Jonathan Gallagher Lección 11 “Anhelo de más” 3cer Trimestre del 2021

11. Anhelando más(3T 2021—Descanso en Cristo)

Textos bíblicos: 1 Corintios 10:1–11; Levítico 4:32–35; John 1:29; Hebreos 4:1–11; Salmos 95:8–11.

Citas
• ¿Sólo un símbolo? La gente muere por los símbolos. La gente tiene esperanza por los símbolos. No son sólo líneas. Son historias, culturas, tradiciones, a las que se da forma. RoshaniChokshi
• Una religión es un sistema de símbolos que actúa para establecer estados de ánimo poderosos, omnipresentes y duraderos en los hombres, formulando concepciones de un orden general de existencia y revistiendo esas concepciones con un aura de facticidad tal que los estados de ánimo y las motivaciones parecen singularmente realistas. Clifford Geertz
• Mucho más poderosos que la religión, mucho más poderosos que el dinero, o incluso la tierra o la violencia, son los símbolos. Los símbolos son historias. Los símbolos son imágenes, objetos o ideas que representan algo más. Los seres humanos conceden tal significado e importancia a los símbolos que pueden inspirar esperanza, sustituir a los dioses o convencer a alguien de que se está muriendo. Estossímbolosestán por todaspartes. Lia Habel
• Cuando el lenguaje no era lo suficientemente trascendente para completar el significado de una revelación, se recurría a los símbolos para la enseñanza celestial, y se hacían imágenes familiares, elegidas entre lo conocido, para reflejar la verdad espiritual desconocida. William H. Hunt
• Por muy expresivos que sean, los símbolos nunca pueden ser las cosas que representan. Aldous Huxley

 

Para debatir
¿A qué se refiere ese “más”que aparece en el título de la lección? ¿Cuál es el peligro de centrarse demasiado en los símbolos? ¿Cómo podemos hablar de conceptos divinos cuando ni siquiera tenemos el vocabulario para hacerlo? ¿Cuál es el valor de estudiar la ley ceremonial que es tan prominente en el Antiguo Testamento? ¿Cómo nos lleva Hebreos más allá de los requisitos del sábado para entrar en el descanso de Dios?

 

Resumen bíblico
En 1 Corintios 10:1-11 Pablo utiliza la experiencia de Israel en el desierto como advertencia para no hacer el mal. En Levítico 4:32-35 se exponen los requisitos para la ofrenda por el pecado. En Juan 1:29 Juan el Bautista identifica a Jesús como el Cordero de Dios que quita los pecados del mundo. Hebreos 4:1-11 describe el descanso sabático que queda. Salmos 95:8-11 nos dice que no endurezcamos nuestros corazones, de lo contrario no podremos entrar en el descanso de Dios.

 

