Lección 13: Edicion Maestros “Temas principales de 1 y 2 Pedro” Para el 24 de junio de 2017

Edición para maestros. Segundo trimestre (abril-junio) de 2017

“Temas principales de 1 y 2 Pedro”

Lección 13: – Para el 24 de junio de 2017

 

El sábado enseñaré…

Texto Clave: 2 Pedro 3:1, 2, 17, 18.

 

Enseña a tu clase a:

Saber: Reflexionar sobre los principales temas teológicos presentados por Pedro y analizar su armonía con el testimonio del resto de la Escritura.

Sentir: Emocionarse ante la certeza de vida eterna en Cristo y la esperanza de Su pronto regreso.

Hacer: Estar alertas ante el engaño y permitir que estas enseñanzas ayuden a los alumnos a crecer en la gracia y el conocimiento de nuestro Señor y Salvador Jesucristo.

 

Bosquejo de la Lección

  1. Saber: EL rol central de Jesucristo.
    1. ¿Cómo ubica Pedro a Jesucristo y la Escritura en el centro de todas sus enseñanzas?
    2. ¿Cómo entrelaza Pedro en sus diferentes enseñanzas las doctrinas de la justificación, santificación y glorificación por la fe en Jesucristo?
  2. Sentir: Esperanza y seguridad.
    1. ¿De qué diversas maneras Pedro transmite una sensación de esperanza y seguridad a sus lectores, muchos de los cuales están sufriendo a causa de su fe?
    2. ¿Cuál es la respuesta que Pedro espera de sus lectores en vista del juicio venidero?
  3. Hacer: Vivir a la luz del Juicio.
    1. ¿Cómo influye la obra expiatoria de Cristo en la forma en que el creyente se relaciona con el juicio?
    2. ¿De qué modo el hecho de tener que dar cuenta ante Dios influye en el estilo de vida del creyente como cristiano?

 

 Resumen

Pedro hace hincapié en cinco áreas de la teología cristiana: (1) el papel central del sacrificio sustitutivo de Cristo para nuestra salvación; (2) la conducta piadosa como debida respuesta al juicio venidero; (3) la esperanza del pronto regreso de Cristo; (4) el plan de Dios para ordenar la sociedad y la iglesia, y (5) el rol de la Escritura en nuestras vidas.

 

CICLO DE APRENDIZAJE

Textos destacados: 2 Pedro 1:2-4, 12-15.

Concepto clave para el crecimiento espiritual: Dios nos ha dado todo lo que necesitamos para la vida y la santidad por medio de Su conocimiento y de nuestro Señor Jesucristo. Pedro nos recuerda que Dios nos ha dado grandes y preciosas promesas en las cuales radica el poder para vencer nuestra naturaleza pecaminosa y participar de la naturaleza divina.

 

PASO 1: ¡Motiva!

Solo para los maestros: En lo posible, ten presente las cinco áreas teológicas que estamos abordando esta semana. Intégralas en una mirada holística del rol de Cristo en la vida y la experiencia de un cristiano. Pedro muestra a Jesús como el modelo de Sufriente a través de Su sacrificio sustitutivo por nuestra justificación. Dios nos llama a la santidad (santificación) en nuestro comportamiento cotidiano en respuesta al juicio venidero. Tenemos la esperanza de la glorificación en el regreso de Cristo. Teniendo en cuenta nuestra preparación para la vida en el reino eterno de Dios, necesitamos comprender y poner en práctica los principios del orden divino para la sociedad y la iglesia. Las Escrituras son un manual de instrucciones para todo este proceso de preparación y puesta en práctica, y deben jugar un papel fundamental en la vida cristiana. Estas nos ayudarán a no ser engañados por los muchos falsos maestros que quieren desviarnos y apartarnos de nuestra observancia fiel a la verdad tal como la hallamos en Jesús.

Diálogo inicial: Pide a la clase que lean juntos 2 Pedro 1:2 al 4, 12 al 15 y 3:1, 2, 17 y 18. Analicen cuáles son los propósitos que según Pedro lo llevan a escribir sus dos cartas a los creyentes dispersos por toda Asia Menor. ¿Cómo se relacionan estos propósitos con los cinco temas teológicos en los que se centra la lección de esta semana? ¿Qué une a estos diferentes temas de las cartas de Pedro como un todo integrado?

 

PASO 2: ¡Explora!

Comentario de la Biblia

I. El costo de nuestra salvación

(Repasa, con tu clase, 1 Ped. 1:18, 19; 2:22-25; 3:18.)

