Escuela Sabática VIVA. Leccion 7 – La derrota de los asirios – Sábado 13 de Febrero 2021

Nuestra historia de esta semana comienza unos catorce años después de que el hijo de Acaz, Ezequías, llegara al trono de Judá. Ezequías hizo todo lo posible por llevar a cabo reformas espirituales, y los servicios del templo volvieron a celebrarse. Pero se quedó con un aliado peligroso. Asiria no estaba siendo fiel a sus compromisos, a pesar de que Ezequías se había visto obligado a pagarle el dinero del tributo para su protección durante todos esos años.

Ahora Asiria se estaba convirtiendo en una amenaza para todos en la región. Su alianza no sirvió para librar a las ciudades circundantes de Jerusalén de las acciones brutales y terroríficas del ejército asirio. La forma en que Dios perdonó a su ciudad mediante una derrota milagrosa fue un testimonio asombroso de cómo Dios libra nuestras batallas.

Más tarde, Dios le perdonó la vida a Ezequías cuando estaba peligrosamente enfermo. Dios le dio una señal milagrosa de que sería sanado. Pero Ezequías no devolvió el agradecimiento fiel y los judíos pagaron por su comportamiento imprudente y orgulloso cuando Babilonia se convirtió en la potencia dominante en la región años más tarde.

Texto de memoria: “Señor de los ejércitos, Dios de Israel, el que habita entre los querubines, tú eres el Dios, sólo tú, de todos los reinos de la tierra. Tú has hecho el cielo y la tierra”. ” Isaías 37:16 LBLA

Este es el comienzo de la oración de Ezequías, una de las más hermosas oraciones en tiempos de angustia que se encuentran en la Biblia. Toda su atención se centra en Dios: su poder y su fuerza, su belleza y su sentido de la justicia. La petición que se hace al final de la oración se centra incluso en la vindicación y la gloria de Dios.

Radio Adventista
0 comments… add one

Leave a Comment

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.