Jonathan Gallagher Leccion 6. Las mujeres en el ministerio de Jesús (2T 2015 – El libro de Lucas)

Leccion 6. Las mujeres en el ministerio de Jesús (2T 2015 – El libro de Lucas)

Textos bíblicos: Lucas 1:39–55; 2:36–38; 7:11–17, 36–50; Romanos 10:17; Lucas 8:1–
3; 18:1–8.

Citas
• El en mundo, las mujeres siempre han sido las fuertes. Coco Channel
• El feminismo es la noción radical que las mujeres son seres humanos. Cheris
Kramarae
• Para ser revolucionario hay que ser un ser humano. Usted tiene que preocuparse
por las personas que no tienen poder. Jane Fonda
• Cuando reconocemos el papel supremo de Dios en nuestra vida y enfocamos
nuestra mente en Él, entonces Él nos permite ser mujeres de esperanza. Elizabeth
George
• Sin duda, [a las mujeres de fe del pasado] se les se reprochaba en nombre de Dios,
y fueron consideradas como locas; pero tenían una fe que les permitió, en ese
momento, vencer al mundo, y era una fe por la cual subieron hasta el cielo.
George Whitefield
• Las mujeres de Dios no pueden ser como las mujeres del mundo. El mundo ya
tiene suficientes mujeres duras, necesitamos mujeres que sean tiernas. Hay
suficientes mujeres groseras; necesitamos mujeres amables; Hay suficientes
mujeres rudas; necesitamos mujeres que sean refinadas; Tenemos suficientes
mujeres con fama y fortuna; necesitamos más mujeres de fe; Tenemos suficiente
codicia; necesitamos más bondad. Tenemos suficiente vanidad; necesitamos más
virtud. Tenemos suficiente popularidad; necesitamos más pureza. Margaret D.
Nadauld

Para debatir
¿Por qué es importante examinar este tema? ¿Qué papel desempeñaron las
mujeres en la vida de Jesús? ¿Por qué Jesús realmente no habla de cuestiones de género,
especialmente entre sus discípulos? ¿Qué lecciones estamos destinados a aprender del
ejemplo de Jesús? ¿De qué manera las diferentes ideas del papel de la mujer en la
sociedad inciden sobre nosotros hoy en día?

Resumen bíblico
Lucas 1:39-55 habla de la participación de dos mujeres, – María e Isabel –
en la venida de Dios a la tierra como Jesús. La profetisa Ana dio la bienvenida al
nacimiento de Jesús (Lucas 1:39-55). Lucas 7:11-17 registra el milagro de resucitar al
hijo de la viuda de Naín. En Lucas 7:36-50 se hace honra a la mujer que ungió los pies de
Jesús. Lucas 8:1-3 FBV pone en relieve la importancia de las mujeres en el ministerio de
Jesús: Poco después de esto, Jesús fue por las ciudades y aldeas anunciando la buena
noticia del reino de Dios. Los doce discípulos iban con él, junto con un grupo de mujeres
que habían sido sanadas de espíritus malignos y enfermedades: María llamada
Magdalena, de quien Jesús había expulsado siete demonios; Juana, la esposa de Chuza,
quien era el administrador de Herodes; Susana; y muchas otras que contribuían con sus
recursos personales.” Lucas 18:1-8 narra la historia de la viuda persistente.

