Lección 6: Edicion para maestros – “Lo que recibes no es lo que ves” – Para el 7 de febrero de 2015

“Lo que recibes no es lo que ves”

Lección 6:  Maestros Para el 7 de febrero de 2015

 

El sábado enseñaré…

Texto Clave: Proverbios 14:12.

 

Enseña a tu clase a:

Saber comprender que los humanos, con su perspectiva limitada, necesitan la sabiduría de Dios para evitar ser engañados.

Sentir desconfianza en la propia sabiduría, pero sentir seguridad en la sabiduría de Dios.

Hacer: Procurar aprender de la perspectiva mayor y exacta de Dios, y vivir según ella.

 

Bosquejo de la Lección

  1. Saber: Necesitamos la sabiduría de Dios para evitar ser engañados
    1. ¿Cuánta información exacta conoces tú, comparada con cuánto conoce Dios?
    2. ¿Cuánta experiencia tienes tú, comparada con la experiencia de Dios?
    3. ¿Por qué los seres humanos son tan fácilmente engañados?
    4. ¿Cómo y por qué Dios comparte su perspectiva con nosotros?
  2. Sentir: Podemos confiar en la sabiduría de Dios, pero no en la nuestra.
    1. ¿Cómo te hace sentir una falta de comprensión?
    2. ¿Cuál es el peligro de sentir una confianza propia excesiva?
    3. ¿Cómo te hace sentir tu acceso a una fuente de verdad absoluta y confiable (la Biblia)?
    4. ¿Por qué muchas personas ignoran la Biblia o se sienten ofendidos por ella?
  3. Hacer: Aprender de la perspectiva divina, y vivir según ella
    1. ¿Cómo muestra tu forma de vivir cuánto valoras la perspectiva de Dios?
    2. ¿Has sido alguna vez engañado por otros, o por ti mismo? ¿Qué aprendiste de los resultados en tu vida, cuando tomaste en cuenta la perspectiva de Dios, y no la tuya?
    3. ¿Cuáles son algunas formas específicas y prácticas en que puedes incorporar más de la perspectiva de Dios en tu vida?

 

Resumen

El Dios omnisapiente comparte su perspectiva amplia y exacta para guiarnos a través de la vida.

 

CICLO DE APRENDIZAJE

Texto destacado: Proverbios 14.

Concepto clave para el crecimiento espiritual: Las cosas no siempre son como parecen ser. Muchas personas quieren recibir los efectos del éxito y la felicidad sin entender su naturaleza o causa verdaderas. Están engañados al creer que son suficientemente sabios para diseñar sus propias estrategias para llegar a lo que creen que es bueno. La sabiduría humana sin ayuda sería inadecuada en un mundo perfecto, donde nuestras perspectivas distorsionadas nos hacen vulnerables a ser engañados por nosotros mismos, por otras personas, o por hábiles seres sobrenaturales. Podemos estar seguros solo si dependemos de la sabiduría de Dios, incluyendo su definición de éxito y felicidad y sus instrucciones con respecto a cómo obtenerlas.

 

PASO 1: ¡Motiva!

Solo para los maestros: Proverbios 14:12 retrata a una persona que contempla un camino que parece bueno porque es derecho. Sin embargo, termina con varias maneras de morir. La apariencia externa no es una guía segura. Jesús nos aconsejó que elijamos un camino difícil e impopularpara tener vida en vez de uno atrayente y popular que conduce a la destrucción (Mat. 7:13, 14).

El “camino” en el que uno “camina” puede representar el curso de acción de esa persona (1 Rey. 2:4). Si la gente hace lo que es correcto a sus ojos (Juec. 17:6; 21:25), sin una conducción divina, no verán los peligros que asechan por el “camino”, porque no tienen suficiente experiencia (ver el libro de Jueces). Ser sincero y tener buenas intenciones no es suficiente para protegerlos del desastre.

Diálogo inicial: En Proverbios 14:1, una mujer sabia edifica su casa (comparar con 31:10-31), pero la locura (personificada) tira abajo su casa con sus propias manos. Las personas insensatas ¿quieren destruir lo que les pertenece, o esa es la consecuencia de su negligencia (comparar con 14:16), aún si creen que lo que hacen es correcto? Una clase de negligencia es creer todo lo que uno oye (vers. 15), porque las fuentes humanas del conocimiento no son confiables. Por eso, necesitamos controlar cuidadosamente lo que la gente nos dice, incluyendo lo que escuchamos por la televisión o la Internet.

