Leccion 10 Edicion maestros – “El Día de Expiación Escatológico” – 7 de diciembre de 2013

Edición para maestros. Cuarto trimestre (octubre-diciembre) de 2013

“El Día de Expiación escatológico”

Lección 10:  Para el 7 de diciembre de 2013

escuela sabaticaEl sábado enseñaré…

Texto Clave: Daniel 8:14.

 

 

Enseña a tu clase a:

Saber que la purificación del Santuario equivale al Juicio previo al advenimiento, y que Daniel 7 al 9 describen eventos proféticos complementarios.

Sentir la certeza de la salvación, porque Jesús afirma que su gracia salva a su pueblo.

Hacer: Como Jesús está a nuestro favor, debemos animar y ayudar a nuestros hermanos.

 

 Bosquejo de la Lección

  1. Saber: Dios restaura
    1. ¿Qué problemas trae la usurpación del cuerno pequeño al “ministerio continuo” de Jesús?
    2. Según Daniel 8:14, el Santuario sería nitzdaq, una palabra hebrea que significa “limpiar”, “justificar”, “restaurar” y “vindicar”. Explica cómo responden a las actividades del cuerno pequeño.
  2. Sentir: Dios de su pueblo
    1. ¿De qué manera al pertenecer al pueblo de Dios del tiempo del fin sientes urgencia para cumplir tu misión?
    2. ¿Cómo te hace sentir el límite de tiempo de las actividades del cuerno pequeño, y por qué?
  3. Hacer: Dios asegura
    1. ¿Cómo puedes participar en restaurar la verdad suprimida por el cuerno pequeño?
    2. ¿Cuál es la tarea del remanente hoy?

 

 Resumen

Participar en el último movimiento de Dios significa tener un sentido urgente de misión para salvar a la gente.

 

 CICLO DE APRENDIZAJE

Pasaje destacado: Apocalipsis 15:3, 4.

Concepto clave para el crecimiento espiritual: Para comprender el significado del Juicio previo al advenimiento (o investigador), debemos verlo desde una perspectiva amplia y no aisladamente, porque nuestro Sumo Sacerdote y sus actividades deben ser muy atrayentes, y la cruz, el fundamento. Solo así ese juicio será una experiencia significativa al acercar a Dios a los creyentes, y darles la seguridad de estar con él. Ellos se gozarán por la obra de Dios a su favor.

 

PASO 1: ¡Motiva!

Solo para los maestros: Los juicios de Dios son un panorama hermoso. El Juicio previo al advenimiento debe explicarse desde la perspectiva de la cruz. El año 1844 no puede separarse del año 31 d.C., sino este debe ser el punto de partida.

Diálogo inicial: El juicio de Dios en la cruz fue, y es, el fundamento de todos los demás juicios divinos. Elena de White nos anima a explicar nuestras enseñanzas desde la cruz: “El sacrificio de Cristo como expiación del pecado es la gran verdad en derredor de la cual se agrupan todas las otras verdades. A fin de ser comprendida y apreciada debidamente, cada verdad de la Palabra de Dios, desde el Génesis al Apocalipsis, debe ser estudiada a la luz que fluye de la cruz del Calvario. Os presento el magno y grandioso monumento de la misericordia y regeneración, de la salvación y redención, el Hijo de Dios levantado en la cruz. Tal ha de ser el fundamento de todo discurso pronunciado por nuestros ministros” (OE 330). Como durante el Día de Expiación en el antiguo Israel lo más importante era el sumo sacerdote y lo que hacía (ver Lev. 16), así, Cristo y su cruz es el centro del Juicio previo al advenimiento.

Pregunta para dialogar: ¿Cómo explicas este juicio desde el punto de vista de la cruz?

 

PASO 2: ¡Explora!

Solo para los maestros: Uno de los temas del Juicio previo es la afirmación de Cristo acerca de nuestras decisiones positivas, frente a los seres celestiales, asegurando nuestro lugar en el cielo. Por eso el Juicio Investigador es un juicio afirmativo, porque Cristo afirma que le pertenecemos, y que su gracia es suficiente. Por eso, todo el cielo aplaudirá la obra de Jesús, y verán que la gracia de Dios ha preparado a sus seguidores para ser parte de la familia celestial.