Comentario
Toda esta lección trata de “modelos,”“símbolos” o “ejemplos”. El “anhelo de más” es ir más allá de estas representaciones para tratar de ver la realidad que realmente existe. Ciertamente queremos pensar en Dios más allá de los aspectos literales de los requisitos ceremoniales. Una preocupación incluso por el santuario terrenal puede llevarnos hacia atrás, y no hacia delante. Sin embargo, es interesante que Dios tenga que usar símbolos, hacer promesas y acuerdos. ¿Por qué? Porque se teme a Dios, y los seres humanos necesitan seguridad. De hecho, a lo largo de la Biblia Dios tiene que decirles a las personas que no tienen que temerle, y hace promesas para convencerlas. Primero con Adán y Eva. Luego con Noé y sus descendientes. (¿Recuerdas que Dios puso un arco iris en el cielo como símbolo para asegurarles que no enviaría otro diluvio universal?) Luego con Abraham y los demás patriarcas. A través de los profetas, Dios sigue tratando de convencer a su pueblo de que no hay nada que temer. Sin embargo, a pesar de todas sus promesas, su pueblo rechaza persistentemente a Dios y se aleja hacia sus propios deseos. No entienden la base de los acuerdos, desprecian sus promesas, rechazan sus símbolos de salvación. El libro de Isaías trata de un Dios que ha sido rechazado por su pueblo, un Ser que se ve como “pagado” por sacrificios y ofrendas, una deidad ritualista que necesita ser aplacada, un Dios que requiere sistemas simbólicos. Pero Dios rechaza todo eso. “De qué me sirven sus muchos sacrificios? —dice el Señor—. Harto estoy de holocaustos de carneros y de la grasa de animales engordados; la sangre de toros, corderos y cabras no me complace”. Isaías 1:11 NVI. ¡Dios no quiere los símbolos! ¿Podría considerarse así también el sacrificio de Cristo? ¿No se ha hecho de la cruz un “sacrificio sin sentido” (véase Isaías 1:13) que se ha convertido en un símbolo que ponemos en las iglesias?
Los rituales y los símbolos no pueden salvar. Dios no es una especie de máquina que hay que arreglar o utilizar. La razón por la que instituyó todo el sistema de sacrificios no fue para su beneficio, sino para el nuestro. La cruz es lo mismo. No es un mecanismo por el cual Dios puede arreglar las cosas él mismo para salvarnos. Está diseñada para nuestro beneficio y apreciación. El problema de ver la religión como reglas y símbolos es que no se entra en la relación que Dios más desea: una en la que hay comprensión mutua, amor y aceptación de la verdad y la justicia. Se nos invita a entrar en el descanso de Dios (Hebreos 4) y el símbolo es el séptimo día de reposo, como se aclara en Hebreos 4:4. Pero esto no es lo mismo que entrar en el descanso de Dios, como deja claro todo el capítulo. De hecho, Dios no permitió que muchos de los que guardaban el sábado entraran en su descanso debido a su incredulidad. Observaban el sábado, pero no al Señor del sábado. En cuanto a los estudios de este trimestre, este capítulo es uno de los más significativos en cuanto al descanso en Cristo. No se trata de los símbolos, sino de lo que nsignifican, y de entrar en relación con aquel que quiere que encontremos su gracioso don del descanso, descansando en él.

 

Comentarios de Elena de White

Todo el sistema de los tipos y símbolos era una profecía compacta del Evangelio, una presentación en la cual estaban resumidas las promesas de la redención. {Los Hechos de los Apóstoles, p. 12}. Jesús miró las inocentes víctimas de los sacrificios, y vio cómo los judíos habían convertido estas grandes convocaciones en escenas de derramamiento de sangre y crueldad. En lugar de sentir humilde arrepentimiento del pecado, habían multiplicado los sacrificios de animales, como si Dios pudiera ser honrado por un servicio que no nacía del corazón. Los sacerdotes y gobernantes habían endurecido sus corazones con el egoísmo y la avaricia. Habían convertido en medios de ganancia los mismos símbolos que señalaban al Cordero de Dios. Así se había destruido en gran medida a los ojos del pueblo la santidad del ritual de los sacrificios. {DA 590.1}
Cuanto mayor era su distorsión de las figuras y los símbolos, más confusa se volvía su mente, de tal modo que no podían ver el cumplimiento perfecto del sistema judío, instituido y establecido por Cristo, y que lo señalaba a Él como la sustancia. Las carnes y las bebidas y las diversas ordenanzas se multiplicaron hasta que la religión ceremonial se constituyó como su único culto. {Fundamentos de la Educación Cristiana, p. 397} Que el Señor no permita que la historia de los hijos de Israel al apartarse de Dios, al negarse a caminar en la luz, al negarse a confesar sus pecados de incredulidad y al rechazar sus mensajes, sea la misma experiencia del pueblo que pretende creer en la verdad para este tiempo. Porque si hacen lo mismo que hicieron los hijos de Israel frente a las advertencias y amonestaciones, en estos últimos días se producirá el mismo resultado que les sobrevino a los hijos de Israel. [Hebreos 4:3 citado.]

Radio Adventista
0 comments… add one

Leave a Comment

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.