Preguntas para dialogar:

  1. ¿Puedes pensar en una ilustración de la Biblia o en tu vida de los principios expresados en Proverbios 14:1 y 12? ¿Cuál es la relación entre las ideas en estos versículos?
  2. ¿Cómo puedes gozar relaciones confiables con personas sin ser crédulo? ¿Qué ejemplos de cómo mantener este equilibrio nos dio Jesús?

 

PASO 2: ¡Explora!

Solo para los maestros: Proverbios nos enseña cómo prevenir problemas al hacer elecciones sabias. Estas elecciones toman en cuenta los factores involucrados en una situación que podría llevarte a una clase de consecuencias, o a otra. Piensa antes de actuar, en vez de avanzar ciegamente sobre la base de cómo te sientes en ese momento.

Hubo muchos otros escritos de sabiduría en el antiguo Cercano Oriente, incluyendo los proverbios de otras religiones y culturas, pero el libro bíblico de Proverbios añade una dimensión especial inspirada por el Espíritu Santo: el único camino para gozar un bienestar de larga duración y felicidad, es poner a Dios primero en tu vida (Prov. 1:7; Mat. 6:33). Moisés claramente puso delante del pueblo la elección de la vida y el bien, o de la muerte y el mal (Deut. 30:15, 16). Además, seguir a Dios no es legalismo, pues eso es lo que hace quien usa mal la ley, para propósitos para los cuales no fue dada, tales como comprar la salvación de los pecados ya cometidos, o dominar a otras personas.

Comentario de la Biblia

Proverbios 14 usa ejemplos para mostrar algunas diferencias importantes entre la sabiduría y la necedad en términos de actitudes, toma de decisiones, conducta (incluyendo la forma de tratar a otros), y el habla. Estas diferencias dependen de si una persona se concentra en intereses personales de corto plazo, o toma en cuenta el cuadro amplio, de largo alcanza, revelado por Dios. Dios ve todo, sea bueno o malo (15:3); por ello, su conducción es confiable, y puede tener a todos por responsables de lo que hacen. Aunque los humanos hacemos planes, los resultados dependen de él (16:9).

I. La sabiduría toma en cuenta el cuadro más amplio

(Repasa, con tu clase, Prov. 14.)

No vale la pena ser de mente estrecha, de visión corta, egoísta y falto de respeto hacia Dios. Tales personas echan abajo sus propias casas (Prov. 14:1; comparar con el vers. 11), son castigadas por lo que dicen (vers. 3), buscan sabiduría en vano (vers. 6), y se engañan con respecto a qué camino seguir (vers. 8; comparar con el vers. 15), se consumen por la envidia (vers. 30), y son expulsados (vers. 32). En contraste, los mismos versículos dicen que los que tienen una mente amplia miran hacia adelante y son abnegados porque son leales a Dios, edifican sus casas, son preservados por lo que dicen, fácilmente obtienen conocimiento, comprenden el camino en que deben andar, y son emocionalmente saludables.

Para que nadie deje de entender que el cuadro más amplio es lo que importa, en el versículo 4 el autor baja este principio a un nivel práctico: uno podría preferir no tener bueyes que cuidar, pero con bueyes (equivalentes a tractores) para arar, un agricultor puede hacer mucho más.

Considera: ¿De qué modo el ejemplo de Josué y Caleb en Números 13:25 a 14:38, y de Eliseo (2 Reyes 6:11 al 23, ilustran el valor de mirar el cuadro más amplio? ¿Qué podemos aprender de ellos al procurar entrar en la Tierra Prometida final (Heb. 11:16) mientras las fuerzas sobrenaturales del mal nos atacan (Efe. 6:12)?

II. Dios ve todo

(Repasa, con tu clase, Prov. 15.)

Proverbios 15:3 observa: “Los ojos de Jehová están en todo lugar, mirando a los malos y a los buenos”. Por lo tanto, Dios puede ayudar a su pueblo leal (2 Crón. 16:9) El salmista se daba cuenta de que Dios sabía todo lo referente a él, aún antes de que naciera (Sal. 139). En lugar de sentirse mal por esa omnisciencia, tomándola como una invasión de su privacidad, él estaba agradecido y abrió su corazón con una oración (vers. 23, 24).

