Jonathan Gallagher Leccion 6. Ester y Mardoqueo (3T 2015—Misioneros)

Leccion 6. Ester y Mardoqueo (3T 2015—Misioneros)
Textos bíblicos: Esther 1–10, 1 Corintios 9:19–23, Juan 4:1–26, Hechos 17:26, Mateo
22:21, Romanos 1:18–20.

Citas
• A veces conocemos en este mundo, a veces conocemos en el mundo venidero.
Dicho judío de Purim
• No importa cuán sombrías parezcan las cosas, todo puede dar un giro. Hablando
con Dios las cosas pueden cambiar. Rabino Elchonon Tauber
• Las personas a menudo evitan tomar decisiones por miedo a cometer un error. En
realidad, el hecho de no tomar decisiones es uno de los errores más grandes de la
vida. Rav Noaj Weinberg
• Si usted no sabe para qué está viviendo, entonces todavía no ha vivido. Rav Noaj
Weinberg
• Existe una marea en los asuntos humanos, que, tomada en pleamar, conduce a la
fortuna; pero, omitida, todo el viaje de la vida va circuido de sombras y
desgracias. En esa pleamar flotamos ahora, y debemos aprovechar la corriente
cuando es favorable o perder nuestro cargamento. William Shakespeare
• Porque sin duda alguna, usted cumplirá el propósito de Dios, no importa cómo
actúe, pero la diferencia para usted estará en si sirve como Judas o como Juan. C.
S. Lewis

Para debatir
¿Cuál es el mensaje principal en el Libro de Esther? ¿Que podemos vencer a
nuestros enemigos? ¿Que es bueno vengarse? ¿Que debemos tomar el asunto en nuestras
propias manos si somos amenazados? Aunque podemos simpatizar con Esther y
Mardoqueo, ¿cuánto “evangelismo” hicieron? ¿Cómo se ve Dios en esta historia?

Resumen bíblico
Toda la historia se encuentra en Esther 1-10. Esta es la única información que
tenemos. No hay relatos extra-bíblicos. En 1 Corintios 9: 19-23 Pablo explica cómo usa
su libertad en Cristo para ganar a todo el que pueda. Juan 4: 1-26 da narra el maravilloso
relato del encuentro de Jesús con la mujer samaritana junto al pozo. En Hechos 17:26 se
explica que Dios estableció las fronteras de las naciones, mientras que en Mateo 22:21
Jesús dice a sus oyentes que devuelvan al César lo que es del César, y a Dios lo que es de
Dios. Pablo le dice a los Romanos: “la ira de Dios se revela desde el cielo contra los que
están sin Dios y no tienen razón, aquellos que suprimen la verdad a través del mal que
hacen. Lo que se puede conocer acerca de Dios es evidente, porque ha dejado muy claro
para ellos. Desde la creación del mundo, los aspectos invisibles de Dios, su eterno poder
y divinidad, son claramente visibles en lo que él ha hecho. Tales personas no tienen
excusa…” Romanos 1: 18-20 FBV.

