Leccion 5. Viviendo para Cristo (2T 2017—Jonathan Gallagher) Sabado 29 de abril

Leccion 5. Viviendo para Cristo (2T 2017—1 y 2 Pedro)

Textos Bíblicos: 1 Pedro 3:8–12; Gálatas 2:20; 1 Pedro 4:1, 2; Romanos 6:1–11; 1 Pedro
4:3–11; 2 Samuel 11:4

Citas
• La clave para la vida cristiana es la sed y el hambre de Dios. Y una de las
principales razones por las que la gente no entiende ni experimenta la soberanía
de la gracia y la forma en que funciona a través del despertar de la alegría
soberana, es que su hambre y sed de Dios son demasiado pequeñas. John Piper
• Perdóname por ser tan ordinario al tiempo que decía conocer un Dios tan
extraordinario. Jim Elliot
• Siento que si vivo la vida cristiana, la gente debería poder verla en mis acciones
cotidianas. Quinton Aaron
• Algunos de nosotros vivimos una vida cristiana como si estuviéramos siempre
bajo el severo y atento ojo de nuestro Padre, y como si Él fuera imposible de
complacer… Y no, Dios se deleita incluso en nuestros intentos de obediencia.
Kevin DeYoung
• Aunque no podemos experimentar nuestra vida como un presente sin fin, somos
eternos a los ojos de Dios; Es decir, en nuestra realidad más profunda. C.S. Lewis
• Podemos hablar de un lugar donde no hay lágrimas, ni muerte, ni miedo, ni noche;
Pero esos son sólo los beneficios del cielo. La belleza del cielo es ver a Dios. Max
Lucado

Para debatir
¿Por qué Pedro enfatiza fuertemente en el tema de la vida cristiana? ¿De qué manera
hablamos verdaderamente de Dios en la forma que vivimos? ¿Cómo entiendes el
comentario de Pablo en Gálatas 2:20 que ya no vivimos nosotros sino que cristo vive en
nosotros? ¿Por qué vivir para Dios es tan importante para responder algunas de las
preguntas que se plantean en la gran controversia?

Resumen bíblico
1 Pedro 3:8–12: Aquí Pedro está preocupado de mostrar que las creencias deberían ser
puestas en práctica. Él enfatiza en la simpatía, la compasión, y la humildad. No debemos
devolver el mal con mal, sino ser una bendición para los demás. Debemos huir del mal y
buscar el bien. Los versículos que siguen expanden el concepto de buscar lo bueno. En el
siguiente capítulo, Pedro habla de no hacer lo que nosotros quereos, sino lo que Dios
quiere—y esto significa que vamos a sufrir (1 Pedro 4:1, 2). A continuación, describe el
tipo de vidas que solíamos vivir, y los contrasta con la forma en que vivimos ahora. En
todo lo que hacemos, Dios debe ser glorificado mientras dejamos el pecado detrás de
nosotros(1 Pedro 4:3–11). Pablo evita el pecado y hace claro que no debemos seguir
pecando para tener más gracia. (Romanos 6: 1-11), mientras que en Gálatas 2:20 nos
recuerda que ya no vivimos, sino que Cristo vive en nosotros.

