Jonathan Gallagher Lección 7 “La derrota de los asirios” 1er Trimestre del 2021

7. Derrota de los asirios (1Q 2021-Isaías)

Material bíblico: Isa. 36:1; Isa. 36:2-20; Isa. 36:21-37:20; Isa. 37:16, 21-38; Isaías 38, 39.

Citas
– Lo correcto es correcto aunque nadie lo haga. Lo incorrecto es incorrecto aunque todo el mundo se equivoque al respecto. GK Chesterton
– Decir que se puede matar en nombre de Dios es una blasfemia. Papa Francisco
– Hay dos tipos de orgullo, el bueno y el malo. El “orgullo bueno” representa nuestra dignidad  y el respeto a uno mismo. El “orgullo malo” es el pecado mortal de la superioridad que apesta a engreimiento y arrogancia. John C. Maxwell
– La arrogancia es un ego malsano que necesita ser reparado. Thomas Faranda

 

Preguntas
¿Cómo trata Dios a las naciones en guerra? ¿Cuál es la lección aquí? ¿El desafío directo desafío a Dios por parte del portavoz asirio tiene un impacto en lo que sucedió? ¿Eran todos los 185.000 asirios eran malas personas? ¿Merecían la muerte? ¿Qué había de malo en la exhibición de Ezequías a los visitantes babilónicos? ¿Qué aplicación tienen estas historias para nosotros? ¿Cómo se ve Dios?

Resumen bíblico
Isaías 36:1 detalla la conquista asiria de Judá, con la excepción de Jerusalén. Los relatos asirios confirman la captura de las ciudades fortificadas de Judá, pero evitan mencionar la derrota en Jerusalén. Isa. 36:2-20 es el relato del discurso del general del ejército asirio, jactándose que ningún dios podría oponerse a ellos. Incluso cita la caída de Samaria. Isa. 36:21-37:20 nos da el relato de la respuesta de Ezequías, y la seguridad de Isaías en nombre del Señor de que Senaquerib volvería a su casa sólo para ser asesinado allí. Isa. 37:16 es la afirmación de Ezequías de que el Señor es el único Dios verdadero. Isa. 37: 21-38 es la conclusión de la historia y la muerte de 185.000 soldados asirios. En Isaías 38 y 39 Ezequías reza para no morir, pero luego no actúa sabiamente al mostrar a los embajadores babilónicos todo lo que tenía en su tesoro.

Comentario
“El asirio bajó como el lobo al redil, / y sus cohortes brillaban de púrpura y oro; / y el brillo de sus lanzas era como las estrellas en el mar/ cuando la ola azul rueda de noche en la profunda Galilea…. Y las viudas de Ashur se lamentan con fuerza, / y los ídolos se rompen en el templo de Baal; / Y el poderío de los gentiles, intacto por la espada, /Se ha derretido como la nieve en la mirada del Señor”. George Gordon, Lord Byron
El poema de Byron conmemora esta historia, un ejemplo de alabanza a la intervención divina en este caso la eliminación por parte de Dios de miles de enemigos. Pero mientras que para el pueblo de Jerusalén, la acción de Dios al matar a 185.000 asirios fue una clara señal del favor divino, ¿qué de las implicaciones más amplias? ¿Cómo se ve Dios? ¿Cómo se relaciona esto con el mandamiento “No matarás”? ¿Qué impacto tiene esto en la reputación de Dios?
Una lectura en profundidad de la historia revela que está ocurriendo más de lo que parece a primera vista. Más que un conflicto entre naciones, se trata de un ataque directo a la naturaleza y el poder de Dios mismo. Aunque Dios no siempre opta por defenderse a sí mismo, en este caso opta por de poder para tratar de convencer a varios grupos de personas rebeldes de que hay que escucharle. Una vez más, no hay que perder de vista la perspectiva de la gran controversia, pues Dios está muy involucrado en este conflicto humano, y está tratando de ganar suficiente tiempo y respeto para ser tomado por su pueblo y por los arrogantes asirios.

