Lección 9: Maestros – “El Juicio Previo al Advenimiento” – Para el 30 de noviembre

Edición para maestros. Cuarto trimestre (octubre-diciembre) de 2013

 “El juicio previo al advenimiento”

Lección 9: Para el 30 de noviembre de 2013

 

escuela sabaticaEl sábado enseñaré…

Texto Clave: Daniel 7:27.

 

 

Enseña a tu clase a:

Saber comprender las buenas nuevas del Juicio previo al advenimiento, que le da al creyente la seguridad de la salvación debido a que Jesucristo afirma que le pertenecemos a él ante toda la corte celestial.

Sentir y fomentar un sentimiento de amor a Dios, quien pronuncia juicios a favor de los santos, les da valor para vivir, y condena al cuerno pequeño con sus seguidores.

Hacer: Someterse al plan de Dios y ser parte de su solución para la humanidad.

 

 Bosquejo de la Lección

  1. Saber: Jesucristo, nuestro Juez
    1. ¿Cómo puedes saber que Jesús está a favor de ti, y no en contra de ti?
    2. ¿Por qué la verdad es tan valiosa?
    3. ¿Por qué es importante desenmascarar las actividades del anticristo?
  2. Sentir: Jesucristo asegura tu lugar celestial
    1. ¿Cómo te sientes al saber que Cristo no es solo tu Juez sino también tu Abogado?
    2. ¿Cuándo y cómo pronunciará Jesús el Juicio a favor de sus hijos?
    3. ¿Qué hay tan destructivo, repulsivo y malo en las actividades del cuerno pequeño?
  3. Hacer: Regocijarse en Dios, tu Juez
    1. ¿Cómo puede asegurar Dios su victoria por toda la eternidad sobre Satanás y el mal?
    2. ¿Puede Jesús ser “sobornado” por nuestra conducta moral ejemplar, buenas obras, o servicio excelente? ¿Por qué sí, o por qué no? ¿Por qué estas diferentes actividades éticas no hacen que Dios sea más misericordioso hacia nosotros?

 Resumen

Cuando Dios juzgue a su pueblo, él justifica, libera, y vindica; pero también, él condena, castiga y destruye el mal.

 

 CICLO DE APRENDIZAJE

Pasaje destacado: Daniel 7:9, 10, 13, 14, 22-27.

Concepto clave para el crecimiento espiritual: El Juicio previo al advenimiento da más certeza de la salvación que si no sucediera. Dios toma los casos de sus seguidores fieles y los presenta en el tribunal celestial. El propósito es afirmar nuestra decisión por él frente a los representantes de todo el universo, y asegurar nuestro lugar en el cielo por toda la eternidad. Este juicio condena al cuerno pequeño y a sus seguidores, confirmando que el mal dejará de existir.

 

PASO 1: ¡Motiva!

Solo para los maestros: Esta lección proporciona vislumbres para la comprensión del Juicio previo al advenimiento. Se da la explicación desde la perspectiva de un creyente en Jesucristo y es muy positiva, porque Dios está por nosotros y nunca contra nosotros. El Juicio es una parte integral del evangelio, que necesita ser presentada de una manera correcta a fin de no asustar a la gente, sino darles esperanza.

Diálogo inicial: ¿Cuál es la primera reacción y sentimiento de los miembros de la clase cuando oyen que Dios los juzgará? Esta pregunta ha sido hecha a personas de diversos lugares y trasfondos, y la respuesta siempre fue “temor”. ¿Por qué tememos el Juicio de Dios? Una razón es que tenemos una comprensión muy estrecha de la naturaleza del Juicio. ¿Qué es, realmente, el Juicio de Dios, y cómo debe ser definido bíblicamente?

 

PASO 2: ¡Explora!

Solo para los maestros: Daniel 7 tiene una hermosa estructura literaria que le ayuda a uno a captar los puntos principales del capítulo. Después de una introducción (vers. 1), sigue una visión (vers. 2-14), luego su interpretación (vers. 15-27), y finalmente el epílogo (vers. 28). La visión se divide en diferentes partes, que se expresan en un quiasmo:

A. Preparación del trasfondo – vers. 2, 3
B. Descripción de las tres bestias – vers. 4-6
C. La aterradora cuarta bestia – vers. 7
D. Actividad del cuerno pequeño – vers. 8
E. Juicio celestial – vers. 9, 10
D’. El cuerno pequeño – vers. 11a
C’. Destino de la cuarta bestia – vers. 11b
B’. Destino de las tres primeras bestias – vers. 12
E’. Glorioso triunfo en el Juicio – vers. 13, 14

De este modo, el Juicio celestial previo al advenimiento está en el centro de la visión y es su culminación. En el Capítulo 7, hay tres pasajes claves escritos en forma de poesía: las dos escenas celestiales (vers. 9, 10 y 13, 14) y la interpretación de la visión (vers. 23-27).

