Jonathan Gallagher Lección 6 “Acumulen tesoros en el Cielo” 1er Trimestre del 2022

6. Acumulando tesoros en el cielo (1T 2023—Administrando para el Maestro – Hasta que Él venga)

Textos bíblicos: Génesis 6:5–14, Heb. 11:8–13, 2 Cor. 4:18, Génesis 13:10–12, Génesis 32:22– 31, Heb. 11:24–29; Marcos 8:36, 37.

Citas

  • El hombre que tiene a Dios como su tesoro tiene todas las cosas en una sola. A.W. Tozer
  • Parte del tesoro en el cielo del que habla Jesús es el sentimiento de propósito y satisfacción que tiene una persona cuando sabe que está cumpliendo la voluntad de Dios. Los que se ponen a sí mismos y al dinero en primer lugar a menudo se quejan de que la vida se siente vacía y sin sentido. A los que le sirven, Jesús les retribuye con significado y abundancia espiritual en sus vidas y corazones, y no con dinero. Tim Crawshaw
  • Cuando el fondo se cae y llegan las decepciones, aprenderás lo que crees, lo que amas y lo que atesoras. Ligon Duncan
  • Cuando Jesús nos advierte que no acumulemos tesoros en la tierra, no es sólo porque la riqueza pueda perderse; sino porque la riqueza siempre se pierde. O se nos acaba mientras vivimos, o la perdemos cuando morimos. No hay excepciones… Darse cuenta de que su valor es temporal debería afectar radicalmente a nuestra estrategia de inversión… Según Jesús, acumular tesoros terrenales no es simplemente un error. Es simplemente estúpido. Randy Alcorn
  • El que acumula tesoros en la tierra pasa su vida huyendo de sus tesoros. Para él, la muerte es una pérdida. El que acumula tesoros en el cielo mira hacia la eternidad; se mueve diariamente hacia sus tesoros. Para él, la muerte es ganancia. El que pasa su vida moviéndose hacia sus tesoros tiene razones para alegrarse. ¿Te desesperas o te alegras? Randy Alcorn
  • En este contexto (Mateo 6)… acumular tesoros se centra especialmente en el uso compasivo de los recursos materiales para satisfacer las necesidades físicas y espirituales de los demás, de acuerdo con las prioridades del reino de Dios. Craig L. Blomberg

 

Para debatir
La pregunta fundamental es “¿a qué le doy valor?”. ¿Cómo muestran nuestras acciones no sólo nuestras preferencias, sino también lo que consideramos más valioso? ¿Cómo puede el énfasis en algún “beneficio invisible” ser explotado por personas sin escrúpulos? ¿Cuáles son los beneficios tangibles de los que disfrutan los cristianos en este momento? ¿Cómo podemos evitar sentirnos abrumados por el sistema de valores de este mundo?

 

Resumen bíblico
Génesis 6:5-14 inicia el relato sobre el Diluvio. Heb. 11:8-13 detalla la fe de Abraham y Sara en Dios. Pablo dice a los corintios: “No nos preocupamos por lo que se ve, pues esperamos lo que no se ve. Lo que vemos es temporal, pero lo que no podemos ver es eterno” (2 Cor. 4:18). Génesis 13:10-12 recoge la decisión de Lot de vivir en el valle que incluía Sodoma y Gomorra. La lucha de Jacob con el Señor es el tema de Génesis 32:22-31. Heb. 11:24-29 explica cómo Moisés confió en Dios: “Eligió compartir los sufrimientos del pueblo de Dios antes que disfrutar de los placeres temporales del pecado”. Jesús pregunta: “¿De qué te sirve ganar todo en el mundo, y perder tu vida? ¿Qué darías a cambio de tu vida?”. (Marcos 8:36, 37).

 

Comentario
Toda nuestra sociedad está construida en torno a ser consumidores, y de hecho necesitamos cosas básicas para vivir. El problema radica en la forma en que pensamos en lo que queremos. Estamos condicionados a querer más de lo que necesitamos o podemos permitirnos. Se nos enseña a ser competitivos en nuestra compra, queriendo tener más o mejor que nuestros amigos y vecinos.