Comentario
Algunas personas pueden tomar los comentarios de Pedro para decir que tienen que hacer
el trabajo de transformación para que puedan vivir para Dios. Aquí está el peligro de la
autosuficiencia. Sí, debemos cambiar. Sí, debemos aceptar la salvación sanadora de Dios.
Sí, debemos hacer todo lo posible para asegurarnos de elegir el bien sobre el mal. Pero
finalmente el problema de la capacidad, el poder y el éxito es con Dios, no con nosotros.
De lo contrario, estamos apelando a nuestra propia fuerza de voluntad y determinación,
no al poder de Cristo que mora en nosotros. Deberíamos dejar las ideas “Cómo” en el
área de la autoayuda. El mensaje de la Escritura es que no podemos ayudarnos a nosotros
mismos. Sólo Dios puede salvarnos de nuestro yo pecaminoso. Escucha:
“Sin embargo, en todo esto somos más que vencedores por medio de aquel que
nos amó.” (Romanos 8:37 NVI). ¿Cómo podemos ser vencedores? No por medio de
nuestra propia fuerza sino por medio de aquél que nos amó. Ahí es donde se encetra la
fuente de la victoria.
“Ustedes, queridos hijos, son de Dios y han vencido a esos falsos profetas,
porque el que está en ustedes es más poderoso que el que está en el mundo.” (1 Juan 4:4
NVI). ¿Cómo podemos triunfar? ¿Por lo que somos? ¿Por el poder espiritual que
poseemos? No: por aquél que está en ustedes que es más poderoso que el que está en el
mundo.
“¡Pero gracias a Dios, que nos da la victoria por medio de nuestro Señor
Jesucristo!” (1Corintios 15:57 NVI). ¿Cómo puede llegar la victoria? No por nuestras
capacidades o nuestro poder. ¿Y por quién viene? Por medio de nuestro Señor Jesucristo.
Por otra parte ¿Qué significa cuando leemos: “He sido crucificado con Cristo, y ya no
vivo yo sino que Cristo vive en mí. Lo que ahora vivo en el cuerpo, lo vivo por la fe en el
Hijo de Dios, quien me amó y dio su vida por mí” (Gálatas 2:20 NVI)?
Una y otra vez este es el mensaje de la Biblia. Entonces ¿Por qué queremos
hacer de nuestra salvación un proyecto de “hazlo tú mismo”? Nuestra victoria se debe a
nuestro deseo de permanecer en contacto con Dios, para asegurarnos que nuestra relación
con Él es tanta que Él pueda ganar las batallas.
Porque en todos los aspectos de la victoria contra la tentación, se nos dice “No te
dejes vencer por el mal; al contrario, vence el mal con el bien.” (Romanos 12:21 NVI).
No eliminamos el mal concentrándonos en él. Más bien, lo agobiamos concentrándonos
en lo bueno.

Comentario de Elena de White
La abundancia de vuestro amor debe dirigirse hacia Aquel que dio su vida por vosotros.
El alma que vive para Dios le tributa el mejor de sus afectos. ¿Se dirige la mayor parte de
vuestro amor hacia Aquel que murió por vosotros?{CPI 226.5}
Al asegurar un tesoro en el cielo, nos ponemos en conexión viva con Dios, que posee
todos los tesoros de la tierra, y suministra todas las misericordias temporales que son
esenciales para la vida. Cada alma puede asegurar la herencia eterna. El Señor abre el
hecho ante su pueblo de que hay espacio pleno para el ejercicio de sus facultades, para el
cumplimiento de sus más elevados fines, para la adquisición del tesoro más selecto y más
perdurable. Pueden acumular tesoros donde ni fuego ni inundación ni ningún tipo de
adversidad pueda tocar. Es la más alta sabiduría vivir de tal manera que se asegure la vida
eterna. Esto puede hacerse no viviendo en el mundo para nosotros mismos, sino viviendo
para Dios; Pasando nuestra propiedad a un mundo donde nunca perecerá… Todo
sacrificio hecho con el propósito de bendecir a otros, toda apropiación de medios para el
servicio de Dios, será un tesoro depositado en el cielo. {RH, Abril 7, 1896}
La influencia del Espíritu de Dios se combina con las agencias humanas. El poder es todo
de Dios, pero debe haber una cooperación. El Dios del cielo no trabaja para el hombre sin
su cooperación. El Espíritu de Dios se une con el esfuerzo humano. Así es que nos
convertimos en obreros junto con Dios. Ms 3, 1888, pp. 1, 2. (“Living for God,”
September 25, 1888.) {4MR 363}

0 comments… add one

Leave a Comment