió, también yo os estoy enviando.”

Comentario
Jesús nunca fue visto como una opción “segura” en su vida. Si tomamos su vida y
sus enseñanzas como ejemplos sobre cómo hacer la obra misionera, llegaremos lejos con
algunas ideas interesantes. Él siempre fue visto como alguien que marcó una diferencia,
que era radical, e incluso peligroso. De hecho, no se le permitió vivir porque los poderes
decidieron que no era seguro que estuviera por allí. Sólo con el paso de los años su
naturaleza revolucionaria ha sido alojada en una fe plácida, tranquilizadora, y cómoda.

Jesús fue radical incluso para los radicales. Él mismo dijo: “No piensen que he
venido a traer paz a la tierra. No he venido a traer paz sino espada. He venido a poner al
hombre contra su padre, a la hija contra su madre, y a la nuera contra su suegra. ¡Sus
enemigos serán los de su propia familia! Mateo 10: 34-36 FBV. ¿Por qué aceptó a Simón
el Insurgente como uno de sus discípulos? ¿Por qué se lo dijo a sus discípulos para
vender sus abrigos y comprar espadas (Lucas 22:36)?
Jesús no dudó en utilizar un enfoque directo y no estuvo ajeno a la controversia.
Llamó a los líderes religiosos de su tiempo “sepulcros blanqueados, llenos de huesos de
difuntos.” Llamó hipócritas a los hombres piadosos y respetados de sus días. Llamó zorra
al rey. Identificó el sistema como “raza de víboras.” Se asoció con los publicanos y
pecadores, fue acusado como un glotón y bebedor de vino (Mateo 11:19). Acusó a los
líderes religiosos de convertir el templo en una cueva de ladrones. En sus discursos
públicos no tenía pelos en la lengua, pero demostró claramente lo que pensaba de la
estrechez de miras de la tradición religiosa. Jesús no tenía tiempo para la santidad fingida.
A Jesús no le importaba en absoluto la riqueza, la posición social o el poder. Ni
siquiera se molestó en hablar con Herodes, el último insulto para un rey. Ante Pilato fue
breve y al punto, sin buscar ningún tipo de favores.
Por eso Jesús desafió las normas religiosas de su tiempo. Porque no aceptó la
sabiduría que era aceptada. Porque exigió un replanteamiento de lo acordado… El
primero será el último, los últimos serán los primeros. El que quiera ser grande debe ser
un siervo. La sabiduría y la alabanza no de los adultos educados, sino de los niños.
Estas ideas van en contra de las creencias contemporáneas, y mueven los
fundamentos de todos los religiosos profesionales arrogantes. Jesús actúa en oposición a
los conceptos normativos de la época, y no es de extrañar que aquellos en el poder y la
autoridad reaccionaran contra él y quisieran ejercer su liderazgo. Sin embargo, si
miramos de manera más profunda las razones, reconociendo por qué vino Jesús, y lo
mucho que quería ayudar a la gente a cambiar, a aceptar la vida que sólo él podía darles,
entonces todo empieza a tener sentido…

Comentarios de Elena de White
Al venir a morar con nosotros, Jesús iba a revelar a Dios tanto a los hombres
como a los ángeles. Él era la Palabra de Dios: el pensamiento de Dios hecho audible. En
su oración por sus discípulos, dice: “Yo les he manifestado tu nombre”—“misericordioso
y piadoso; tardo para la ira, y grande en benignidad y verdad,”—“para que el amor con
que me has amado, esté en ellos, y yo en ellos.” Pero no sólo para sus hijos nacidos en la
tierra fue dada esta revelación. Nuestro pequeño mundo es un libro de texto para el
universo. El maravilloso y misericordioso propósito de Dios, el misterio del amor
redentor, es el tema en el cual “desean mirar los ángeles,” y será su estudio a través de los
siglos sin fin. Tanto los redimidos como los seres que nunca cayeron hallarán en la cruz
de Cristo su ciencia y su canción. Se verá que la gloria que resplandece en el rostro de
Jesús es la gloria del amor abnegado. A la luz del Calvario, se verá que la ley del
renunciamiento por amor es la ley de la vida para la tierra y el cielo; que el amor que “no
busca lo suyo” tiene su fuente en el corazón de Dios; y que en el Manso y Humilde se
manifiesta el carácter de Aquel que mora en la luz inaccesible al hombre {El Deseado de
Todas las Gentes, p. 11}
En todos los actos llenos de gracia que Jesús realizó, trató de imprimir en los
hombres los atributos paternales y benévolos de Dios… Jesús quiere que comprendamos
el amor del Padre, y trata de acercarnos a él presentándonos su gracia paterna. Quiere que
todo el campo de nuestra visión esté lleno de la perfección del carácter de Dios…
Solamente al vivir entre los hombres podía revelar la misericordia, la compasión y el
amor de su Padre celestial; porque sólo mediante actos de bondad podía manifestar la
gracia de Dios. Cristo vino para manifestar el amor de Dios al mundo, para atraer el
corazón de los hombres hacia él… {La Maravillosa Gracia de Dios, p. 99}

Preparado y escrito por: © Jonathan Gallagher 2015
Traducción: Shelly Barrios De Ávila

escuela sabatica jonathan gallagher

0 comments… add one

Leave a Comment