Jesús era muy consciente de la tentación de adquirir posesiones. Advirtió que no debemos valorar a los demás por su riqueza o por su falta de ella. También nos dijo que consideráramos cuáles son las prioridades de nuestra vida, y cómo debemos acumular un tesoro en el cielo. Nos aconseja claramente cómo vivir sin caer en el materialismo. Su historia de advertencia sobre el hombre que planeaba construir graneros más grandes termina: “Pero Dios le dijo: ‘¡Hombre necio! Esta misma noche vienen a quitarte la vida, ¿quién se quedará entonces con todo lo que has guardado?’ 21 Esto es lo que ocurre con las personas que acumulan riqueza para sí mismas, pero no son ricos para con Dios.” Lucas 12:20, 21 VBL. Esta es la conclusión de la historia de Jesús sobre el hombre que siguió construyendo graneros cada vez más grandes, y luego murió. Su punto: ¿cuál es el beneficio de tal inversión materialista? Lo amplía a sus discípulos: “Por eso les digo que no se preocupen por las cosas de la vida, por lo que van a comer, o por la ropa que deben usar. La vida es más que comida, y el cuerpo es más que vestir ropa”. Lucas 12:22-23 VBL.

¡Qué diferente es esto de la forma en que la gran mayoría vive en nuestro mundo al revés! Incluso los que no tienen buscan el progreso material de la misma manera que los que ya tienen. No se trata de la cantidad de posesiones, sino del deseo de tenerlas… Entonces, ¿dónde “guardamos el tesoro”? Si tienes dinero, ¿cómo vas a invertirlo? ¿Cómo vas a asegurarte de no perderlo? ¿Cómo evitar que te roben? ¿Dónde guardas tu tesoro? ¿En una caja bajo la cama? ¿En un banco? ¿En acciones y participaciones? ¿Qué es exactamente tu tesoro? ¿Qué es lo que realmente valoras?

Jesús tenía unas palabras para ti sobre este tema. “No guarden tesoros aquí en la tierra”, dijo. “Las polillas vienen y se comen tu ropa fina. Tus cosas preciosas -coches, barcos, aviones- se oxidan. Guarda tu tesoro en el cielo, donde no hay polillas, ni óxido, ni ladrones. Porque donde está tu tesoro, allí está también tu corazón”. ¡Es tan cierto! Piensa en todo lo que hacemos para intentar conseguir un tesoro. Trabajamos duro para conseguirlo, luchamos para conservarlo, y al final no podemos llevárnoslo. Casi todo lo que hacemos es para tratar de poseer algunas cosas, posesiones que realmente queremos conservar para nosotros. “Esto es mío”, decimos, con gran deleite. Medimos nuestro éxito por la cantidad de dinero que tenemos en el banco, o el tamaño de la casa que poseemos, o el coche que conducimos. Sin embargo, ¿qué sentido tiene? ¿De qué sirve morir con un banco lleno de dinero? Una vez que nos hayamos ido, ¿quién se queda con todas las posesiones que hemos reunido?

Como alguien dijera una vez, ¿Acaso es este un juego donde el ganador es quien más juguetes tenga al final? ¿Por qué no pensar en lo que es realmente valioso? Cuando el Maestro dijo que guardáramos un tesoro en el cielo, se refería a todo lo que tiene verdadero valor, como el amor, la misericordia, la bondad, la amistad, el perdón, cosas a las que no se les puede poner precio.

  • Pregúntate: “¿Qué es lo que valoro? ¿Y dónde lo estoy almacenando?”

 

Comentarios de Elena de White
la mayoría de los habitantes del mundo permite que las posesiones terrenas eclipsen las atracciones celestiales. Colocan sus afectos en las cosas mundanales y se alejan de Dios. Cuán lastimoso pecado es que los hombres no despiertan a la realidad y comprendan cuán necio es permitir que los afectos desordenados por las cosas terrenales expulsen el amor de Dios del corazón. Cuando el amor a Dios es expulsado, el amor al mundo surge rápidamente y llena el vacío. Solamente el Señor puede limpiar el templo del alma de la contaminación moral. {Consejos sobre Mayordomía Cristiana, p. 142}

Los hombres parecen estar movidos por un deseo insano de obtener posesiones terrenas. {Consejos sobre Mayordomía Cristiana, p. 143} Si nuestros hermanos quisieran tan sólo dedicar a la causa de Dios el dinero que les ha sido confiado, la porción que gastan en complacencias egoístas, en idolatría, depositarían un tesoro en el cielo y harían precisamente la obra que Dios les pide que hagan. Pero como el rico de la parábola, viven suntuosamente. Gastan pródigamente el dinero que Dios les prestó en custodia, a fin de que lo usasen para gloria de su nombre. No se detienen a considerar su responsabilidad ante Dios, ni recuerdan que antes de mucho llegará el día en que habrán de dar cuenta de su mayordomía. {El Hogar Cristiano, p. 332}

Radio Adventista
0 comments… add one

Leave a Comment

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.