Jonthan Gallagher Leccion 9. – Pedro y los gentiles – (3T 2015—Misioneros)

Leccion 9. Pedro y los gentiles (3T 2015—Misioneros)

Textos bíblicos: Hechos 2:5–21; 10:1–8, 23–48; Romanos 2:14–16; Hechos 10:9–22;
11:1–10; 15:1–35; Hechos 2:38-39.

Citas
• Las distinciones trazadas por la mente no son necesariamente equivalentes a las
distinciones que existen en la realidad. Tomás de Aquino
• Nuestro mundo es demasiado pequeño para permitir la discriminación, el
prejuicio y la intolerancia para prosperar en cualquier rincón de él, y mucho
menos en los Estados Unidos de América. Eliot Engel
• La gente siempre tiene miedo de todo lo que es diferente. Sandy Fussell
• Cuando nos olvidamos de nuestras similitudes esenciales, nos olvidamos de cómo
llevarnos bien, y eso no puede sino llevarnos a los prejuicios, a la discriminación,
y, finalmente, al conflicto. G. Norman Lippert
• Dudo que alguien tenga un momento de Damasco después de experimentar la
discriminación. La mayoría de la gente parece tener brillantes momentos de
cambio después de experimentar la gracia. Anna Blanco
• Los prejuicios son las cadenas forjadas por la ignorancia para mantener separados
los hombres. Condesa de Blessington

Para debatir
¿Cuál es el punto principal en la visión de Pedro de los animales inmundos en una
sábana? ¿Podemos apreciar el gran cambio en el pensamiento al permitir entrar a los
gentiles? ¿Qué paralelos vemos en nuestro mundo de hoy? ¿Cómo debemos tratar a los
que están fuera de nuestra comunidad religiosa? ¿Cómo representamos a Dios ante los
demás?

Resumen bíblico
Hechos 2 contiene el discurso de Pedro a los judíos de varios países, pero en
Hechos 10 y 11: 1-10 nos ofrece una narración de la “conversión” de Pedro para aceptar a
los gentiles. La visión de la sábana con los animales impuros era para indicar que Dios
quería que Pedro renunciara a sus prejuicios contra los “extranjeros” y los recibiera en la
fe cristiana. Pedro reafirma esto en el Concilio de Jerusalén (Hechos 15: 1-35). Lo más
importante a observar en el material bíblico es el gran cambio que hubo en Pedro de verse
a sí mismo como uno de los favoritos de Dios a luego verse como un misionero para
todos, incluyendo a los gentiles.

Comentario
En Hechos 10 se toma la historia de Pedro y Cornelio para explicar muchas cosas: la
dieta, la falta de limpieza, el evangelismo, las cuestiones culturales y demás. Pero en el
fondo, es una historia de cómo Dios desafía nuestras creencias más básicas, y revela que
podemos hacer suposiciones completamente injustificadas. Para Pedro, la idea de ir a los
gentiles con el mensaje del evangelio era, literalmente, tan imposible como comer el peor de
los animales inmundos. La visión del lienzo lleno de animales no comestibles y donde se le
dice que mate y coma es una manera dramática como Dios nos enfrenta con nuestros tabúes
y puntos ciegos. ¡No tiene nada que ver con la conveniencia de comer babosas!
La visión que Pedro tuvo de ese lienzo con animales inmundos era necesaria para
aprender la lección de que Dios no tiene favoritos, y que ofrece la salvación sanadora a
todos.

Cuando se trata de representar la verdad acerca de Dios y su carácter, ¿qué están
dispuestas a aceptar algunas naciones? ¿Son sus rasgos nacionales los que conducen a
actitudes y decisiones generales? Si es así, ¿cómo podemos combatir esos “rasgos” de
modo que cada uno pueda tomar una decisión informada acerca de Dios? ¿De qué manera
representamos mejor a Dios ante todo el mundo?
Todos tenemos tendencias discriminatorias, y reflejamos las ideas de nuestras
propias sociedades. Sin embargo, la Biblia nos dice que no hay ni judío ni griego. En el
contexto de la gran controversia vemos que el odio racial es otra de las mentiras
engañadoras, es otra manera de sembrar cizaña entre el trigo para crear conflicto y caos.
Nuestro papel es demostrar estas verdades fundamentales que se elevan por encima de
esas distracciones, y revelan al Dios que es el creador de todo, y padre de toda nación,
tribu, lengua y pueblo. Solamente cuando la verdad de Dios prevalece podemos tener la
verdadera unidad y la armonía, sólo por este amor dado por Dios de los unos para los
otros toda la gente sabrá que en realidad somos los discípulos de Dios.
La discriminación y los prejuicios siguen con nosotros, incluso dentro de la
iglesia. Necesitamos recordatorios como estos para reconocer que debemos ser uno, a
pesar de las diferencias de idioma, raza y cultura. De hecho, este es uno de los grandes
argumentos para la verdad de la fe cristiana, que a pesar de estas diferencias nos vemos
unos a otros como hermanos y hermanas, hijos de nuestro Padre amoroso.
A menudo Dios tiene que trabajar con nosotros dentro la familia de Dios para
ayudarnos a darnos cuenta de que todos pertenecen a ella. Tenemos que ver la totalidad
de la familia de Dios, y ser excluyentes de ninguna manera. Esto significa que debemos
pensar más allá de nuestro mundo, y vernos a nosotros mismos como parte de la
extensión de la familia de Dios en todo el universo. Esto nos ayuda a entender nuestra
posición, incluso si tenemos un papel especial como espectáculo para el universo.

Comentarios de Elena de White
Mediante la visión del lienzo y su contenido, que descendió del cielo, se iba a
librar a Pedro de sus arraigados prejuicios contra los gentiles; debía comprender que por
medio de Cristo las naciones paganas llegaban a ser participantes de las bendiciones y los
privilegios de los judíos, y que junto con ellos debían ser igualmente beneficiadas.
Algunos han sostenido que esta visión significa que Dios eliminó la prohibición de usar
la carne de animales que anteriormente habían sido considerados inmundos, y que por lo
tanto la carne de cerdo es apta para el consumo. Esta es un interpretación estrecha y
completamente errónea, y contradice flagrantemente el relato bíblico de la visión y sus
consecuencias.

La visión de todos esos animales vivos, que se hallaban en el lienzo, y acerca de
los cuales se dio la orden a Pedro de que matara y comiese, para asegurarle que lo que
Dios limpió no debiera ser llamado común o impuro, era simplemente una ilustración que
se empleó para presentar a su mente la verdadera situación de los gentiles, que por la
muerte de Cristo llegaban a ser coherederos con el Israel de Dios. Para Pedro era a la vez
una reprensión y una instrucción. Hasta ese momento sus labores se habían confinado
totalmente a los judíos; y había considerado a los gentiles como una raza impura,
excluida de las promesas del Señor. Entonces se lo indujo a comprender la amplitud del
plan de Dios. {La Historia de la Redención, p. 298}
Despierta un espíritu combativo y mata el espíritu de convicción en la mente de
muchas personas, conduciéndolas a diversidad de opiniones, acusaciones y prejuicios que
cierran la puerta de la verdad. Este fue el efecto en los días de Pablo, y podemos ver que
ha ocurrido lo mismo en nuestro tiempo. {Review and Herald, 11 de septiembre de 1888}

Preparado y escrito por:  © Jonathan Gallagher 2015
Traducción: Shelly Barrios De Ávila

escuela sabatica jonathan gallagher

Radio Adventista
0 comments… add one

Leave a Comment

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.