Leccion 11 Jonathan Gallagher. “¿El sello de Dios o la marca de la bestia?” (2T 2018—Preparación para los días finales)

Leccion 11. ¿El sello de Dios o la marca de la bestia? (2T 2018—Preparación para los días finales)

Textos Bíblicos:Gén. 17:9–11; Éxodo. 31:13, 17; Apocalipsis 13:17; Efe. 1:13, 14;
Hebreos 4:9, 10; Apocalipsis 15:3.

Citas
• Nos hemos marcado espiritualmente a nosotros mismos. Esta marca comenzó…
cuando comenzó la contracultura de la corrección política y comenzó el asalto a los
valores y tradiciones cristianas. Al principio parecía tan ridículo que era inofensivo,
como una enfermedad a la que todos estábamos inmunes. Sin embargo, pronto se
volvió a colorear de compasión, equidad, aceptación, tolerancia e igualdad. A partir
de ahí, se convirtió en un poder con la capacidad de tomar cualquier verdad y
pintarla como una mentira, para tomar cualquier mentira y volver a etiquetarla como
verdad. John Pontius
• El Anticristo a menudo se identifica con la segunda bestia en el Libro de
Apocalipsis que surge de la tierra, la bestia que trata de hacer que todos adoren el
poder del mal. Elaine Pagels
• Se dirá otra vez: Entonces todos los Vigilantes del Domingo tienen la marca de la
bestia; entonces todo el bien de las edades pasadas que guardó este día tenía la
marca de la bestia; luego Lutero, Whitefield, Wesley, y todos los que han hecho una
buena y noble obra de reforma tuvieron la marca de la bestia; entonces todas las
bendiciones que han sido derramadas sobre las iglesias reformadas han sido
derramadas sobre aquellos que tenían la marca de la bestia. Respondemos, ¡No! Y
lamentamos decir que algunos maestros profesos religiosos, aunque muchas veces
corregidos, persisten en tergiversarnos en este punto. Nunca lo hemos concebido
así; nunca lo hemos enseñado así. Nuestras premisas no llevan a tales conclusiones.
G.I. Butler
• Aquellos que reciben el sello de Dios, tienen el “Nombre del Padre escrito en sus
frentes” Apocalipsis 14, 1. Los que reciben la marca de la bestia, reciben la “marca
de su nombre”. Verso 11. El nombre se usa en un sentido figurado para denotar
autoridad. En nombre del pueblo, en nombre del rey, significa por la autoridad del
pueblo, o del rey En el nombre de Jesucristo, significa por la autoridad de
Jesucristo. Por lo tanto, la marca de la bestia es un signo o señal de su autoridad,
oponiéndose al signo de la autoridad del Padre. R.F. Cottrell
• ¿Quién es la bestia? Según Daniel, el poder secular, o cualquier poder que intente
controlar el mundo para sus propios fines, en oposición a Cristo, que solo tiene
derecho a gobernar. La marca de la bestia es evidentemente la lujuria del poder. Me
parece claro, por lo tanto, que aquellos que no adoran a la bestia, o su imagen, son
los que se someten a Cristo; y que aquellos que no llevan la marca de la bestia, son
los que han desechado todo el deseo de poder, y han puesto todo su ser al pie de la
cruz. Charles Fitch

Para debatir
¿Qué problemas tenemos para identificar el sello de Dios y la marca de la bestia
simplemente como días diferentes de adoración? ¿Cómo nos diferenciamos de los fariseos
que también adoraron en sábado, pero fueron condenados por hipocresía por Jesús? ¿Cómo
explicamos la marca de la bestia a los que guardan el domingo?
Resumen Bíblico
La señal física del pacto de Dios con su pueblo en el pasado fue la circuncisión
(Génesis 17:9-11); el signo religioso era el sábado (Éxodo 31:13, 17). Sin la marca de la
bestia, para los últimos tiempos, comprar y vender será imposible (Apocalipsis 13:17).
Efesios 1:13, 14 identifica al Espíritu Santo como el sello de Dios. Hebreos 4: 9, 10 dice
que todavía hay un reposo sabático para el pueblo de Dios. Apocalipsis 15: 3 registra el
himno de alabanza al Cordero.

Comentario
¡Cuántos malentendidos ha habido sobre el sello de Dios y la marca de la bestia! Si
bien los dos aspectos son identificadores de lo que es verdadero y lo que es falso, la
adoración a Dios en contraste con seguir al Diablo y demás, debemos recordar a todos que
la separación final es aún futura. Jesús contó su parábola sobre la cizaña que crece entre el
trigo por una razón. El juicio del tiempo final aún está por venir.
Dicho esto, podemos identificar aspectos de los dos “campos” incluso ahora que
revisamos la gran controversia. La verdadera prueba es aferrarse a la verdad tal como está
en Jesús, y no seguir los caminos de este mundo. Con demasiada frecuencia, la religión es
el resultado de la invención humana en lugar de aceptar la sabiduría de Dios. Pero al final la
elección es seguir los caminos de Jesús o inclinarse ante Satanás el usurpador, como lo dejó
claro durante sus tentaciones a Jesús.
Así que ahora, aquí viene la verdadera pregunta: ¿puedes creer que es posible tener
el sello de Dios y aun así estar perdido? Si simplemente equiparamos el sello de Dios con la
observación del séptimo sábado, entonces sí. Porque había muchos en el tiempo de Jesús
que guardaban el sábado, pero no aceptaban a Jesús. De hecho, crucificaron al Señor y
luego corrieron a casa para guardar el sábado.
De manera similar con la marca de la bestia. Esto no es simplemente guardar el
domingo, sino una identificación con un sistema apóstata del cristianismo que en esencia
niega la provisión de la salvación libre y plena de Jesús. Debemos ser muy cuidadosos
cuando hablamos sobre la marca de la bestia. Todavía es futuro, y es mucho más que
simplemente un día de adoración: es este falso sistema de creencias el que se centra en
nuestras propias obras, ritos ineficaces y, lo más importante, en una imagen falsa de Dios.
Porque al final eso es a lo que se reduce.¿A qué Dios adoras? ¿Cómo es él? ¿Tiene
el rostro de Jesús, o está vestido con los atributos del Engañador, el que quería hacerse
como el Dios Altísimo?

Comentarios de Elena de White
El nombre adventista del séptimo día es una reprensión permanente para el mundo
protestante. En él se halla la línea de demarcación entre los que adoran a Dios y los que
adoran a la bestia y reciben su marca. El gran conflicto se desarrolla entre los
mandamientos de Dios y los requisitos de la bestia. {Testimonios para la Iglesia, Tomo 1,
p. 204}
Lo primero que se registra en la historia de la Biblia después de la caída es la
persecución de Abel. Y lo último que refiere la profecía de la Escritura es la persecución
contra quienes se nieguen a recibir la marca de la bestia. Nosotros jamás deberíamos ceder
en el más mínimo grado al espíritu de persecución contra quienes están llevando el mensaje
de Dios al mundo… {El Cristo Triunfante, p. 358}

Preparado y escrito por © Jonathan Gallagher 2018

Radio Adventista
0 comments… add one

Leave a Comment