Jonathan Gallagher Leccion 7. “Mateo 24 y 25” – Sabado 19 de mayo

Leccion 7. Mateo 24 y 25 (2T 2018—Preparación para los días finales)

Textos Bíblicos: Mateo 24:1-25, Apocalipsis 13:11-17, Mateo 7:24-27, Lucas 21:20, 2
Reyes 23:13, Mateo 25:1-30.

Citas
• El futuro pertenece a aquellos que pertenecen a Dios. Esta es la esperanzaW.T.
Purkiser
• Dios nos lleva hacia adelante, no hacia atrás. La vida cristiana significa esperar la
venida de Cristo, como un corredor esforzándose por terminar la carrera. Stephen
Travis
• Aquellos que han vivido tanto como yo… pudieron comparar diferentes culturas y
tradiciones, y saben que ha llegado el momento de discernir los signos de los
tiempos, aprovechar la oportunidad y mirar hacia adelante. Papa Juan XXIII
• ¿Qué camino quiere el Señor? Siempre con el espíritu de inteligencia con el que
entender los signos de los tiempos. Es hermoso pedirle al Señor por esta gracia.
Papa Francisco
• Al encontrar todas las señales de los tiempos y la condición presente del mundo,
para comparar armoniosamente con las descripciones proféticas de los últimos días,
me vi obligado a creer que este mundo había llegado a los límites del período
asignado para su continuación. Al considerar la evidencia, no pude llegar a otra
conclusión. William Miller
• Se necesitará una preparación especial para encontrarse con el Señor cuando venga.
Será necesario que la última iglesia busque a Cristo; porque es a quienes lo buscan
que aparecerá por segunda vez sin pecado para salvación… Ahora no podemos
buscar a Cristo sin mirar las señales de los tiempos, y creer en el advenimiento
cercano. Daniel T. Bourdeau

Para debatir
¿Cómo abordamos los “signos de los tiempos” hoy? ¿Por qué Jesús señaló las
señales? ¿Qué hay de esas señales de las que hablamos en el pasado que muestran la
cercanía de la venida de Cristo? ¿Necesitamos ver las señales para asustarnos y
prepararnos? ¿Qué nos enseñan las parábolas de Mateo 25 sobre lo que es realmente
importante?

Resumen Bíblico
En Mateo 24, Jesús habla sobre la caída de Jerusalén y la destrucción del Templo
junto con su venida. También señala los signos de los tiempos que indican que su llegada
está cerca. En Mateo 25, continúa el tema dando tres parábolas: las cinco muchachas sabias
y las cinco necias; los talentos; y las ovejas y las cabras. Apocalipsis 13: 11-17 hace
referencia a las acciones de la bestia que proviene de la tierra. En Lucas 21:20, Jesús dijo
que cuando Jerusalén estuviera rodeada de ejércitos, ellos sabrían que la destrucción estaba
cerca, una señal de los tiempos para el pueblo en aquel entonces. 2 Reyes 23:13 se refiere a
la idolatría de Salomón.