Comentario
Lucas, en particular, hace referencia al papel de la mujer en el ministerio de Jesús.
De hecho, el evangelio de Lucas contiene más referencias al papel desempeñado por las
mujeres que los otros evangelios. La curación de María, la mujer con el problema de la
hemorragia, y la mujer que ungió los pies de Jesús… Estos hechos muestran el énfasis de
Lucas en la participación de las mujeres. Aún más significativo es el texto de Lucas 8, y
su referencia específica a María Magdalena, Juana, Susana, y otras mujeres que se
encontraban entre los principales patrocinadores financieros del ministerio de Jesús. Es
interesante notar que ningún hombre se identifica de esta manera…
Del mismo modo, María y Marta, las hermanas de Lázaro, son valoradas muy
claramente como discípulas, y su casa en Betania se expresa como uno de los lugares
favoritos de Jesús, donde podía escapar de las multitudes por un rato.
Igualmente significativo es el papel de la mujer tanto en la crucifixión como la
resurrección de Jesús. Lucas (23:49) registra a las mujeres viendo la crucifixión desde la
distancia, mientras que todos los hombres habían huido. También relata la historia
(capítulo 24), de la visita de las mujeres a la tumba en ese increíble domingo por la
mañana. De hecho, en estos momentos tan críticos, son las mujeres las discípulas que
vemos.
Pero más allá de esto, Jesús realmente no aborda de manera específica el tema de
las mujeres en su ministerio. Simplemente los aceptó a todos tal y como eran, sin ninguna
pregunta o prejuicio de género. Ese es tal vez el aspecto más importante. ¡Jesús no
consideró necesario hacer de ello un problema, o hacer una declaración de “igualdad de
oportunidades”! Esto no es sorprendente, ya que el Creador del Universo valora todos sus
seres creados, sus hijos.
En su conversación respetuosa pero directa con la mujer samaritana en el pozo,
Jesús reveló su aceptación abierta de todos, sin distinción de género. Sus discípulos se
sorprendieron por sus acciones, y sin embargo a Jesús le preocupaba sólo llegar a una hija
más, a pesar de los tabúes sociales que deberían incluso haberle impedido hablar con ella.
Lo que tenemos aquí es, sin embargo, verdaderamente importante, porque es
demostración, no simplemente comunicación. ¡Jesús nos muestra lo que realmente
piensa!

Comentarios de Elena de White
La madre de ellos [Santiago y Juan] era discípula de Cristo y le había servido
generosamente con sus recursos. {El Deseado de Todas las Gentes, p. 502}
Entre los creyentes a quienes se les había dado la comisión, había muchos que
provenían de los caminos más humildes de la vida; hombres y mujeres que habían
aprendido a amar a su Señor, y que habían determinado seguir su ejemplo de
renunciamiento. – The Review and Herald, 24 de marzo de 1910 {Hijas de Dios, p. 66}
Las mujeres que habían seguido humildemente a Jesús en vida, no quisieron
separarse de él hasta verlo sepultado en la tumba y estaba cerrada con una pesadísima
losa de piedra, para que sus enemigos no fueran a robar el cuerpo. Pero no necesitaban
temer, porque vi que las huestes angélicas vigilaban solícitamente el sepulcro de Jesús,

esperando con vivo anhelo la orden de cumplir su parte en la obra de librar de su cárcel al
Rey de gloria. {Primeros Escritos, p. 180}
María se dirigió presurosa a los discípulos para informarles de que Jesús no estaba
en el sepulcro donde había sido colocado. Mientras tanto, las otras mujeres que habían
quedado esperándola, hicieron una inspección más minuciosa del interior del sepulcro,
para cerciorarse de que en verdad no estaba allí. Repentinamente, un hermoso joven
vestido en ropas resplandecientes apareció ante su vista sentado junto al sepulcro. Era el
ángel que había removido la piedra, y que ahora asumía una apariencia humana para no
aterrorizar a aquellas mujeres que habían seguido a Jesús y lo habían apoyado en su
ministerio público. Sin embargo, a pesar de que el ángel disminuyó su brillo, las mujeres
quedaron sorprendidas y aterrorizadas por la gloria del Señor que lo rodeaba. Se
disponían a huir del sepulcro, cuando el mensajero celestial se dirigió a ellas con estas
suaves y consoladoras palabras. —The Spirit of Prophecy, Vol. 3, p. 199 (1878) {Hijas
de Dios, p. 66}.

escuela sabatica jonathan gallagherPreparado y escrito por: © Jonathan Gallagher 2015
Traducción: Shelly Barrios De Ávila

0 comments… add one

Leave a Comment