Leccion 8 Jonathan Gallagher. “El concilio de Jerusalén” (3T 2018—El libro de Hechos)

Leccion 8. El Concilio de Jerusalén (3T 2018—El libro de Hechos)

Textos bíblicos: Hechos 15; Gal. 2:11–13; Éxodo 12:43–49; Rom. 3:30; Lev. 18:30;
Apoc. 2:14, 20.

Citas
• En lo referente a la ordenación de las mujeres, parece que la iglesia finalmente tiene en la mano una propuesta que sigue el modelo de Hechos 15. Una propuesta que no impone la ordenación de las mujeres, pero que permite su participación donde es de utilidad. Algunas propuestas anteriores sobre la ordenación de las mujeres tenían una postura rígida que podría forzar la conciencia y la práctica de
maneras destructivas. La iglesia se sirve mejor cuando el pueblo de Dios vive los principios de igualdad en todos los niveles, tratándonos unos a otros como quisiéramos que nos trataran. Andrew Bates, revista del Ministerio, abril de 1995.
• El capítulo 15 es el centro del libro de Hechos. En el curso de eventos relatados en Hechos, vemos que el concilio de Jerusalén resuelve asuntos cruciales y permite a la misión gentil avanzar con la aprobación de la iglesia de Jerusalén. El concilio ayuda a retratar la unidad de la iglesia y ayuda a explicar la transformación de la iglesia, de ser esencialmente judía a ser una comunidad predominantemente gentil liberada de las leyes características del judaísmo. Michael Morrison
• El núcleo del problema es que, hasta el tiempo de Pablo, el cristianismo era un movimiento mesiánico dentro del judaísmo. Las personas que aceptaban a Cristo en Jerusalén (e incluso Antioquía) no rechazaban la Ley, y se mantuvieron completamente “judías” en todos los sentidos… Este conflicto entre cristianos judíos y cristianos gentiles (paulinos) fue el primer gran problema en la iglesia. Phillip J. Long

Para debatir
¿Qué nos muestra el concilio de Jerusalén? ¿De qué manera es diferente a la forma en que funciona la administración de la iglesia en la actualidad? ¿Qué podemos aprender del hecho de que la iglesia primitiva pudo estar de acuerdo con el Espíritu Santo? A pesar del acuerdo, ¡algunos no estuvieron de acuerdo! ¿Qué debemos hacer en tales circunstancias?

Resumen bíblico de la lección
Hechos 15 nos proporciona los antecedentes y los métodos del concilio de Jerusalén. En Gal. 2: 11-13 Pablo se queja de que Pedro y Bernabé fueron inducidos a dejar de comer con extranjeros, aunque ya lo habían hecho antes. Éxodo 12: 43-49 nos da instrucciones con respecto a la Pascua y que ningún extranjero es parte de ella. Pablo declara: “Solo hay un Dios, y él nos justifica por nuestra fe en él, quienesquiera que seamos: judíos o extranjeros.”. Romanos 3:30 VBL. Lev. 18:30 nos da una advertencia contra la asociación con las “cosas abominables” o con los extranjeros. Apoc. 2:14, 20 nos advierte sobre ser seducidos por el paganismo.

Comentario
El punto principal del problema enfrentado por el concilio de Jerusalén de Hechos 15 era si los extranjeros debían convertirse en judíos antes de convertirse en cristianos. Los primeros discípulos eran todos judíos. Pero Pedro recibió instrucciones de ir a los extranjeros después de ver la visión de los animales inmundos, ya que le habían dicho que no podía llamar inmundo a lo que Dios había llamado limpio. Y Pablo, junto con Bernabé, había sido enviado específicamente por el Espíritu Santo, y los extranjeros se hicieron creyentes. Para algunos esto parecía ser una herejía absoluta, especialmente si no se requería que los nuevos conversos aceptaran las reglas y regulaciones judías. Jesús había vivido su vida como judío, aunque dejó en claro que aceptaba a los que venían a él, como el centurión y la mujer sirofenicia, así como las mujeres samaritanas en el pozo y demás. Pero ahora la iglesia primitiva vivía en un nuevo ambiente. El velo del Templo se había partido en dos, de arriba a abajo, como un acto simbólico que mostraba el final del sistema de sacrificios y las regulaciones judías. Pero, ¿en qué medida? ¿Incluía esto la circuncisión, etc.?