Comentario de la Biblia

Para apreciar este juicio, debemos ver toda la actividad judicial de Dios. Las acciones escatológicas de Dios no se limitan a solo tres juicios, como se hace generalmente: el Juicio Investigador, el juicio durante el milenio y el juicio final. El evangelio, según el juicio de Dios, involucra siete fases. Cada una ayuda a comprender el plan de salvación y la gran controversia entre el bien y el mal. Cada paso celebra la victoria y los logros de Cristo en la cruz.

I. Modelo de los juicios de Dios

(Repasa, con tu clase, Gén. 18:25; 2 Cor. 5:10.)

La enseñanza bíblica acerca del Juicio es una revelación de Dios y un paradigma para nuestro pensamiento. Junto a la proclamación de que Dios es el Creador (Génesis 1-2), en el Edén aparece Dios como Juez, la primera referencia a un juicio (Gén. 3:8-24), donde la gracia y la justicia de Dios están mezcladas. El Diluvio es otro juicio (Gén. 6-9). Abraham llamó a Dios el “Juez de toda la tierra” (Gén. 18:25). Y hay más juicios en la Biblia. El Juicio es parte de la naturaleza de Dios. Comprender a Dios significa conocer sus juicios. Al estudiar estos juicios, podemos saber quién es él y cómo es su carácter.

Pregunta para dialogar: ¿Por qué Jesús dice en Juan 14:1 al 3 que él iría al cielo a preparar lugares para nosotros? Deben ser más que porque él podría hacerlas “en unos pocos días”. ¿Por qué le llevaría tanto tiempo? Entonces, ¿qué incluye la afirmación de Jesús?

II. Un panorama de las siete fases del juicio universal de Dios

(Repasa, con tu clase, Apoc. 15:3, 4.)

El juicio divino es perfecto como lo puede ver un creyente genuino en Jesús:

  1. El juicio pedagógico o tipológico antes de la cruz. Dios da lecciones educativas, “minijuicios”, en el Antiguo Testamento. Vemos en la historia que es un Dios de gracia, amor, justicia, verdad, orden y garante de libertad. Ama a la gente, pero odia el pecado. Nosotros somos responsables por nuestros actos, y sus consecuencias.
  2. El juicio central y cósmico sobre la cruz. Jesucristo tomó sobre sí nuestros pecados, murió por nosotros, y experimentó el juicio de condenación para que podamos vivir y no ser condenados a la segunda muerte. Además, Satanás y el mal fueron derrotados.
  3. El juicio decisivo durante nuestra vida. Si nos entregamos a Cristo, él aplica a nosotros hoy lo que realizó en la cruz.- Él nos justifica y nos cambia por su gracia, Palabra y Espíritu. Nos da vida eterna, paz, gozo, la certeza de la salvación, y nos sienta con él en su trono.
  4. El juicio afirmativo (también llamado juicio investigador) antes de la segunda venida de Jesús, desde 1844 en adelante. Cristo, nuestro fiel testigo e intercesor, nos asegura un lugar en el cielo, al afirmar frente al universo que hemos aceptado su justicia (la justificación es la base de la salvación). Entonces, por su gracia transformadora, su Palabra y su Espíritu, el fruto de la salvación es la santificación, y podemos entrar en la familia celestial y gozar la vida eterna.
  5. Juicio de realización en la segunda venida de Cristo. En la segunda venida de Cristo, él personalmente viene a la Tierra para dar a sus fieles seguidores la vida eterna física y tangible.
  6. Juicio de testificación durante el milenio. Jesucristo ayuda a los salvados a entender su pensamiento y decisiones, sus juicios, aceptar la pérdida de algunos amados, y obtener percepciones de la gran controversia, sus luchas con Satanás y el mal. Provee tiempo para la sanación.
  7. Juicio ejecutivo o juicio final al término del milenio. Finalmente, Dios aniquilará para siempre todo el mal –Satanás, los ángeles malos, los impíos y el pecado– de modo que reinarán solo el amor, la justicia, la paz y la armonía. Como Creador, él recreará la Tierra Nueva y el cielo nuevo. Así, quedará asegurada una vida verdadera, y podrán gozarla eternamente.