Comentario
A veces esos eventos que creemos que son los signos más dramáticos y obvios de
la venida de Cristo no lo son en absoluto. Jesús nos dice: “Oirán de guerras y de rumores de
guerras, pero procuren no alarmarse. Es necesario que eso suceda, pero no será todavía el
fin.” Mateo 24: 6 NVI.
También todas las batallas, las revoluciones, las rebeliones, las hambrunas y los
terremotos: Jesús nos dice que es de esperar, pero que no son una prueba definitiva de su
regreso inminente. ¿Cuáles dijo Jesús que iban a ser las señales?
Jesús señala primero el crecimiento del mal como un signo principal: “Habrá tanta
maldad que el amor de muchos se enfriará” “Entonces los entregarán a ustedes para que los
persigan y los maten, y los odiarán todas las naciones por causa de mi nombre. 10 En aquel
tiempo muchos se apartarán de la fe; unos a otros se traicionarán y se odiarán; 11 y surgirá
un gran número de falsos profetas que engañarán a muchos”. Mateo 24:12; 9-11 NVI.
¿Están sucediendo estas cosas en el mundo de hoy? ¿Cuál es la evidencia? Piense
en todas esas estadísticas deprimentes relacionadas con el aumento de la tasa de
delincuencia, el colapso del matrimonio y la familia, la pornografía, la persecución de
cristianos, etc., falsos profetas del mundo moderno: materialismo, secularismo, humanismo
…Sin embargo, incluso aquí la insistente pregunta es “¿cómo? ¿Cuánto es demasiado?”
Solo Dios sabe…
Entonces Jesús dice claramente: “Y este evangelio del reino se predicará en todo el mundo
como testimonio a todas las naciones, y entonces vendrá el fin.”. Mateo 24:14 NVI.
La formación de Sociedades Bíblicas y Misiones Cristianas del siglo pasado
ilustró este signo. Hoy el evangelio se predica en más países que nunca. Los medios
modernos de comunicación masiva -la literatura, la radio, la televisión, el video, etc. hacen
que la difusión del evangelio sea más factible ahora que en cualquier otro momento de la
historia de la humanidad. Sin embargo, una vez más, con el rápido aumento en la población
del mundo, ¿cuántos están “siendo alcanzados por Jesús”? Y otra pregunta reveladora
puede ser: ¿Qué tipo de Dios está siendo presentado, siendo que hay incluso imágenes deun
Dios cristiano al que yo mismo rechazaría?
¿Cuántos de la población de este mundo realmente se preocupan por Dios, o por
vivir honestamente y con razón? La tendencia moderna es cuidar el Número Uno; golpea al
otro chico antes de que él te golpee; toma lo que puedas mientras puedas; consigue lo que
quieres y todos los medios. Esta es la religión del egoísmo total y la codicia, sin
preocuparse por los demás en absoluto.
Jesús habló sobre su situación moderna al compararla con las personas sensuales,
corruptas y sin Dios que vivían antes del Diluvio: “La venida del Hijo del hombre será
como en tiempos de Noé. Porque en los días antes del diluvio comían, bebían y se casaban
y daban en casamiento, hasta el día en que Noé entró en el arca; y no supieron nada de lo
que sucedería hasta que llegó el diluvio y se los llevó a todos. Así será en la venida del Hijo
del hombre.”. Mateo 24: 37-39 NVI.
Dios esperó 120 años en el tiempo de Noé. ¿Cuánto tiempo esperará por nosotros?
Ciertamente puede determinar cuándo se ha acumulado suficiente evidencia, cuando la
inmoralidad no puede continuar por más tiempo. Pero, aunque vemos el signo, no identifica
específicamente el punto final.
Jesús les dice a sus discípulos: “Inmediatamente después de la tribulación de
aquellos días, ‘se oscurecerá el sol y no brillará más la luna; las estrellas caerán del cielo y
los cuerpos celestes serán sacudidos’.La señal del Hijo del hombre aparecerá en el cielo, y
se angustiarán todas las razas de la tierra. Verán al Hijo del hombre venir sobre las nubes
del cielo con poder y gran gloria.” Mateo 24:29, 30 NVI.
Una descripción impresionante de la venida de Cristo, precedida por estos signos
catastróficos. ¡No hay tiempo para debatir después de esto! Pero ¿por qué lloran? ¿Es
porque ven a Dios como realmente es? ¿O es porque son tan autosuficientes que están
molestos porque ya no pueden seguir su propio camino? Ciertamente, estas son
demostraciones muy visibles del fin: ¡nadie lo echará de menos! Pero la respuesta es de
tristeza y no de felicidad por parte de aquellos que no conocen a Dios.
Aun así, los signos más importantes son aquellos que revelan el final de la gran
controversia. Una descripción muy específica de las personas que viven al final se da en
Timoteo 3:1-4 NVI: “Ahora bien, ten en cuenta que en los últimos días vendrán tiempos
difíciles. La gente estará llena de egoísmo y avaricia; serán jactanciosos, arrogantes,
blasfemos, desobedientes a los padres, ingratos, impíos, insensibles, implacables,
calumniadores, libertinos, despiadados, enemigos de todo lo bueno, traicioneros,
impetuosos, vanidosos y más amigos del placer que de Dios”.
¿Qué dice esto sobre nosotros y nuestro papel en la gran controversia? Para cualquier lado
en el que estemos, todavía proporcionamos demostración y evidencia…
Porque al final, cualquiera que sea la perspectiva de los signos, no están allí delimitaciones
de tiempo, sino recordatorios del futuro de Dios. Somos tales criaturas del tiempo, que el
cuándo es la pregunta más importante. Pero por todas las razones que hemos mencionado,
los problemas reales son mucho más amplios que nuestros propios intereses bastante
parroquiales. Estos son problemas que involucran a todo el universo, ¡y la restauración de
la armonía implica mucho más que nosotros y el Planeta Tierra! Tampoco es tanto una
cuestión de cuándo, aunque esa es siempre la pregunta candente para nosotros. Agregue a
eso nuestra proclividad a posponer las cosas. Si supiéramos que el próximo fin de semana
sería el próximo enero, ¡esperaríamos a que llegue primero Navidad! Como dijo Agustín,
“el último día está oculto a fin de queestemos atentos todos los días”.