Debido al gran número de extranjeros que se unían a la iglesia, particularmente como resultado del trabajo de Pablo y Bernabé, el Concilio de Jerusalén fue llamado a gobernar sobre asuntos que fácilmente podrían haber dividido a la iglesia. ¿Tenían que volverse judíos al convertirse en cristianos?
Después de una gran cantidad de discusiones, que tal vez se volvieron bastante candentes, especialmente por parte de los del “partido de la circuncisión” que pensaban que estaban defendiendo la verdadera fe, Pedro se dirigió al Consejo. Estaba seguro de que Dios daba la bienvenida a los extranjeros de la misma manera que a los judíos. Pablo y Bernabé dan su evidencia. Al final Santiago, como portavoz de la iglesia, da la respuesta, haciendo referencia al profeta Amós, quien indicó que los extranjeros serían aceptados en la comunidad de fe.

Notemos que no se hizo un voto, solo un consenso. Lo más significativo es que no se habla de sanciones por “incumplimiento.” La decisión es simplemente: “Así que mi decisión es que no debemos ser estorbo para los extranjeros que se convierten a Dios.” Hechos 15:19 VBL. Luego envían una carta, que concluye: “Deben evitar: cualquier cosa sacrificada a ídolos, sangre, carne de animales estrangulados, e inmoralidad sexual. Harán bien al observar estos requisitos. Dios los bendiga.” Hechos 15:29 VBL. Aquí no hay amenazas de castigo, ni sanciones por no seguir este consejo. Solo una simple recomendación del mejor enfoque a seguir. ¡Un gran ejemplo para nosotros hoy!

Comentario de James White
“En el caso de la diferencia de opiniones que surgieron en algunas de las Iglesias primitivas en relación con la circuncisión y la observancia de la ley de Moisés, como se registra en Hechos 15, los apóstoles y ancianos en Jerusalén tomaron el papel de consejeros, a fin de permitir que el Espíritu Santo fuese el juez. El reporte de esa bendita reunión en Jerusalén para resolver una dificultad suprema, comienza de la siguiente manera: ‘Nos pareció bien al Espíritu Santo y a nosotros.’ Y los hermanos que hacían parte de los gentiles en Antioquía, Siria y Cilicia, ‘se alegraron por el mensaje de consuelo.’ Las diferencias que se resuelven de esta manera, a menudo quedan y permanecen más que resueltas; mientras que aquellas que son eliminadas por el ejercicio de la mera autoridad eclesiástica, rara vez quedan totalmente resueltas.” James White, Life Sketches, p.407. Énfasis añadido [Traducción libre].

Comentarios de Elena de White
Después de la decisión del concilio en Jerusalén con respecto a esta cuestión,
muchos todavía tenían esta opinión, pero luego no insistieron más en su oposición. El
concilio, en esa ocasión, decidió que los conversos de la iglesia judía podrían observar las
ordenanzas de la ley mosaica si así lo decidieran, mientras que esas ordenanzas no
deberían ser obligatorias para los conversos de los gentiles. La clase opuesta ahora se
aprovechó de esto para instar a una distinción entre los observadores de la ley ceremonial
y los que no la observaron, sosteniendo que estos últimos estaban más lejos de Dios que
los primeros. {Comentario Bíblico Adventista, Vol. 6, p. 1111}

Preparado y escrito por: © Jonathan Gallagher 2018
Traducción al español: Shelly Barrios De Ávila

Radio Adventista
0 comments… add one

Leave a Comment