Jonathan Gallagher Lección 10 “La devolución” 1er Trimestre del 2022

10. Devolver(1T 2023—Administrando para el Maestro – Hasta que Él venga)

Textos bíblicos: Lucas 12:16–21, Eclesiastés 2:18–22, Prov. 27:23–27, 2 Cor. 4:18, Eccles. 5:10, Col. 1:15–17; Apoc. 13:13.

Citas

  • Una vida vivida para los demás es la única que vale la pena vivir. Albert Einstein
  • He aprendido que no se debe ir por la vida con un guante de béisbol en ambas manos. Tienes que ser capaz de devolver algo. Maya Angelou
  • Cuando aprendas, enseña. Cuando recibas, da. Maya Angelou
  • A veces no puedes pagar, así que tienes que pagarlo devolviendo algo. Randy Pausch
  • Cuando te equivoques, corrígelo; cuando falles, cae y aprende; cuando sufras una pérdida, recupérate, y siempre devuelve. Val Uchendu
  • Devolver implica un cierto grado de renuncia. Colin Powell

 

Para debatir
¿Por qué es importante pensar en devolver? ¿Cómo podemos evitar pensar que ganamos crédito con el hecho de dar? ¿Cuál es la mejor motivación para devolver? ¿Cómo podemos “devolver”desde una perspectiva cristiana? ¿Se basa el dar cristiano en cómo nos sentimos, o es una cuestión de principios? ¿Cómo podemos mostrar gratitud por todos los dones que Dios nos ha dado?

 

Resumen bíblico
Lucas 12:16-21 es la historia de Jesús sobre el hombre que planeaba construir graneros más grandes, pero que murió esa noche. En Ecl. 2:18-22 Salomón describe su frustración por la naturaleza temporal de este mundo. Prov. 27:23-27 nos aconseja que cuidemos lo que tenemos, pues la riqueza no dura para siempre. Esperamos lo que no se puede ver (2 Cor. 4:18). “La gente que ama el dinero nunca tiene suficiente dinero; los que aman la riqueza nunca tienen suficientes ingresos. Esto también es muy temporal y tiene poco sentido”. Ecl. 5:10. Jesús es la imagen del Dios invisible (Col. 1:15-17). Apoc. 13:13 describe el poder milagroso de la bestia.

 

Comentario
La tragedia de poner la confianza en la riqueza y las posesiones es que no pueden salvarnos. Al final, uno descubre que todas las cosas materiales que valoramos no tienen ningún valor. Esa es la razón del llanto y los gemidos que describe Santiago. En lugar de amasar riquezas, debemos utilizar nuestros medios mientras podamos. El único valor real del dinero es aportar beneficios, especialmente a los demás. No se puede comer dinero, ni vestirse con él, ni vivir en él. En última instancia, el dinero no tiene ningún valor si no se utiliza. No sirve para nada si está en un banco. Sólo tiene valor cuando se intercambia por cosas útiles. Sí, puedes pensar que te da seguridad para el futuro. Pero nada es duradero, y menos tu vida. Y al igual que el avaro Scrooge, ¿qué beneficio real había en estar ahí sentado contando su dinero? Sólo cuando lo usaba para el bien, Scrooge obtenía un verdadero beneficio.

Esto nos muestra mucho acerca de Dios y de lo que tiene valor real en su universo. No está en el oro ni en la plata, sino en la moneda del cielo: el amor, la compasión, la bondad, la misericordia, la generosidad, la hospitalidad, todo lo cual tiene que ver con la apreciación del otro en lugar de la propia. Aunque ciertamente necesitamos poder vivir, nuestra bendición hacia los demás está en dar y compartir. No consiste en guardar nuestros medios para nosotros mismos. ¿Por qué ama Dios al dador alegre? Porque esto habla del dador: que la persona no está centrada en sí misma, no está preocupada principalmente por sí misma, sino que quiere compartir a través del dar para que otros puedan beneficiarse. De la misma manera que Dios da más allá de lo que podemos imaginar, nosotros compartimos dando, no sólo a las causas de la organización, sino a los que conozcamos y necesiten nuestra ayuda.