Sólo como un aparte, es interesante notar que Isaías registra que mientras Senaquerib está adorando a su dios, luego es asesinado por sus hijos. Obviamente, su dios no era capaz de proteger él, es la inferencia aquí. En una cultura que consideraba la reputación de un dios por su capacidad de obtener victorias en la batalla victorias de batalla y protección personal, el verdadero Dios a menudo tenía que trabajar a un nivel humano muy básico. El milagro de Ezequías, y su posterior fracaso en el testimonio, revela que Dios sigue trabaja con nosotros, incluso conociendo nuestros defectos y faltas, ¡y hasta nuestros futuros errores! Imaginemos la perspectiva desde el lado asirio, desde el general del ejército. Él se ve a sí mismo como la mano derecha del rey, haciendo el trabajo. Está dispuesto a intentar la negociación una rendición negociada y tácticas de miedo. Pero está más que dispuesto a usar la fuerza bruta, reconociendo que esto también ganará el respeto de los asirios entre otros pueblos. De hecho, los asirios tenían fama de ser extremadamente violentos y crueles. Al tratar con Judá, debe pensar que tienen ganas de morir, ya que se han rebelado después de haber prometido someterse a Asiria. A estas alturas Laquis y casi todas las demás ciudades han caído. “¿Por qué os molestáis en resistir?”, les preguntó. “No pueden ganar contra nosotros. Miren lo que tienen de su lado. Nada. No tenéis fuerza militar, y si pensáis que el rey de Egipto va a venir a tu rescate, ¡piensa de nuevo! Es como una caña rota que si lo usas como bastón para apoyarte te clavará astillas en la mano. Y si estás pensando que ese Yahvé, tu dios, te salvará, olvídalo. ¿No es el que cuyos lugares altos y templos Ezequías destruyó, diciendo que sólo se podía adorar en el templo de Jerusalén? Un dios ofendido. Mira, incluso te daré 2.000 caballos si puedes encontrar jinetes para ellos. ¡Qué esperanza! De todos modos, es tu dios Yahvé quien me dijo que viniera a destruirte. Este dios Yahvé no ayudó a los israelitas hace veinte años, y no los ayudará a ustedes en Jerusalén ahora. Nos estamos preparando. Un largo asedio o un ataque brutal: de cualquier manera, ganaremos. Siempre lo hacemos. Recibí un informe de que Ezequías estaba desesperado, exponiendo la carta del señor Senaquerib ante su dios Yahvé, rezando para que este lamentable y débil dios lo ayudara. ¡Qué inútil! Por la mañana, lo verás. El mundo entero lo verá. Entonces todos sabrán que tengo razón”.

Comentarios de Ellen White
La tan esperada crisis finalmente llegó. Las fuerzas de Asiria, avanzando de triunfo en triunfo, aparecieron en Judea. Confiados en la victoria, los líderes dividieron sus fuerzas en dos ejércitos, uno de los cuales debía enfrentarse al ejército egipcio hacia el sur, mientras que el otro debía asediar Jerusalén. La única esperanza de Judá estaba ahora en Dios. Toda la ayuda posible de Egipto había sido cortada, y ninguna otra nación estaba cerca para tender una mano amiga. Los oficiales asirios, seguros de la fuerza de sus disciplinadas fuerzas, organizaron una conferencia con los jefes de Judá, durante la cual exigieron insolentemente la rendición de la ciudad. Esta exigencia iba acompañada de injurias blasfemas contra el Dios de los hebreos. A causa de la debilidad y la apostasía de Israel y Judá, el nombre de Dios ya no era temido entre las naciones, sino que se había convertido en objeto de continuo reproche. {PK 352}

Cuando Senaquerib, el soberbio asirio, reprochó y blasfemó a Dios, y amenazó a Israel con la destrucción, “aconteció que aquella noche salió el ángel del Señor e hirió en el campamento de los asirios a ciento ochenta y cinco mil”. “Entonces él regresó con el rostro avergonzado a su tierra”. 2 Reyes 19:35; 2 Crónicas 32:21. {GC 511}

Preparado y escrito por © Jonathan Gallagher 2021

Radio Adventista
0 comments… add one

Leave a Comment

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.