Escuela Sabática VIVA. Leccion 8 – Consolaos, pueblo mío – Sábado 20 de Febrero 2021

Texto de memoria: “Sube al monte alto; oh Jerusalén, tú que traes buenas noticias, levanta tu voz con fuerza, levántala, no temas; di a las ciudades de Judá: “¡He aquí tu Dios! ” (Isaías 40:9, RVR).

La Segunda Guerra Mundial terminó en 1945 mientras un soldado japonés llamado Shoichi Yokoi se escondía en la selva de la isla de Guam. Las octavillas lanzadas desde los aviones estadounidenses proclamaban la paz, pero Yokoi pensó que era un truco. Un leal y patriótico soldado del emperador, había jurado no rendirse nunca. Como no tenía contacto con la civilización, vivía de lo que podía encontrar en la selva, una existencia escasa y dura.

En 1972, 27 años después del final de la Segunda Guerra Mundial, unos cazadores se encontraron con Yokoi mientras pescaba, y sólo entonces supo que el mensaje de paz había sido cierto. Mientras que el resto de su pueblo había disfrutado de la paz durante décadas, Yokoi había estado soportando décadas de privaciones y estrés.-Roy Gane, Altar Call (Berrien Springs, Mich.: Diadem, 1999), p. 304, adaptado.

Muchos siglos antes, a través del profeta Isaías, Dios anunció que el tiempo de la tensión y el sufrimiento de su pueblo había terminado realmente: “Consuela, consuela a mi pueblo, dice tu Dios. Habla con ternura a Jerusalén y clama que ha cumplido su condena, que su pena está pagada, que ha recibido de la mano de Yahveh el doble de todos sus pecados” (Isa. 40: 1, 2).

Radio Adventista
0 comments… add one

Leave a Comment

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.