El lenguaje de la Redención es un lenguaje de costos o gastos. ¿Cuánto le costó a Dios redimir la raza humana caída? El precio no podía pagarse con plata, oro u otro bien material. La ley exigía la vida del pecador. La única manera de redimir al pecador era ofrecer una vida a cambio de otra. Esta lección estaba claramente ilustrada en los servicios del santuario del Antiguo Testamento, y Cristo vino a ser el cumplimiento del tipo representado en el cordero del sacrificio (Juan 1:29; Apoc. 5:6, 9). La única vida en condiciones de pagar el precio por toda la humanidad era la de su Creador. Mediante su preciosa sangre, Dios redimió la raza humana de la maldición de la ley, al convertir a Jesús en maldición en la cruz por nosotros (Gál. 3:10, 13). No hay otro medio por el cual podamos ser salvos.

Considera: ¿Cuál es el costo de la salvación? ¿Por qué la vida de Jesús fue la única capaz de pagar el precio por la redención de toda la raza humana?

II. La respuesta a nuestra salvación

(Repasa, con tu clase, 1 Ped. 1:13-17; 2:1, 2, 11, 12; 3:8, 9; 4:7-11; 2 Ped. 3:11, 14.)

En respuesta a la misericordia de Dios por nosotros, deseamos ser partícipes de su santidad, llevar vidas piadosas, dando a conocer los principios del reino donde hemos nacido y donde deseamos vivir eternamente. Cuando consideramos el día del juicio de Dios y la destrucción de esta creación que nos rodea y de todo lo relacionado con el pecado, necesitamos reflexionar sobre la clase de personas que deberíamos ser en nuestra forma de vivir, teniendo presente las expectativas de Dios. Él nos llamó a ser santos y piadosos, a ser ejemplo de amor y buenas obras delante de los no creyentes, de manera que éstos glorifiquen a Dios en el día del juicio, en vez de que encuentren razones para acusar.

Considera: A la luz del cataclismo venidero, ¿qué clase de personas deberíamos ser en toda santa y piadosa manera de vivir?

III. La esperanza de nuestra salvación.

(Repasa, con tu clase, 1 Ped. 1:3-9, 13; 5:4; 2 Ped. 3:3-14.)

Pedro sostiene ante el creyente la “esperanza viva” de una herencia que nunca perecerá, la cual es la meta de nuestra fe, a saber, la salvación de nuestras almas (1 Ped. 1:3, 4, 9). Pedro afirma que esta herencia se hará efectiva cuando Jesús se revele al final del tiempo. Aunque surgirán escépticos que se mofarán de nuestras esperanzas en la venida de Cristo, Pedro les asegura a los creyentes que cualquier demora aparente es sólo porque no nos hemos arrepentido y preparado de manera adecuada. De esta forma, Dios elige esperar hasta que tomemos nuestra salvación lo suficientemente en serio como para que hagamos todo lo necesario para prepararnos. Cuando finalmente suceda la venida tan anhelada, esta tierra y este cielo serán destruidos por llamas de fuego ardiente. Al contemplar este escenario inminente, deberíamos llevar vidas santas y piadosas puesto que no sólo anhelamos ese día, sino que también ayudamos a apresurar su llegada.

Considera: ¿Cuál es la “esperanza viva” a la que se refiere Pedro? ¿Cuáles son las razones de lo que aparenta ser una demora en el regreso de Cristo, y cómo podemos apresurar Su venida?

IV. El cumplimiento de la orden divina

(Repasa, con tu clase, 1 Ped. 2:11-21; 5:1-5.)

A medida que los creyentes se preparan para vivir eternamente bajo el sistema de orden de Dios, necesitan aprender a entender y aceptar el orden divino en la sociedad y en la iglesia. Dios ha establecido autoridades, tanto en cuestiones civiles y gubernamentales, en las relaciones comerciales y laborales, en las relaciones matrimoniales y familiares, o en las relaciones en la iglesia. En todos los niveles, necesitamos desenvolvernos en el marco de los principios guiadores del orden divino, mostrando amor y respeto por todos y sumisión a aquellos en autoridad. Pedro brinda información específica para algunas de estas relaciones y pone a Jesús como el ejemplo de sumisión, sin amenaza ni venganza, cuando se es maltratado.

Considera: ¿Cómo puede esta sujeción al sistema de orden de Dios en la sociedad y en la iglesia ayudarnos a prepararnos para vivir eternamente bajo el sistema del orden en el cielo?

