Jonathan Gallagher Leccion 7: Señor de judíos y gentiles(2T 2016—Mateo)

 Señor de judíos y gentiles(2T 2016—Mateo)

Textos bíblicos: Mateo 14:1–21, Éxodo 3:14, Mateo 14:22–33, Isaías 29:13,Mateo 15:1–
20, Mateo 15:21–28; Isaías 42:6.

Citas
• No soy ni judío, ni gentil, ni mahometano, ni teísta; solo soy un miembro de la familia humana… Frances Wright
• Judío y gentil son dos palabras; entre ustedes los gentiles y nosotros los judíos hay una brecha infranqueable…Hay dos fuerzas vitales en el mundo: judíos y gentiles… y no creo que esta diferencia primitiva entre gentiles y judíos sea
reconciliable… Maurice Samuel
• Si alguna vez usted olvida que es judío, un gentil se lo recordará.Bernard Malamud
• Dios es sagrado. La religión es profana. Rain Bojangles

Para debatir
¿Por qué Jesús se mostró reacio a hacer un milagro en favor de la mujer cananea? ¿Por qué Jesús, en esencia, indicó que ella era “un perro”? ¿Por qué Jesús hizo el milagro de alimentar a los 4 mil? ¿No había sido suficiente con los 5 mil? ¿Por qué eran tan importante las sobras de la comida? ¿Qué aprendemos aquí acerca de Dios y su carácter?

Resumen bíblico
Mateo 13 (la parábola del Sembrador) no aparece en la lección trimestral, así que no dejemos de lado este capítulo importante. Mateo 14 detalla la muerte de Juan el Bautista, la alimentación de los 5 mil y a Jesús caminando sobre el agua. En Mateo 15 Jesúsresponde preguntas sobre tradiciones y condena los requisitos establecidos por los seres humanos, sana a la hija de la mujer cananea, y alimenta a los 4 mil. Éxodo 3:14 registra las palabras de Dios a Moisés donde se describe a sí mismo como el “YO SOY.” En Isaías 29:13 NVIDios condena las meras palabras de piedad religiosa: “Porque este pueblo se acerca a mí con su boca, y con sus labios me honra, pero su corazón está lejos
de mí, y su temor de mí no es más que un mandamiento de hombres que les ha sido enseñado.” Dios le promete a su pueblo que ellos serán luz para los gentiles (Isaías 42:6).

Comentario
Los aspectos esenciales del estudio de esta semana se enfocan en el hecho de que ninguno de nosotros tiene excusa alguna.Estamos delante de Dios reconociendo nuestras faltas y fracasos, y aun así buscamos su misericordiosa ayuda y sanación. En lugar de afirmar que tenemos una relación especial con Dios, basados que quienes somos y nuestro sistema teológico, necesitamos darnos cuenta de que Dios no tiene favoritos. Él ve los resultados, lo que realmente nos gusta de lo que hacemos, y no nuestras pretensiones de justicia propia.
Muchas de las cosas que leemos aquí pueden aplicarse a nuestros días. Si hacemos énfasis en la ley, si confiamos en las normas y regulaciones, fácilmente podemos perder el rumbo. No solo tiene que ver con legalismo (aunque la iglesia siempre ha estado plagada de ello), sino también una preocupación con nuestra situación legal ante Dios, incluso cuando hacemos énfasis en la “justificación por la fe.Convertir nuestra salvación en algún tipo de “arreglo legal” con Dios no soluciona el problema: nuestras mentes llenas de maldad y corrupción, como lo describe Pablo. Ya sea que seamos Judíos o gentiles, y aunque nuestro origen sin duda tiene un impacto en nuestra forma de pensar, nuestro ámbito social, y en la manera como nos relacionamos unos con otros, ante Dios no hay nada que podamos reclamar. Por eso necesitamos la buena noticia de Dios, porque ninguno de nosotros tiene algo por lo cual
jactarse. Quizás el texto más interesante aquí es el relato de la mujer cananea, y la conversación que Jesús tiene con ella. ¿Está bien que Jesús aparentemente deje implícito que los cananeos son “perros”? Esta aparente severa afirmación fundamentada en criterios étnicos, es todo un desafío. Sin embargo, la mujer, – tal vez acostumbrada a la
perspectiva-, no se “amedrenta” por esto, e insiste en que hasta los perros se comen las migajas que caen de la mesa. La respuesta de Jesús deja claro que su reto consistía en ver hasta qué punto la mujer cananea sentía prejuicios hacia sí misma. Su respuesta es un ejemplo convincente y encantador de su aceptación hacia otros que eran “diferentes”.
Ella recibió lo que pidió gracias a su persistencia, a pesar de la aparente resistencia de parte de Jesús. Tengamos en cuenta lo que dice el libro El Deseado de Todas las Gentes, p. 366: “Cristo no respondió inmediatamente a la petición de la mujer. Recibió a esta representante de una raza despreciada como la habrían recibido los judíos. Con ello quería que sus discípulos notasen la manera fría y despiadada con que los judíos tratarían un caso tal evidenciándola en su recepción de la mujer, y la manera compasiva con que quería que ellos tratasen una angustia tal, según la manifestó en la subsiguiente concesión de lo pedido por ella. Si era considerada como perro, ¿no tenía, como tal, derecho a una migaja de su gracia?” Aquí vemos una verdadera fe en Jesús, y una disposición a no dejarse distraer de
su propósito principal. A esta mujer solo le importaba la sanidad de su hija, y estaba dispuesta a negarse a sí misma y poner a un lado todo lo demás, sin preocuparse de lo que la gente pensara, más bien encomendándose por completo a las manos de Jesús. ¡Qué gran ejemplo para nosotros!

Comentarios de Elena de White
Durante su ministerio terrenal, Cristo empezó a derribar la pared divisoria levantada entre los judíos y gentiles, y a predicar la salvación a toda la humanidad. Aunque era judío, trataba libremente con los samaritanos y anulaba las costumbres farisaicas de los judíos con respecto a ese pueblo despreciado. Dormía bajo sus techos, comía junto a sus mesas, y enseñaba en sus calles. El Salvador anhelaba exponer a sus discípulos la verdad concerniente al derribamiento de la “pared intermedia de separación” entre Israel y las otras naciones,la verdad de que “los Gentiles sean juntamente herederos” con los judíos, y “consortes de su promesa en Cristo por el evangelio.” Efesios 2:14; 3:6. Esta verdad fue revelada en parte cuando recompensó la fe del centurión de Capernaúm, y también cuando predicó el Evangelio a los habitantes de Sicar. Fue revelada todavía más claramente en ocasión de su visita a Fenicia, cuando sanó a la hija de la mujer cananea. Estos incidentes ayudaron a sus discípulos a comprender que entre aquellos a quienes muchos consideraban indignos de la salvación, había almas ansiosas de la luz de la verdad. {Los Hechos de los Apóstoles, p. 16} … en el cielo no hay acepción de personas; que los judíos y los gentiles son igualmente preciosos a la vista de Dios; que por medio de Cristo los paganos pueden ser hechos partícipes de las bendiciones y privilegios del Evangelio… {Conflicto y Valor, p. 335}
Preparado el 21 de Agosto de 2015 © Jonathan Gallagher 2015
Traducción: Shelly Barrios De Ávila.

escuela sabatica jonathan gallagher

 

Radio Adventista
0 comments… add one

Leave a Comment