Pregunta para dialogar: Elena de White resume así el evangelio de la salvación: “Si te entregas a él y lo aceptas como tu Salvador, por pecaminosa que haya sido tu vida, serás contado entre los justos, por consideración a él. El carácter de Cristo toma el lugar del tuyo, y eres aceptado por Dios como si no hubieses pecado” (CC 62). De las siete fases del juicio de Dios, ¿qué fase te ha impactado más? ¿Qué consecuencias tiene esa fase sobre las otras fases del Juicio divino?

III. La celebración final de la cruz

(Repasa, con tu clase, Apoc. 20:9-15.)

Al final del milenio, cuando ocurre el juicio final, el trono de Dios se elevará. Por sobre él se verá la cruz de Jesús, y allí se explicará todo el drama entre el bien y el mal (ver Apoc. 20:9-15). Elena de White describe así esta escena: “Por encima del trono se destaca la cruz; y como en vista panorámica aparecen las escenas de la tentación, la caída de Adán y las fases sucesivas del gran plan de redención” (CS 724).
Si quieres más detalles del evangelio del Juicio de Dios en siete etapas, lee el artículo de Jiří Moskala, “Toward a Biblical Theology of God’s Judgment: A Celebration of the Cross in Seven Phases of Divine Universal Judgment”, publicado en el Journal of the Adventist Theological Society 15, nº 1 (2004), pp. 138-165, al que se puede acceder por medio del sitio web de la Adventist Theological Society (www.atsjats.org).

Preguntas para dialogar:

  1. ¿De qué modo la cruz impacta el Juicio Final?
  2. ¿Por qué la gran controversia se revela a todos en el mismo fin? ¿Cuál es el propósito de este último juicio, ya que Dios no muestra estas vislumbres solo para que los impíos mueran como “pecadores informados”?

 

PASO 3: ¡Aplica!

Solo para los maestros: Tu entusiasmo y convicción tienen gran influencia. Haz que el mensaje del Juicio sea relevante para los jóvenes.

Preguntas de aplicación:

  1. Imagina que estás presente en el Juicio Investigador/afirmativo. ¿Dónde te gustaría estar en ese momento? Expresa tus sentimientos.
  2. ¿Qué harías si supieras que el libro de tu vida se ha abierto, y que tu caso se está analizando?

Actividad:

¿Cómo pintarías la escena del Juicio celestial? Ponte en la posición del pecador arrepentido en relación con Jesús. ¿Dibujarías una distancia entre ellos? ¿Por qué? Si no, ¿cómo expresarías su relación? ¿Pintarías las caras humanas serias, sonrientes, o tristes? ¿Por qué?

 

PASO 4: ¡Crea!

Solo para los maestros: Haz una lista de preguntas que crees que Jesús o los ángeles te harían acerca de tu vida. ¿Qué clase de preguntas te gustaría que te hicieran en la corte celestial acerca de las actividades del cuerno pequeño? Haz otra lista.

Actividades:

  1. Con la clase, muestren razones muestren de que las visiones de Daniel 8 y 9 van juntas, y que la profecía de las 70 semanas forma parte de la profecía de las 2.300 tardes y mañanas. Toma en cuenta lo siguiente: A) el ángel Gabriel trasmitió ambas visiones (8:16; 9:21); B) al final de la visión del capítulo 8 y al comienzo de la visión del capítulo 9 donde aparece al mismo vocabulario de “entender” y “visión”; C) el término específiconejtak (de la raíz jatak) que se da al comienzo de la profecía de las 70 semanas significa “cortar”, y muestra que el período de las 70 semanas debe tomarse de la unidad profética anterior de 2.300 tardes-mañanas (9:24a); D) un elemento de tiempo profético generalmente se da al final de una visión, pero en el capítulo 9, se da al comienzo de la visión, sugiriendo que está conectada con la visión previa (8:14; 9:24); E) Daniel generalmente tiene un sueño o una visión y luego sigue una interpretación (ver capítulos 2, 7, 8, 10-12); pero en el capítulo 9 no hay visión sino solo una interpretación, que señala a la explicación de la profecía previa del capítulo 8.
  2. Da a tu clase la tarea de encontrar razones para la validez del principio de día por año al interpretar las profecías apocalípticas. Luego, compartan los resultados.
1 comment… add one
  • ME ENCANTA EL METODO DE ENSENANZA.FACILITA LA COMPRENCION DEL TEMA.
    DIOS BENDIGA SU MINISTERIO.

    Reply

Leave a Comment