Bosquejo de la leccion 4 “El poder de la oración: Interceder por otros” Sabado 25 de Julio de 2020

Bosquejo de la Leccion 4

La oración intercesora es el acto de orar en favor de otros. Interceder es tomar el lugar del otro; es ponerse en su lugar para suplicar o defender su caso y solamente motivado por el amor. Una persona que intercede es aquella persona que siente el peso de una carga ajena en su corazón. Es alguien que lleva una vida de profunda comunión con Dios y que esta dispuesto a sentir el sufrimiento de aquel por quien intercede. Hablaremos en la lección de esta semana, sobre el poder de la oración intercesora. Sean todos bienvenidos al bosquejo de la lección de la Escuela Sabática.

Estamos en la lección numero 4, que tiene como titulo: “El poder de la oración: Interceder por otros”
Abordaremos dos asuntos:
1. El poder de la oración intercesora

2. Jesus, los profetas y los apostoles experimentaron oración intercesora

I. El poder de la oración intercesora.

Tres asuntos a destacar:
1. Dios escucha las oraciones.
Uno de los pasajes bíblicos más poderosos sobre la oración intercesora se encuentra en 1 Juan 5:14 al 16. “Y esta es la confianza que tenemos en él, que si pedimos alguna cosa conforme a su voluntad, él nos oye”
El pasaje comienza con la seguridad de que Dios escucha nuestras oraciones.
Nuestra confianza no está en nuestras oraciones; está en Dios, quien responde a nuestras oraciones. Cuando nuestra voluntad está modelada por la voluntad de Dios, podemos tener la seguridad absoluta de que él nos oye.

2. Al interceder por otros Dios nos da vida
1 Juan 5:16 describe lo que sucede cuando oramos. Descorre la cortina y nos da una vislumbre de la actividad divina de Dios por medio de nuestras oraciones: “Si alguno viere a su hermano cometer pecado que no sea de muerte, pedirá, y Dios le dará vida; esto es para los que cometen pecado que no sea de muerte”.
Al pedir nosotros que Dios los salve, él nos da “vida […] El texto esta hablando para los que cometen pecado que no sea de muerte” o sea que no sea contra el Espíritu Santo. Entonces Cristo dará vida al cristiano que ora para que la transmita a esos pecadores que no han endurecido definitivamente su corazón. El río del agua de vida fluye a través de nuestras oraciones para tocar las vidas de otros.

3. Cuando oramos juntos por otros hay un poder mayor.
Cuando oramos solos, Dios responde a nuestras oraciones, pero cuando oramos juntos por otros, hay un “poder mayor”. La iglesia primitiva experimentó este poder cuando oraron juntos en el aposento alto (Hech. 1:13, 14).

Radio Adventista
0 comments… add one

Leave a Comment

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.