Lección 11: Edicion Maestros – “Preparación para la siega” – Para el 13 de diciembre de 2014

Edición para maestros. Cuarto trimestre (octubre-diciembre) de 2014

 “Preparación para la siega”

Lección 11: – Para el 13 de diciembre de 2014

 

El sábado enseñaré…

Texto Clave: Santiago 5:7-11.

 

Enseña a tu clase a:

Saber comprender lo que significa mantener una vigilancia paciente mientras esperamos al Señor.

Sentir paciencia en medio de la injusticia y el sufrimiento.

Hacer: Esforzarse para no desanimarse ante el mal mientras espera el retorno del Señor.

 

Bosquejo de la Lección

  1. Saber: La vigilia paciente del corazón
    1. Define lo que Santiago quiere decir con aguardar con paciencia.
    2. ¿Cuáles son las características de una persona paciente, como lo bosqueja Santiago?
  2. Sentir: La paciencia de Job
    1. ¿Cómo supones que las pruebas de Job modelaron su fe y la fortalecieron?
    2. ¿Qué puedes aprender del ejemplo de Job para fortalecer tu fe?
  3. Hacer: Velar y esperar
    1. ¿Cómo podemos demostrar a otros la paciencia en acción?
    2. Según Santiago, ¿cómo hemos de responder a la corrupción que vemos en el mundo?

 

Resumen

Mientras esperamos el regreso de Jesús, Santiago insta a los creyentes a esforzarse por ser pacientes ante el mal y la injusticia, y a no desanimarse.

 

CICLO DE APRENDIZAJE

Pasaje destacado: Santiago 5:7-11.

Concepto clave para el crecimiento espiritual: Mientras esperamos el retorno de Jesús, Santiago nos anima a esforzarnos por tener paciencia ante el mal, y a no desanimarnos.

 

PASO 1: ¡Motiva!

Solo para los maestros: Usa la siguiente actividad para ayudar a los miembros de tu clase a comprender la necesidad de cultivar la paciencia en medio de la injusticia y el sufrimiento, descansando en la promesa de que al fin Dios arreglará todas las cosas.

Actividad:

Analiza las pruebas que afligieron a Job y a algunos de los profetas del Antiguo Testamento, concentrándote en lo que sufrieron, y cómo manejaron la persecución.

Considera: Si tuvieras que pintar un cuadro verbal de la paciencia a la luz de la historia de Job, ¿cómo pintarías la paciencia? ¿Cómo mostró Ezequiel paciencia cuando se le pidió que soportara la muerte de su esposa? ¿Cuál fue la respuesta de Oseas a la orden de Dios de tomar una esposa adúltera? ¿Cómo demuestran estas vidas la paciencia en acción, y qué nos enseñan acerca de hacer lo mismo?

 

PASO 2: ¡Explora!

Solo para los maestros: Ayuda a los miembros de tu clase a profundizar su comprensión no solo de lo que es la paciencia, sino cómo actúa y cómo aparece en acción.

Comentario de la Biblia

I. La vigilia paciente del corazón

(Repasa, con tu clase, Sant. 5:7, 8.)

Santiago presenta un sermón sobre la paciencia en el capítulo 5, versículos 7 y 8, que comienza con la expresión “por tanto”. Esta expresión indica una conclusión como resultado de una meditación previa, en Santiago 5:1 al 6 sobre la corrupción de los ricos, y establece un contexto para lo que sigue en los versículos 7 y 8, en los cuales exhorta a los creyentes a practicar la paciencia, proveyendo ejemplos para ayudarles a soportar la prueba de esperar ante la injusticia.

Uno de los ejemplos de paciencia que Santiago dice que debemos imitar mientras esperamos que el Señor regrese, es el del agricultor. “Miren cómo espera el agricultor a que la tierra dé su precioso fruto y con qué paciencia aguarda las temporadas de lluvia” (vers. 7, NVI).

Analizar el versículo nos ofrece percepciones valiosas en lo que significa esperar. Nota cómo espera el agricultor: 1) sin duda con expectativa, y 2) su vigilia se caracteriza por la paciencia, hasta que 3) reciba las lluvias temprana y tardía. Esperar con expectativa significa que el campesino espera que algo suceda, porque él sabe que vendrá con certeza. Espera una cosecha del mismo modo que se nos dice que Dios vendrá y echará “la hoz, porque la mies está ya madura” (Joel 3:13). La imagen de la cosecha, como lo indican la lluvia temprana y la tardía, indica que es el lenguaje del juicio. La parte del labriego en la obra de la gran cosecha de almas, no es mirar la corrupción sino mirar su campo. Tampoco debe mirar otro campo, sino solo el que se la ha asignado. Ha de vigilar el campo, esperando que la cosecha de almas madure de modo que pueda ser recogida y llevada a los almacenes del cielo. Para que esto suceda, las lluvias temprana y tardía deben caer: símbolos claros del derramamiento del Espíritu Santo, como nos lo indican Zacarías 10:1 y Hechos 2:1 al 3.

Nota que el agricultor no puede realmente controlar el resultado de la cosecha. Sólo puede plantar, orar y esperar, confiando que las lluvias rieguen la tierra y hagan crecer la mies de modo que esté lista para cosechar. Su tarea, entonces, hasta el día de la cosecha es trabajar y vigilar. Velar significa precisamente eso. Es una vigilancia que demanda paciencia en espera de un resultado anticipado y prometido. Recuerda que, en el esquema de las cosas, plantar y cosechar suceden al comienzo y al final de la época de crecimiento. Es la larga e interminable tarea entre esos extremos la que ocupa la mayor cantidad de tiempo. Trabajar el campo incluye esperar, y por eso es una lección objetiva perfecta para la persona que ara el suelo de las almas humanas, planta las semillas del evangelio, vigila que echen raíces, y cultiva las plantas.