Comentarios de Elena de White
Cristo había estado amonestando a la gente acerca del advenimiento del reino de
Dios, y había reprendido severamente su ignorancia e indiferencia. Ellos estaban prontos
para leer las señales del cielo que predecían el estado del tiempo; pero no discernían las
señales de los tiempos, que tan claramente indicaban su misión. {Palabras de Vida del Gran
Maestro, p. 167}
Pero en nuestras iglesias son muchísimos los que saben muy poco del verdadero significado
de la verdad para este tiempo. Les ruego que no desprecien el cumplimiento de las señales
de los tiempos, que con tanta claridad indican que el fin se acerca. ¡Oh, cuántos de los que
no han procurado la salvación de su alma se lamentarán pronto acerbamente: “Pasó la
siega, terminó el verano, y nosotros no hemos sido salvos”! Jeremías 8:20.
Estamos viviendo en medio de las escenas finales de la historia de esta tierra. Las
profecías se están cumpliendo rápidamente. Están transcurriendo velozmente las horas del
tiempo de gracia. No tenemos tiempo que perder, ni un momento. No seamos hallados
durmiendo en la guardia. Nadie diga en su corazón o por sus obras: “Mi Señor se tarda en
venir”. Resuene el mensaje del pronto regreso de Cristo en fervientes palabras de
advertencia. Persuadamos a hombres y mujeres por doquiera a arrepentirse y huir de la ira
venidera. Despertémoslos para que se preparen inmediatamente porque muy poco sabemos
de lo que nos espera. Salgan los ministros y los miembros laicos a los campos que maduran
para decir a los despreocupados e indiferentes que busquen al Señor mientras puede ser
hallado. Los obreros hallarán su mies dondequiera que proclamen las verdades olvidadas de
la Biblia. Hallarán quienes aceptarán la verdad y dedicarán su vida a ganar almas para
Cristo. {Testimonios para la Iglesia, p. 263}

Preparado y escrito por: © Jonathan Gallagher 2018

1 comment… add one
  • Gracias a Dios y usted Pastor x estos preciosos comentarios.Tenemos un Dios maravilloso que no quiere que nadie se pierda ,y x su misericordia nos advierte de todo lo que acontecera.Pidamosle sabiduría, perseverancia y su dirección para que no seamos negligentes.MARANATA

    Reply

Leave a Comment