Comentario
El Libro de Ester ha atraído muchos comentarios, no sólo porque Dios no es
mencionado en él, sino también por el contenido: ¿cuál es la moraleja de la historia?
Como ejemplos de misioneros, ¿qué podemos aprender al examinar la vida de Ester y
Mardoqueo? No tenemos registro de que la reina Esther se sentara con el rey Asuero y le
diera estudios bíblicos. De hecho, la historia tiende a concentrarse en aspectos internos,
como el instinto de conservación judío, en lugar de tratar de hablar en nombre de Dios a
“los paganos.” En este sentido, se trata de un punto de vista muy diferente al que se
encuentra en el caso de Daniel, donde hay un claro y efectivo testimonio del rey.
Sin embargo, eso no nubla la fuerza de carácter exhibida por Esther y Mardoqueo.
La situación no era para nada ideal. Ester es la consorte de un monarca absoluto que
podría haberla matado por cualquier razón. De hecho, cuando ella fue a ver al rey sin ser
invitada, habría muerto si el rey no hubiera extendido su cetro hacia ella. La valentía de
Ester es enorme y le muestra su verdadero carácter y se da cuenta que está en una
posición de hacer algo “en un momento como este.” Ella está dispuesta a arriesgarlo todo
por su pueblo y muestra una gran capacidad de recuperación frente a obstáculos casi
insuperables.
En el fondo de esto está la protección de Dios por su pueblo. Amán puede ser
visto como un enemigo de Dios y de su pueblo, como parte de la gran controversia.
Como tal, desempeña el papel de engañar al rey para hacerlo emitir un decreto que luego
va a utilizar para destruir a los judíos a causa de su intenso odio hacia Mardoqueo. En
esto vemos la animosidad del Diablo en contra de “la mujer y la simiente suya” como se
describe en el Apocalipsis, un ataque a los que están encargados de compartir la buena
nueva de Dios. Si bien hay aspectos de la historia que hoy podrían preocuparnos hoy,
tales como la solución de animar a los judíos para atacar a sus enemigos, todo esto debe
verse en el contexto de la época, en particular, del régimen autocrático y de leyes que no
se pueden cambiar.
Aunque en este relato no tenemos nada que se refiera a “la actividad misionera,”
podemos ver la protección de Dios que se extiende sobre su pueblo a pesar de las
circunstancias muy difíciles. Por supuesto, podría haber sido posible para los familiares
de Ester y Mardoqueo regresar, ya que Ciro había dado permiso dado anteriormente para
que los judíos regresaran a Judea. Pero al igual que muchos otros, aún estaban allí en
Babilonia, aun utilizando sus nombres “paganos” (Mardoqueo significa “seguidor del
dios Marduk”, mientras que Ester era Hadassa (hebreo para “mirto”), pero conocida por
su nombre babilónico (la diosa Istar).
¿Qué aprendemos? Que independientemente de las circunstancias podemos
defender la verdad, y que Dios nos puede poner en lugares “para un tiempo como este.”
Vamos a sacar el máximo provecho de todas las oportunidades que Dios nos da para vivir
para él y decir la verdad acerca de nuestro amoroso Señor.

Comentarios de Elena de White
En la providencia de Dios, la joven judía Ester, quien temía al Altísimo, había
sido hecha reina de los dominios medo-persas. Mardoqueo era pariente cercano de ella.
En su necesidad extrema, decidió apelar a Jerjes en favor de su pueblo. Ester iba a
presentarse a él como intercesora. Dijo Mardoqueo: “¿Y quién sabe si para esta hora te
han hecho llegar al reino?”

La crisis que arrostró Ester exigía presta y fervorosa acción; pero tanto ella como
Mardoqueo se daban cuenta de que a menos que Dios obrase poderosamente en su favor,
de nada valdrían sus propios esfuerzos. De manera que Ester tomó tiempo para comulgar
con Dios, fuente de su fuerza. Indicó a Mardoqueo: “Ve, y junta a todos los judíos que se
hallan en Susán, y ayunad por mí… yo también con mis doncellas ayunaré igualmente, y
así entraré al rey, aunque no sea conforme a la ley; y si perezco, que perezca”. —La
Historia de Profetas y Reyes, 442, 443. {CV 244.4}

A toda casa y toda escuela, a todo padre, maestro y niño sobre los cuales ha brillado la
luz del Evangelio, se hace en esta crisis la pregunta hecha a Ester en aquella crisis
decisiva de la historia de Israel: “¿Quién sabe si para esta hora te han hecho llegar al
reino?” {Conflicto y Valor, p. 244}
Hoy, como en los días de Ester y Mardoqueo, el Señor vindicará su verdad y a su
pueblo. {Profetas y Reyes, p. 444}

escuela sabatica jonathan gallagherPreparado y escrito por:  © Jonathan Gallagher 2015
Traducción: Shelly Barrios De Ávila

0 comments… add one

Leave a Comment