Como el agricultor, todos hemos recibido un campo de almas que debemos vigilar: sea en el círculo familiar, nuestros amigos, los que trabajan con nosotros, y la iglesia, dondequiera nos encontremos. Hemos de arrojar la semilla del evangelio en el suelo de cada corazón y esperar con paciencia los resultados, “como quienes han de dar cuenta” (Heb. 13:17). Mantener nuestra concentración en el campo −en vez de hacerlo en las fallas y fracasos del mundo que nos rodea, o aun en el nuestro− mantiene nuestros corazones con esperanza y resolución.

Considera: ¿Cuál es la solución que da Santiago acerca de cómo debemos responder a la corrupción que vemos en el mundo? ¿Qué significa que hemos de mantener una vigilancia paciente mientras esperamos al Señor?

II. Bienaventurados los misericordiosos

(Repasa, con tu clase, Sant. 5:9-11.)

Adicionalmente, Santiago nos da ejemplos monumentales de paciencia bajo pruebas de fuego: los profetas del Antiguo Testamento, y Job. En el crisol del sufrimiento y la crueldad, se mantuvieron con bondad y humildad, mostrando que “el Señor es muy misericordioso y compasivo” (vers. 11). La persecución es un mal necesario, por así decirlo, en este mundo distorsionado por el pecado. ¿Por qué? Todos estamos en una audición para el cielo. La persecución nos permite, ante el escenario del universo, revelar dónde se encuentra nuestra lealtad verdadera: con Cristo o con Satanás. Esperar pacientemente es una cosa. Hacerlo frente a la persecución con el riesgo de pérdidas financieras o sociales, el ostracismo o la amenaza de muerte, cuando no hay ninguna expectativa de ganancia terrenal, es soportar con la paciencia épica de Job y de los profetas.

Santiago destila en términos prácticos qué incluye esta paciencia, de modo que podamos reconocerla cuando la veamos. “No se quejen unos de otros, hermanos, para que no sean juzgados. ¡El juez ya está a la puerta! Hermanos, tomen como ejemplo de sufrimiento y de paciencia a los profetas que hablaron en el nombre del Señor. En verdad, consideramos dichosos a los que perseveraron” (vers. 9-11, NVI).

La paciencia será reconocida por las siguientes características: 1) un rechazo a caer en la crítica que no es constructiva y elevadora, y 2) permanecer sereno y bondadoso ante la crueldad y el sufrimiento. Tales manifestaciones externas de gracia son el resultado de la presencia interior del Espíritu en el alma. Cuando con presunción tomamos las prerrogativas del Juez, no solo estamos en peligro de juzgar en forma equivocada, sino en peligro de ser juzgados con el mismo espíritu que les mostramos a los demás. Santiago nos recuerda que “el Señor es muy compasivo y misericordioso” (vers. 11, NVI), y el grado de misericordia que mostremos a otros, mientras esperamos que el Señor regrese, es el grado que se nos mostrará a nosotros. “Bienaventurados los misericordiosos”, como dijo Jesús en las bienaventuranzas, “porque ellos alcanzarán misericordia” (Mat. 5:7).

Considera: ¿Qué significa esperar con la paciencia de Job? ¿Qué soportaron él y los profetas, y más importante, cómo lo soportaron? ¿Cuáles son las características de una persona paciente, como las describe Santiago? ¿De qué modo estas cualidades revelan a Dios ante los demás? ¿Por qué quejarse unos contra otros nos pone en peligro de ser juzgados, como nos advierte Santiago? ¿Cuáles son las características de Dios que enumera Santiago, y qué nos revelan acerca de la actitud de Dios hacia sus hijos desviados y caídos?

 

PASO 3: ¡Aplica!

Solo para los maestros: Ayuda a los miembros de la clase a aplicar los principios de la paciencia, como los bosqueja Santiago, a las situaciones de sus vidas diarias.

Preguntas de aplicación:

  1. Al analizar la exhortación que hace Santiago de tener paciencia. ¿cuáles son algunas de las áreas de tu vida en las que podrías ejercer más paciencia?
  2. Enumera estrategias que puedes usar para ayudarte a permanecer con paciencia, en lugar de soltar la ira o la frustración. Por ejemplo, la oración, memorizar trozos de la Escritura y recitarlos, respirar profundamente antes de responder con un insulto, etc. ¿Cómo pueden ayudarnos tanto en situaciones inmediatas donde se requiere paciencia, como en situaciones de largo plazo donde estás esperando un resultado o la respuesta a la oración? (Por ejemplo, esperar un empleo, o que Dios te ayude a encontrar una casa adecuada, o a resolver un conflicto familiar.)

 

PASO 4: ¡Crea!

Solo para los maestros: Usa el siguiente ejercicio para ayudar a los miembros de tu clase a ampliar su comprensión de lo que es la paciencia, a fin de cultivarla, y vivir una vida de paciencia en un mundo relativamente impaciente.

Actividad:

Si la paciencia en la Biblia tuviera un rostro, se podría sugerir que fuera el de Job en el Antiguo Testamento, y Jesús en el Nuevo Testamento. ¿Cuáles serían algunos otros rostros de paciencia, tanto históricos como modernos, que te inspiran? Comparte quiénes son, y por qué te dan esperanza.

Radio Adventista
0 comments… add one

Leave a Comment

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.