V. El rol de la Escritura

(Repasa, con tu clase, 1 Ped. 1:10-12; 2 Ped. 1:19-21; 3:2, 15, 16.)

Pedro les recuerda a sus lectores que la Escritura es la máxima autoridad para el cristiano. La Palabra de Dios no es una iniciativa humana; vino por revelación divina mediante el Espíritu Santo que trabajaba en las mentes de los agentes humanos. Podemos confiar en ella como fuente objetiva de verdad. Fue registrada y preservada especialmente para beneficio de aquellos que vivirían en el tiempo del cumplimiento de las profecías. Incluso los escritos de los apóstoles y profetas del Nuevo Testamento (tales como Pablo), quienes hablaron de parte de Dios y cuyos escritos han sido preservados y circularon para instrucción de las iglesias, tienen la misma autoridad que los escritos del Antiguo Testamento. Haremos bien en prestarles atención como lo haríamos con una luz brillando en un lugar oscuro, hasta que Jesús reine soberano en nuestros corazones.

Considera: ¿Por qué la Escritura es la máxima autoridad de la voluntad de Dios para el cristiano? ¿Por qué podemos confiar en ella?

Preguntas para dialogar:

  1. Las epístolas del Nuevo Testamento se caracterizan principalmente por el mensaje teológico y la amonestación práctica. En 1 y 2 de Pedro, ¿qué clase de equilibrio encuentras entre estos dos elementos?
  2. ¿Cómo se comparan las cartas de Pedro y las de Pablo desde el punto de vista teológico?

 

PASO 3: ¡Aplica!

Sólo para los maestros: A medida que llegamos al cierre de esta serie de lecciones, sería muy provechoso incentivar a la clase a resumir algunas de las principales ideas de las epístolas de Pedro que les hayan resultado útiles en sus propias vidas. Muchas de esas ideas pueden estar relacionadas con uno de los cinco temas principales que fueron destacados esta semana. Algunos alumnos pueden encontrar otras ideas que les resultaron interesantes. Lo importante es que cada persona pueda descubrir algo que sea significativo en su propia vida y experiencia.

Preguntas para reflexionar:

  1. ¿Qué papel cumple la Escritura en mi vida espiritual? ¿Es principalmente una fuente de doctrina, o es fundamentalmente una revelación de Jesucristo que me lleva a conocerlo y amarlo más? Explica tu respuesta.
  2. ¿De qué forma mi relación con Jesucristo ha marcado una diferencia en mi relación con otras personas? ¿De qué modo pueden otros ver a Jesús en mí?
  3. ¿Cuál es mi respuesta al anuncio del juicio y el pronto retorno de Cristo? ¿Tengo miedo, o anhelo su venida como el cumplimiento de mis esperanzas y mis deseos? Fundamenta tu respuesta.

Actividad:

Invita a la clase a leer juntos 2 Timoteo 3:12 al 16. Analicen las similitudes entre el mensaje final de Pablo a Timoteo y el mensaje final de Pedro a sus lectores. ¿Qué enfatizan ambos? ¿Qué consideran de vital importancia para sus lectores?

 

PASO 4: ¡Crea!

Solo para los maestros: El propósito del mensaje teológico es conducir a cambios en la conducta, razón por la cual el mensaje teológico de las cartas del Nuevo Testamento está generalmente seguido de una amonestación práctica. Es importante ver la conexión entre ambos. Necesitamos ayudar a los miembros de nuestra clase a ver estas conexiones de manera que lo que aprendan desde la teología puedan traducirlo en las correspondientes acciones.

Actividad:

Sobre una pizarra blanca, un papel afiche o un rotafolio, dibuja una tabla con dos columnas. En la columna izquierda, identifica el mensaje teológico de 1 y 2 de Pedro. En la columna de la derecha, identifica la acción correspondiente a la que Pedro exhorta o podría exhortar. Analiza la implementación de estas acciones sugeridas, tanto a nivel personal como grupal. (Si no tuvieras los recursos adecuados, adapta la parte escrita de la actividad a un formato de diálogo, pidiéndoles primeramente a los miembros que identifiquen el mensaje teológico de 1 y 2 de Pedro. Luego pídeles que identifiquen la correspondiente acción que este mensaje puede incentivar. Realiza el cierre de la misma manera que lo harías con el análisis propuesto anteriormente.)

Radio Adventista
0 comments… add one

Leave a Comment