Ninguno puede engañar a Dios. Él sabe cuándo los que oran o lo adoran son sinceros, o hipócritas (Prov. 15:8; comparar con Isa. 1:11-17). Él hasta conoce nuestros pensamientos (Prov. 15:26). Por ello, en vez de evitar a Dios cuando pecamos (Gén. 3:7, 8), estaríamos mejor si confesamos lo que él ya sabe, y recibir el perdón (Sal. 32:1-5).

Preguntas para dialogar:

¿De qué modo entender que Dios sabe todo, afecta tu enfoque de la vida? ¿Puedes confiar en personas que no creen que sean responsables ante Dios? ¿Por qué sí, o por qué no?

III. Los hombres hacen planes, pero Dios dirige

(Repasa, con tu clase, Prov. 16.)

Proverbios 16:9 afirma: “El corazón del hombre piensa su camino; mas Jehová endereza sus pasos” (ver también 19:21). Habiendo hecho planes sabios en consulta con otros (15:22; 21:5), deberíamos darnos cuenta de que los humanos no comprendemos ni controlamos todo lo que puede afectar lo que realmente ocurrirá, aun en nuestra era de ciencia y tecnología.
Dios da a los seres humanos la libertad de elegir, y por eso él necesita instruirnos, advertirnos, y apelar por medio de la Biblia y de su Santo Espíritu (Juan 16:7-10). También Dios influye sobre las personas por factores en su ambiente que él controla. Por ejemplo, aunque los hermanos de José trataron de liberarse de él (Gén. 37), Dios dispuso factores, incluyendo un hambre, que le dio el poder a José para salvar a su familia (Gén. 39-47). Él les aseguró a sus hermanos: “Vosotros pensasteis mal contra mí, mas Dios lo encaminó a bien” (Gén. 50:20; comparar con Rom. 8:28).

Considera: Las historias de Daniel y de Ester muestran cómo Dios actúa en forma efectiva detrás del escenario, para realizar sus metas y salvar a su pueblo, a pesar de una oposición fuerte y decidida. ¿Cómo te afectan estas historias?

 

PASO 3: ¡Aplica!

Solo para los maestros: Ayuda a los miembros de tu clase a poner su confianza en Dios, quien conoce todo acerca de ellos (Mat. 10:29-31) y dirige sus pasos por senderos correctos (Sal. 23:3). Aun si pasan por dificultades, él estará con ellos y los conducirá a un banquete del otro lado (vers. 4, 5; Apoc. 19:9).

Preguntas de aplicación:

  1. ¿Cómo te ha guiado Dios de maneras que resultaron mejores que tus planes? ¿Cómo afectó esto tu capacidad de confiar en él en el presente y en el futuro?
  2. ¿De qué maneras has encontrado que aun las cosas malas que te suceden “ayudan a bien” al ayudarte a confiar más en Dios, y al hacer que vivas con esperanza de un mundo mejor?

 

PASO 4: ¡Crea!

Solo para los maestros: Proverbios 14 muestra cómo necesitamos confiar en la sabiduría de Dios para obtener lo que es mejor para nosotros. Ayuda a los miembros de tu clase a ver cómo pueden aplicar este principio cuando se encuentren en diversas situaciones de sus vidas.

Actividades:

  1. Pide a los miembros de tu clase que compartan incidentes personales de la providencia de Dios en sus vidas, y analiza lo que estos incidentes significan para ellos.
  2. Pide que los miembros de tu clase enumeren elementos prácticos de consejo, compartiendo lo que aprendieron acerca del “cuadro más amplio”, tales como administrar el tiempo para tener espacio en sus vidas para el estudio diario de la Biblia y la oración, para alimentar relaciones, para resolver conflictos, para salir de las deudas, etc.
  3. Publiquen esa lista en el boletín de la iglesia, o en un lugar donde otros puedan leerla.
  4. Habiendo estudiado Proverbios 14-16, escribe tus propios proverbios modernos con algunos de los mismos principios.

escuela sabatica 2015 maestros

Radio Adventista
1 comment… add one
  • Muy buen material los felicito por su gran aportacion Hns. Que Dios siga bendiciendo su ministerio.
    Podrian cambiar el fondo (color) Ya que no se nota Las letras bien). se los agradeceria. D.L.B. Hn.Eliazar

    Reply

Leave a Comment

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.