Comentario de la Biblia

El Juicio de Dios en general se percibe como condenación, castigo o destrucción. Este significado negativo del Juicio también está presente en la Biblia, pero esta actividad divina es muy positiva: porque, para Dios, juzgar significa justificar, salvar, y vindicar, a su pueblo. Es solo cuando el significado primario positivo no se puede aplicar por causa del contexto inmediato, aparece el juicio negativo.

I. El Juicio divino como evangelio: Una sonrisa de Dios a su pueblo

(Repasa, con tu clase, Dan. 7:22.)

Daniel explica lo que sucederá en el Juicio previo al advenimiento en el capítulo 7, y señala dos clases de juicio:

  1. Juicio de condenación en conexión con el cuerno pequeño (Dan. 7:26).
  2. El juicio de salvación. Antes que Daniel subraye el juicio de destrucción, él interpreta lo que sucederá a los creyentes. El Juicio será proclamado para su beneficio, “en favor de” ellos: “Entonces vino el Anciano y emitió juicio en favor de los santos del Altísimo. En ese momento los santos recibieron el reino” (Dan. 7:22, NVI). ¡Gloria y aleluya a Dios!

Actividad: Compara diferentes traducciones de Juan 5:24. Según la Nueva Versión Internacional, Jesús afirma: “Ciertamente les aseguro que el que oye mi palabra y cree al que me envió, tiene vida eterna y no será juzgado, sino que ha pasado de la muerte a la vida”. La versión Reina Valera 1960 lo dice así: “De cierto, de cierto os digo: El que oye mi palabra, y cree al que me envió, tiene vida eterna; y no vendrá a condenación, mas ha pasado de muerte a vida” (el autor puso el énfasis en ambos textos). ¿Cuál es la traducción correcta? De acuerdo con el griego original, ambas versiones son correctas, y hay buenas razones para creer que esta ambigüedad textual es intencional. La verdad es que los que creen en Cristo y su evangelio no serán condenados, y no vendrán al Juicio.   ¿Cómo se entiende esto? ¿Contradice Jesús a Pablo quien asegura que “es necesario que todos nosotros comparezcamos ante el tribunal de Cristo” (2 Cor. 5:10a)? ¿Qué quiso decir Jesús cuando afirmó que los que creen en él no serán juzgados? Significa que ellos no vendrán a juicio de condenación. Hay solo un juicio que es cien por ciento condenación, y es el Juicio Final al término del milenio cuando todos los malvados serán aniquilados. En ese tiempo, todos los redimidos ya estarán en la Nueva Jerusalén con Cristo: así, no serán juzgados (Apoc. 20:6, 9-15). Los creyentes en Cristo no necesitan temer ningún juicio divino, porque “ninguna condenación hay para los que están en Cristo Jesús” (Rom. 8:1).

Pregunta para dialogar: ¿Qué puedes hacer para ver el Juicio de Dios como algo positivo, y no algo que te asuste?

II. El Juicio de Dios es “en favor de” su pueblo

(Repasa, con tu clase, Isa. 35:4.)

Considera los siguientes textos, que demuestran que nuestra definición de Juicio es bíblica. Hay abundantes ejemplos bíblicos de juicios divinos positivos, pero estudia por lo menos estos pocos ejemplos:

  1. El libro de Jueces. Cuando el pueblo de Dios estaba bajo la opresión de sus enemigos, clamaban a Dios pidiendo ayuda, y él les enviaba jueces, o sea, libertadores para librarlos y protegerlos.
  2. David oró varias veces a Dios: “Júzgame, oh Jehová” (Sal. 7:8; 26:1; 35:24). Él no pide condenación sino vindicación de los enemigos que estaban contra él y querían destruirlo.
  3. Para Dios, juzgar realmente significa salvar: “Desde los cielos hiciste oír juicio; la tierra tuvo temor y quedó suspensa cuando te levantaste, oh Dios, para juzgar, para salvar a todos los mansos [pobres, NVI] de la tierra” (Sal. 76:8, 9).
  4. Por medio del profeta Isaías, Dios anima: “Decid a los de corazón apocado: Esforzaos, no temáis; he aquí que vuestro Dios viene con retribución, con pago; Dios mismo vendrá, y os salvará” (Isa. 35:4). Este texto clara pero hermosamente explica que necesitamos confiar en Dios (no en nosotros mismos) a fin de tener la certeza de la salvación.

