Escuela Sabatica 3er Trimestre 2014 “Las enseñanzas de Jesus” Introduccion – El Maestro Divino

escuela sabatica 3er trimestre 2014

Guía de Estudio de la Biblia
(Lecciones de la Escuela Sabática)
Edición para Adultos – Julio – Septiembre de 2014

LAS ENSEÑANZAS DE JESÚS

Autor: Carlos A. Steger
Director general: Clifford R. Goldstein
Dirección: Marcos G. Blanco
Diseño: Andrea Olmedo Nissen
Ilustración: Lars Justinen

Contenido
Introducción
1.-  Nuestro amante Padre celestial
2.-  El Hijo
3.-  El Espíritu Santo
4.-  La salvación
5.-  Cómo ser salvo
6.-  Crecer en Cristo
7.-  Vivir como Cristo
8.-  La iglesia
9.-  Nuestra misión
10.- La Ley de Dios
11.- El sábado
12.- Muerte y resurrección
13.- La segunda venida de Cristo

INTRODUCCIÓN

EL MAESTRO DIVINO

Probablemente la mayoría de nosotros recuerde a un gran maestro que tuvo
un impacto indeleble en su vida, a quien admiramos y apreciamos. Algunos
trascienden su época y continúan influyendo en las siguientes generaciones.
Los maestros más destacados han influido decisivamente en la vida y el pensamiento
de la humanidad, y son reconocidos universalmente. Jesús, por supuesto,
fue el mayor de todos ellos.
Sus contemporáneos lo reconocieron como maestro porque exhibió las
características generales de un rabino del siglo I d.C. Como era la práctica, él
acostumbraba sentarse para enseñar. A menudo citaba las Escrituras y luego
las comentaba. Además, Jesús tenía un grupo de discípulos que escuchaban
atentamente sus palabras, lo seguían y lo servían. Estos eran los atributos básicos
de los maestros en aquella época y aquel lugar.
Sin embargo, hubo diferencias fundamentales entre Jesús y los maestros judíos.
Mientras que estos se ocupaban mayormente de los aspectos intelectuales
de un tema, Jesús se dirigía al ser entero de su audiencia y la invitaba a tomar
una decisión en favor de Dios. Además, aquellos que escuchaban a Jesús “se admiraban
de su doctrina; porque les enseñaba como quien tiene autoridad, y no
como los escribas” (Mar. 1:22). La autoridad de Cristo estaba basada en el hecho
de que él practicaba lo que enseñaba. Pero, sobre todo, la fuente de su autoridad
era su propia persona. Él enseñó la verdad porque él era “la Verdad”. Como Dios
encarnado, él dijo “así dice el Señor” y, sin embargo, agregó “pero yo les digo”.
Este trimestre estudiaremos algunas de las principales enseñanzas de
Jesús, tal como fueron registradas en los evangelios. Nuestro Salvador enseñó
muchas cosas relacionadas con nuestra vida espiritual y práctica. Presentó sus
enseñanzas a diferentes audiencias y se esforzó por adaptar su método a cada
persona. A veces, él predicó un sermón; otras veces, dialogó con individuos o
con grupos de personas. En otras ocasiones, habló abiertamente; otras veces,
tuvo que ocultar el significado de sus palabras. No obstante, en todos los casos
enseñó la verdad acerca de Dios y la salvación.

Hay muchas maneras de organizar y exponer las enseñanzas de Jesús. Por ejemplo, se podrían estudiar sus parábolas o analizar sus sermones. Otro enfoque posible sería considerar sus diálogos con individuos o grupos, y sus discusiones con sus oponentes. También podría ser interesante enfocarse en sus acciones, sus actitudes y sus milagros, que fueron medios que utilizó para enseñar importantes lecciones. Cada uno de estos enfoques sería fructífero; pero, a fin de obtener un cuadro más completo de las enseñanzas de Jesús, el estudio de este trimestre combinará varios de ellos. Considerará sus enseñanzas en forma más sistemática, reuniendo lo que él enseñó en diferentes ocasiones y de distintas maneras acerca de cada tema. Esto nos permitirá conocer y entender lo máximo posible de sus enseñanzas, independientemente del método que usó para impartirlas.
Mientras abrimos las Escrituras este trimestre y leemos las palabras de Jesús, imaginemos que estamos entre sus atentos oyentes en la ladera de la montaña, junto al mar o en la sinagoga. Oremos pidiendo discernimiento espiritual para entender su mensaje y captar su insondable amor, manifestado en la cruz. Y, mientras escuchamos su tierna voz llamándonos a seguirlo, renovemos nuestra resolución de caminar con él diariamente, por fe y en obediencia. Cuanto más tiempo pasemos a sus pies, más diremos, como los dos discípulos de Emaús: “¿No ardía nuestro corazón en nosotros, mientras nos hablaba en el camino, y cuando nos abría las Escrituras?” (Luc. 24:32).
Carlos A. Steger, Doctor en Teología por la Universidad Andrews, ha trabajado como pastor, profesor, administrador y editor. Actualmente es el decano de la Facultad de Teología de la Universidad Adventista del Plata, Rep. Argentina. Él y su esposa, Ethel, tienen tres hijos adultos y tres nietos.

CLAVE DE ABREVIATURAS
ATO Alza tus ojos
CC El camino a Cristo
CS El conflicto de los siglos
DTG El Deseado de todas las gentes
DMJ El discurso maestro de Jesucristo
DNC Dios nos cuida
ELC En lugares celestiales
Ev El evangelismo
HAp Los hechos de los apóstoles
MS Mensajes selectos, 3 tomos
PP Patriarcas y profetas
PVGM Palabras de vida del gran Maestro
ST Signs of the Times
TI Testimonios para la iglesia, 9 tomos

8 comments… add one
  • Muy importante el estudio de la Lección de Escuela sabatica, deberia ejemplificar o tambien utilizar con los libros de Espiritu de Profecia de Elena G. de White como complemento del estudio de la lección. Que Dios bendiga grandemente a los autores y los que participan en esta web.

    Reply
  • Muchas bendiciones.
    Gracias por ayudarnos a entender cada dia de la palabra de Dios

    Reply
  • ha estudiar se ha dicho

    Reply
  • Es muy util este medio para poder uno estudiar las enseñsnzas de la leccion de la ESCUELA SABATICA.

    El hermano que no estudie la leccion, es porque no desea.

    Dios bendiga este minesterio.

    Saravena – Arauca. Colombia

    Reply
  • Muchas gracias por compartir con nosotros este interesante material! Dios les continue bendiciendo rica y poderosamente es mi oracion a nuestro Padre Celestial!

    Reply
  • Excelente , muchas gracias por este material, Dios los bendiga.

    Reply
  • Hermosa lección, gracias por compartirla!!!

    Reply
  • Que gran bendición! Dios nos llene de su sabiduría divina siempre!

    Reply

Leave a Comment