Lección 13 para Maestros: “La redención” Para el sabado 26 de marzo de 2016

Edición para maestros. Primer trimestre (enero-marzo) de 2016

“La redención”

Lección 13: Para el 26 de marzo de 2016

 

El sábado enseñaré…

Texto Clave: Apocalipsis 21:4.

 

Enseña a tu clase a:

Saber comprender cómo la gran controversia entre Cristo y Satanás finalmente se resuelve, de una vez para siempre.

Sentir gozo por la seguridad de que Dios acabará con todo el dolor, el sufrimiento y la muerte.

Hacer: Ejercer la libertad individual y elegir a Cristo, a fin de reinar con él por mil años y para siempre.

 

Bosquejo de la Lección

  1. Saber: La resolución final de la gran controversia
    1. Al llegar a su fin la larga gran controversia entre Cristo y Satanás, ¿qué nos dice el hecho de que Satanás será atado, como se describe en Apocalipsis 20:1 al 3, acerca de sus actividades en esas circunstancias?
    2. ¿Cuál es la clave para comprender por qué el pecado surgió en un mundo perfecto? ¿Por qué no destruyó Dios a Satanás tan pronto como se rebeló contra él?
  2. Sentir: Dios enjugará todas las lágrimas
    1. A través de los siglos, en este mundo infectado de pecado, los seres humanos hemos derramado muchas lágrimas. Enumera “lágrimas” físicas, emocionales y mentales que a menudo como humanos, hemos vertido. ¿Qué significa “enjugará todas las lágrimas”?
    2. Analiza el poder de los engaños de Satanás, y cómo pueden cegarnos al gozo de la victoria que es nuestra si estamos del lado de Dios.
  3. Hacer: Reconocer que todavía hay tiempo para elegir sabiamente
    1. ¿Qué dedicación personal se necesita como resultado de la finalización próxima de la gran controversia?

 

Resumen

Cada uno tiene una elección: aceptar la victoria ya ganada por Cristo, o rechazarla y perecer con Satanás. Al llegar cerca del fin de la gran controversia, cada rodilla se doblará y cada lengua confesará que realmente Dios es amor.

 

CICLO DE APRENDIZAJE

Pasaje destacado: Apocalipsis 21:4.

Concepto clave para el crecimiento espiritual: Durante el milenio, los santos reinarán y juzgarán al mundo con Cristo por mil años. En cuanto a Satanás, él estará preso por los mismos mil años antes que sea aniquilado finalmente.

 

PASO 1: ¡Motiva!

Solo para los maestros: Esta semana la lección enfoca claramente la división de la humanidad al finalizar la gran controversia. Por un lado, están los seguidores de Cristo, cuyos nombres están escritos en el Libro de la Vida. Por el otro, están aquellos cuyos nombres no están escritos en el libro. No hay nada de misterioso acerca del nombre de alguien que está en el libro. O aceptamos la oferta de Cristo de la salvación por fe, o somos víctimas de Satanás.

Actividad inicial: Los mil años darán suficiente tiempo para que los creyentes obtengan respuestas a todas las apremiantes preguntas de las edades: ¿Por qué se permitió el mal, que resultó en todo el dolor, los sufrimientos y la muerte que la humanidad ha sufrido? Comienza pidiendo a cada miembro de la clase que comparta historias de dolor físico, trauma emocional, y angustia mental que tuvieron ellos u otros. También pueden compartir algunas relacionadas con calamidades recientes debido a huracanes, tornados, terremotos, secuestros terroristas, explosiones, caída de aviones, desapariciones, etc.

Considera: Al final de la gran controversia, Dios secará todas las lágrimas. ¿Qué significa esto para ti?

 

PASO 2: ¡Explora!

Solo para los maestros: El estudio de esta semana se enfoca principalmente en los mil años que siguen al regreso de Cristo. Al comienzo de este periodo, los creyentes toman parte en la primera resurrección (salvados de la condenación de la segunda muerte). Satanás es atado, y permanece en cadenas durante todo el periodo, y los santos reinarán con Jesús. Al final del periodo, habrá la segunda resurrección y el juicio final de los malvados. La gran controversia termina. El juicio de Dios es reconocido por todos como justo y verdadero.

Comentario de la Biblia

I. Reinar con Cristo por mil años

(Repasa, con tu clase, Apoc. 21:1-4.)

Juan ve un ángel que desciende del cielo; tiene la llave del abismo y una cadena con la que ata a Satanás. El propósito es impedir que el diablo continúe su obra de engaño. El diablo ha estado preocupado con engañar a los humanos a través de las edades, a menudo sin que lo notáramos.

Entretanto, los que fueron martirizados y los que rehusaron adorar a la bestia y a su imagen vuelven a vivir y reinan con Jesús por mil años. A este grupo de santos se da la obra del juicio. Es cierto, el griego de Apocalipsis 20:4 no es claro si hay diferentes grupos que se sientan en tronos para juzgar, junto con los que fueron martirizados por no adorar a la bestia y a su imagen. Juan sencillamente dice: “vi tronos, y se sentaron sobre ellos los que recibieron facultad de juzgar; y vi las almas de los decapitados por causa del testimonio de Jesús y por la Palabra de Dios, y los que no habían adorado a la bestia ni a su imagen, y que no recibieron la marca en sus frentes ni en sus manos. Ellos vivieron y reinaron con Cristo mil años” (Apoc. 20:4, traducción del autor).