Pregunta para dialogar: Cuando Pablo explica el motivo “en Cristo”, declara que después que nos entregamos a Dios y creímos en él, él en su rica misericordia “juntamente con él [Cristo] nos resucitó y asimismo nos hizo sentar en los lugares celestiales con Cristo Jesús” (Efe. 2:6). ¿Qué significa que por fe estamos ya sentados con Cristo en los lugares celestiales, o sea, a la diestra del Padre celestial (ver Efe. 1:20). ¿Por qué no necesitamos preocuparnos y dudar de que un día estaremos físicamente con él en el cielo?

III. El Juicio y el gozo de Dios

(Repasa, con tu clase, Sal. 96:11-13.)

Generalmente asociamos el Juicio divino con el temor y la condenación, pero el salmista pone el Juicio junto con el gozo. Estudia los verbos que usa en Salmos 96:11 al 13 y la razón que da: “¡Alégrense los cielos, regocíjese la tierra! ¡Brame el mar y todo lo que él contiene! ¡Canten alegres los campos y todo lo que hay en ellos! ¡Canten jubilosos todos los árboles del bosque! ¡Canten delante del Señor, que ya viene! ¡Viene ya para juzgar la tierra! Y juzgará al mundo con justicia, y a los pueblos con fidelidad” (NVI; el énfasis es del autor). El Juicio divino trae la victoria final para el pueblo de Dios y el fin del mal. Los redimidos cantarán con gozo en la segunda venida de Cristo: “He aquí, éste es nuestro Dios, le hemos esperado, y nos salvará; éste es Jehová a quien hemos esperado, nos gozaremos y nos alegraremos en su salvación” (Isa. 25:9).

Pregunta para dialogar: ¿Por qué los creyentes en Cristo pueden alegrarse acerca del Juicio divino? Asegúrate que tus razones sean altruistas.

 

PASO 3: ¡Aplica!

Solo para los maestros: Explica a tu clase por qué es necesario que Dios represente la justicia cuando ejecuta los juicios de condenación. ¿Por qué no pueden existir el amor y la verdad sin la justicia?

Actividad:

Lee en voz alta con tu clase 1 Juan 2:28, y 4:17, y analicen estos textos en grupos pequeños de dos o tres personas. ¿Sobre qué condiciones construye Juan su afirmación de que podemos tener confianza en el Día del Juicio y la segunda venida de Cristo? ¿Qué significa “permaneced en él”? Jesús asegura que podemos llevar fruto solo si permanecemos en él (ver Juan 15:1-17; Ose. 14:8). Aplica esto a la vida práctica. ¿Cómo podemos permanecer en Dios a fin de dar frutos?

 

PASO 4: ¡Crea!

Solo para los maestros: Contrasta con tus alumnos, las dimensiones positiva y negativa de las actividades divinas de juicio. Invítalos a dar ejemplos bíblicos y cómo aplicarlos a la vida moderna.

Actividades:

  1. ¿Cómo puedes ayudar a tus amigos o miembros de iglesia que tienen dudas acerca de su salvación, que no están seguros de que Dios puede aceptarlos, y que vive en una esquizofrenia espiritual, porque tienen miedo del Juicio de Dios? ¿Cómo puedes ayudarlos en sus luchas y sufrimientos espirituales?
  2. Dile a tu clase que pueden ir al sitio web de la Sociedad Teológica Adventista www.atsjats.org a buscar en los archivos del Journal of the Adventist Theological Societyel artículo de Jiří Moskala, titulado: “The Gospel According to God’s Judgment: Judgment as Salvation” [El Evangelio según el Juicio de Dios: El Juicio como Salvación]. Este artículo proveerá más detalles, estudios y análisis acerca del tema de hoy.
0 comments… add one

Leave a Comment