Jonathan Gallagher Leccion 5. Exiliados como misioneros (3T 2015—Misioneros)

Leccion 5. Exiliados como misioneros (3T 2015—Misioneros)

Textos bíblicos: Daniel 1–12; Isa. 39:5–7; Dan. 2:44; Mateo 24:14, 15; Génesis 41;
Daniel 7:14.

Citas
• Si son verdaderas las profecías concernientes al crecimiento del reino de Cristo, y
si es acertado que la Comisión dada por Él a sus discípulos es obligatoria también
para nosotros, podemos inferir que todos los cristianos deben cooperar de todo
corazón con Dios en promover sus gloriosos designios, porque “el que se une al
Señor, un espíritu es con él.” William Carey
• Resolución Uno: voy a vivir para Dios. Resolución dos: Si nadie más lo hace, yo
todavía lo haré. Jonathan Edwards
• Espere grandes cosas de Dios; intente grandes cosas para Dios. William Carey
• No hay más que una cosa de verdadero valor: cultivar la verdad y la justicia, y
vivir sin ira en medio de la mentira y los hombres injustos. Marco Aurelio
• ¡Atrévete a ser un Daniel, Atrévete a estar solo! ¡Atrévete a tener un firme
propósito! Atrévete a hacer que otros lo conozcan. Philip P. Bliss

Para debatir
¿Cómo podríamos aún ser testigos de Dios después de haber sido capturados por
un pueblo pagano? ¿Qué historias del libro de Daniel revelan más claramente la
naturaleza de Dios? ¿Cómo vemos a Dios obrando en el “gran panorama” de la gran
controversia? ¿Qué podemos aprender de la historia de Daniel en cuanto a la manera en
que debemos hablar en nombre de Dios?

Resumen bíblico
Daniel 1–12 nos narra en contexto la historia de estos misioneros exiliados, y vale
la pena leerlo para ver el progreso de esta misión. Aunque los israelitas vieron la
cautividad profetizada (Isaías 39: 5-7.) como un desastre, Dios la usó para el bien a través
de fieles seguidores, como Daniel y sus amigos. Daniel señaló al tiempo en que el reino
de Dios finalmente se establecería de forma permanente (Dan 2:44; Daniel 7:14). Jesús
también se refirió a la victoria final, y hace referencia a Daniel (Mateo 24:14, 15). José
también fue capaz de influir en el faraón y enseñarle al verdadero Dios después de hacer
una interpretación de sueños para él (Génesis 41).

Comentario
¿Cuán fácil sería ser un misionero para un Dios que, a los ojos de nuestros captores,
ha permitido que seamos conquistados y llevados a la esclavitud? En esos días, la medida de
un dios era su poder y su capacidad para ayudar. ¿No habría sido difícil para los israelitas
dar testimonio a un pueblo que creyera que ellos y sus dioses eran supremos?
En el caso de Daniel y sus amigos, quienes eran representantes de un pueblo
capturado que se enfrentaba diariamente a la arrogancia de sus amos y dioses paganos,
¿cómo podrían mantener su fe en el verdadero Dios y sonar convincentes en su testimonio?
Sin embargo, a pesar de los retos, lucharon por ser fieles a sus creencias, incluso estando en
pie ante el rey que tenía poder absoluto sobre ellos. Su decisión de rechazar la comida del
rey podría haberlos llevado a la muerte inmediatamente. Notemos las amenazas hechas por
el rey sobre el culto a su imagen. El hecho de que Daniel fuera capaz de sobrevivir y
también ser un importante asesor de Nabucodonosor y Belsasar de Babilonia, de Darío de
Media, y de Ciro, el rey de Persia, muestra el alcance de sus habilidades dadas por Dios.
Normalmente los asesores de un rey conquistado eran ejecutados, porque después de todo
no habían ayudado a ganar. Pero Daniel sobrevivió a tres conquistas y continuó siendo un
testigo de Dios durante todo el tiempo que vivió.