Considera: ¿Qué nos dice el hecho de que Satanás tiene que ser detenido a la fuerza para no engañar a “las naciones”, acerca de su actividad actual? ¿Cuán conscientes y precavidos están las personas, creyentes y no creyentes, acerca de la preocupación actual de Satanás?

Pregunta para reflexionar: ¿De qué modo 1 Corintios 4 y 5, que dice que el Señor “aclarará también lo oculto de las tinieblas, y manifestará las intenciones de los corazones”, proporciona consuelo frente a las preguntas que no tienen respuesta?

II. El juicio final y la segunda muerte

(Repasa, con tu clase, Apoc. 20:7-15.)

Tan pronto como el diablo es soltado temporariamente de su prisión en el abismo (Apoc. 20:7), se embarca en su estrategia universal de engaño. Todavía está decidido a engañar a las naciones en los cuatro rincones de la tierra (vers. 8), los que resucitaron en la segunda resurrección, y ahora los reúne a fin de declarar la guerra. El enorme ejército de Satanás rodea el campamento de los santos, la Nueva Jerusalén, esperando tomarla (vers. 9). Pero sus fuerzas cometen un error fatal: en ese momento el fuego desciende del cielo y los consume, junto con Satanás y sus ángeles, y los engañados de la tierra. Ellos son atormentados “por los siglos de los siglos” con fuego y azufre (vers. 10). Este versículo no significa que Satanás y sus ángeles sufrirán tormento sin fin; sino más bien, que ellos arderán hasta que sean consumidos.

Entonces, finalmente, una vez que el diablo y todos los que no se encontraron escritos en el Libro de la Vida (Apoc. 20:15) han sido eliminados por el fuego purificador de la segunda muerte, la muerte misma será eliminada (vers. 14). El camino está limpio para un cielo nuevo y una tierra nueva, como Juan describe en el capítulo 21.

Considera: ¿Qué propósito tiene el juicio de Apocalipsis 20:12?

III. Los cielos nuevos y la Tierra Nueva

(Repasa, con tu clase, Apoc. 21:1-9.)

En Apocalipsis 21:1 al 4, Juan describe los cielos nuevos y la Tierra Nueva el centro de la cual es la Nueva Jerusalén. El punto de esta descripción es mostrar que Dios planta su tienda junto con los redimidos. Habita en medio de ellos como su Dios, y ellos son su pueblo. Dios seca cada lágrima de sus ojos, elimina la muerte, el duelo, el llanto y el dolor.

Considera: ¿Qué es significativo acerca de que Juan no ve mar en el cielo nuevo y la Tierra Nueva (Apoc. 21:1)?

 

PASO 3: ¡Aplica!

Solo para los maestros: Cada uno de nosotros debe hacerse una pregunta sencilla: ¿Estará mi nombre en el libro de la vida cuando termine finalmente la gran controversia? Anima a los miembros de tu clase a responder esta pregunta por sí mismos.

Preguntas para reflexionar y aplicar:

  1. ¿Qué nos enseña Apocalipsis 20:1 al 4 acerca de la realidad de Satanás y su obra de engaño? ¿Por qué es necio que una persona niegue la existencia de Satanás, como tantos lo hacen?
  2. Imagina que le estás dando un estudio bíblico a una de tus vecinas. Ella te pregunta por qué Dios permitió el mal en el mundo. ¿Qué le responderías?
  3. Si los humanos tienen poder y libertad para elegir, ¿por qué no aceptan a Jesús tantas personas como pensaríamos que lo aceptarían?
  4. Imagina que tu nombre está escrito en el Libro de la Vida. ¿Cómo te hace sentir eso? ¿Tienes la seguridad de que tu nombre está realmente escrito en el Libro de la Vida? ¿Por qué sí, o por qué no?

PASO 4: ¡Crea!

Solo para los maestros: El fin de la gran controversia incluye un examen de los libros. Las personas cuyos nombres están escritos en el Libro de la Vida reinan con Cristo por mil años. Para que el nombre de uno sea escrito en el libro, el criterio es sencillo: debe estar entre aquellos que, por fe, han aceptado la justicia de Cristo como la suya propia.

Actividad:

Esta actividad es para ayudar a los miembros de la clase a apreciar lo que se siente cuando el nombre de uno está omitido de una lista importante. Por ejemplo, las personas pueden reconocer a aquellos que han ayudado a completar una tarea, pero notan que algunos nombres han quedado fuera de la lista por descuido. Pide voluntarios en la clase que hagan dos listas de personas que han sido importantes en sus vidas. Una lista se prepara antes que los voluntarios hayan tenido tiempo de reflexionar por un tiempo en la lista de nombres. La otra lista la harán con más tiempo para reflexionar sobre quiénes deberían estar en la lista.

El punto es ayudar a cada miembro a notar los nombres que fueron omitidos primero. ¿Cómo te sentirías si esas personas olvidadas estuvieran en el grupo? ¿Cómo deberían sentirse? Por desmoralizador que sea, imagínate que tu nombre falta en el Libro de la Vida. En el caso del libro de la vida de Cristo, no habrá ninguna omisión o inclusión equivocada, sino más bien, solo estarán los que “guardan los mandamientos de Dios y la fe de Jesús” (Apoc. 14:12).

escuela sabatica edicion maestros

0 comments… add one

Leave a Comment