A menudo, podemos juzgar nuestro modo de dar. No se trata sólo de tener mucho dinero, sino de la forma en que se piensa en ello. En demasiadas ocasiones, los que no tienen dinero están tan centrados en el dinero como los ricos. No: la clave es reconocer que debemos preocuparnos por las cosas de verdadero valor, por enriquecernos para con Dios. Jesús es mucho más que un simple ejemplo de cómo vivir nuestras vidas, aunque hay mucho que podemos aprender observando lo que él dice y hace. Lo más importante es que él es nuestro Salvador, y no nos da la “receta de la salvación”: él es nuestra salvación. Él es Dios revelando quién es y cómo actúa, no sólo a nosotros, sino a todo el universo que mira. Su venida fue para demostrar a Dios viviendo aquí en toda nuestra miseria y muriendo para salvarnos. Jesús revela a un Dios que es increíblemente generoso, que quiere darnos todos los buenos regalos, sobre todo a través de la presencia del Espíritu Santo.

Una de mis expresiones-demostraciones favoritas de todos los tiempos es la historia que normalmente llamamos el Hijo Pródigo, pero que en realidad debería llamarse el Padre Siempre Amoroso, o incluso el Padre Pródigo, ya que es totalmente generoso. La imagen que Jesús ofrece del Padre es impresionante. Una en la que Dios da y da, y viene corriendo cuando empezamos a hacer nuestro camino hacia él.

Sin condenas. Aceptación sencilla y sincera del Padre del amor que nos quiere en casa con él. Ninguna condena, como la actitud de Jesús ante la mujer sorprendida en el adulterio. Ninguna condenación para los que están en Cristo Jesús Romanos 8:1. 1 Juan describe al Dios que nos ama incluso cuando nuestros propios corazones nos condenan. Dios es tan increíblemente generoso Así que, ¿por qué no deberíamos ser nosotros lo mismo? Me han dicho que la historia del Pródigo no representa la verdad de la Expiación, ¡incluso que Jesús no era un teólogo! Pero no, ésta es la verdad: que el que eligió estar separado vuelve a casa, y que son uno. Es el hermano mayor legal y forense el que se queja, el que no valora a los demás ni la relación restaurada, el que quiere ser recompensado. ¡El hermano mayor somos nosotros! No hablemos del hermano mayor, la actitud que no habla bien de Dios en absoluto.

Sobre todo no tiene una mentalidad generosa, en particular con su hermano mayor. He aquí una pregunta para todos nosotros: ¿cómo queremos ser recordados? ¿Qué tipo de persona? ¿Y hasta qué punto queremos ayudar a hablar bien de Dios? Preguntas para todos nosotros, pues el verdadero compromiso consiste en vivir nuestra vida ahora y siempre con Dios, y para Dios. En palabras del poeta escocés Robert Burns, “El corazón que es generoso y amable es el que más se parece a Dios”.

 

Comentarios de Elena de White
Un raudal de luz resplandece de la Palabra de Dios y debemos despertarnos para reconocer las oportunidades descuidadas. Cuando todos sean fieles en lo que respecta a devolver a Dios lo suyo en diezmos y ofrendas, se abrirá el camino para que el mundo oiga el mensaje para este tiempo. Si el corazón de los hijos de Dios estuviese lleno de amor por Cristo; si cada miembro de la iglesia estuviese cabalmente dominado por un espíritu de abnegación; si todos manifestasen profundo fervor, no faltarían fondos para las misiones. Nuestros recursos se multiplicarían, y se nos ofrecerían mil oportunidades de ser útiles. Si el propósito de Dios de dar al mundo el mensaje de misericordia hubiese sido llevado a cabo por su pueblo, Cristo habría venido ya a la tierra, y los santos habrían recibido su bienvenida en la ciudad de Dios. {Consejos para la Iglesia, p. 499}

“Más bienaventurado es dar que recibir” (hechos 20:35)…. La abnegación traerá a la tesorería de Dios los medios necesarios para el adelanto de su obra. De ese modo podemos actuar en sociedad con Cristo. Los seguidores de Cristo consideran que al devolver a los suyos al Señor están recibiendo una bendición; porque están acumulando un tesoro celestial, que les será entregado cuando oigan el “Bien hecho, buen servidor y fiel; … entra en el gozo de tu Señor.”{En los Lugares Celestiales, p. 301}

La adversidad, el accidente o la intriga pueden cortar para siempre los actos de benevolencia previstos, cuando el que ha acumulado una fortuna ya no está para guardarla. Es triste que tantos descuiden la oportunidad de oro de hacer el bien en el presente, y esperen a ser expulsados de su mayordomía antes de devolver al Señor los medios que les ha prestado para que los usen para su gloria. {RY 95.1}

Radio Adventista
0 comments… add one

Leave a Comment

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.