De hecho, los ataques hechos contra Daniel por sus enemigos se dirigían a sus
creencias religiosas, ya que esa era el único “punto débil” aparente. El decreto de adorar
solamente al rey durante un mes fue un intento deliberado por atrapar a Daniel, quien
visiblemente oraba a Dios tres veces al día en su ventana. A pesar del decreto que traería
como resultado su muerte, Daniel continuó orando públicamente, siendo otro testigo fiel
para todos aquellos en Babilonia. Es interesante que incluso el rey que firmó el decreto entró
a la mañana siguiente para ver si “tu Dios” había sido capaz de protegerlo de los leones. El
resultado es la muerte de los enemigos de Daniel, y un decreto de Darío de proclamar al
Dios de Daniel como “el Dios viviente.”

Pero tal vez el mejor ejemplo de estos “exiliados misioneros” se evidencia en la
relación de Daniel con Nabucodonosor, el hombre más poderoso del planeta en ese
momento. La interpretación que hizo Daniel de sus sueños, y sus sabios consejos, muestra lo
que puede lograr incluso un cautivo en una tierra extranjera. Al señalarle siempre al rey
quién era el verdadero Dios, sin tomar el crédito para sí mismo, Daniel es un misionero más
eficaz, revelándole a este gobernante supremo la verdad de Dios y mostrándole a
Nabucodonosor que Dios se preocupaba por él y quería que él fuera salvo también.
Comentarios de Elena de White

Dios puso a Daniel y a sus compañeros en relación con los grandes hombres de
Babilonia, a fin de que estos paganos pudieran llegar a familiarizarse con los principios
de la verdadera religión. En medio de una nación de idólatras, Daniel había de representar
el carácter de Dios. ¿Cómo llegó él a estar preparado para un puesto de tanta confianza y
honor? Fue su fidelidad en las cosas pequeñas lo que le dio carácter a su vida entera. El
honraba a Dios en los deberes más pequeños, y el Señor cooperaba con él. Dios dio a
Daniel y a sus compañeros “conocimiento e inteligencia en todas letras y ciencia: mas
Daniel tuvo entendimiento en toda visión y sueños”.
Así como Dios llamó a Daniel para que le fuera testigo en Babilonia, él nos llama
a nosotros para que le seamos testigos en el mundo hoy día. Tanto en los pequeños como
en los más grandes asuntos de la vida él desea revelar a los hombres los principios de su
reino. {Palabras de Vida del Gran Maestro, p. 291}
Pero si usted es firme al principio, encontrará, como Daniel, un Ayudador y
Libertador presente en el Dios a quien sirve. Este es el tiempo para cultivar la integridad
de carácter. A todos los que se dedican a la obra misionera yo les diría: escóndanse en
Jesús. No dejen que sea el yo, sino Cristo quien aparezca en todas sus labores. Cuando el
trabajo sea más duro, y se desanimen y se sientan tentados a abandonarlo, arrodíllense
ante Dios, y digan: Aquí, Señor, está la promesa de tu palabra. Lanza tu peso sobre sus
promesas, y cada una de ellas se cumplirá. {Review and Herald, 30 de mayo, 1912}
Daniel ocupó una posición de mucha responsabilidad en Babilonia. Siempre
existirán los que ocupan puestos de menor responsabilidad; pero cualquiera sea la tarea,
nuestro ejemplo debe ser tal que conduzca a otros por la senda correcta. Debemos
humillamos delante de Dios, orar y confiar en Él. No oramos ni la mitad de lo que
deberíamos orar con nuestras familias y a solas con el Señor. Hay un mundo que salvar, y
cada talento debería ser empleado en su servicio. Puede ser que no estén en condiciones
de alejarse de sus familias, pero aun así pueden hacer una obra para Dios, y por su
personal manera de obrar pueden alentar a los que tienen que realizar obra misionera.
{Alza Tus Ojos, p. 251}

Preparado y escrito por:  © Jonathan Gallagher 2015
Traducción: Shelly Barrios De Ávila

0 comments… add one

Leave a Comment