Jonathan Gallagher Leccion 4. “La salvación y el tiempo del fin” – Sabado 28 de abril

Leccion 4. La Salvación y el tiempo del fin (2T 2018—Preparación para los días finales)

Textos Bíblicos: Juan 14:9; Sofonías 3:17; Juan 1:1-3; Romanos 8:39, 39; Salmos 91:15,
16; Apocalipsis 14:6, 7; Efesios 1:4, 5; 1 Juan 4:10.

Citas
• El mayor enemigo de las almas humanas es el espíritu de justicia propia que hace
que los hombres se busquen a sí mismos para la salvación. Charles Spurgeon
• El Nuevo Testamento es de plena autoridad y está abierto a la comprensión de
hombres simples en cuanto a los puntos más necesarios para la salvación. John
Wycliffe
• Dios no nos da la salvación porque creemos. Nuestra creencia es sólo la forma
normal de recibir la salvación que él da libremente. Lewis B. Smedes
• Aunque la Biblia fue escrita durante dieciséis siglos por al menos cuarenta autores,
tiene un tema central: salvación mediante la fe en Cristo. Max Lucado
• A través de la salvación nuestro pasado ha sido perdonado, nuestro presente
adquiere sentido y significado, y nuestro futuro ha sido asegurado. Rick Warren
• ¿No es una noticia maravillosa de creer que la salvación está fuera de nosotros
mismos?

Para debatir
¿Los “criterios” para la salvación cambian en el tiempo del fin? ¿Por qué nos preocupamos
más por la salvación a medida que se acerca el final? ¿Es la salvaciónun “seguro contra
incendios”? Reconociendo que cuando vemos a Jesús vemos al Padre, ¿cómo vemos a Dios
y su salvación? ¿Por qué nos resulta tan difícil aceptar que la salvación es un regalo gratuito
de Dios?

Resumen Bíblico
El versículo clave en el estudio de esta semana es Juan 14:9 NVI: “¡Pero, Felipe! ¿Tanto
tiempo llevo ya entre ustedes, y todavía no me conoces? El que me ha visto a mí ha visto al
Padre. ¿Cómo puedes decirme: “Muéstranos al Padre”?”. Sofonías 3:17 nos recuerda que el
señor esel Poderoso que nos salva. Jesús es la Palabra eterna (Juan 1: 1-3). Nada puede
separarnos del amor de Dios que está en Cristo Jesús (Romanos 8:38, 39). Dios promete
salvarnos cuando lo invoquemos (Salmo 91:15, 16). Apocalipsis 14: 6, 7 es el primer
mensaje del ángel: un llamado a adorar al Creador. Dios nos ha elegido (Efesios 1: 4, 5).
“En esto consiste el amor: No en que nosotros hayamos amado a Dios,sino en que él nos
amó y envío a su Hijo para que fuera ofrecido cómo sacrificio por el perdón de nuestros
pecados”. 1 Juan 4:10 NVI.

Comentario
¿La salvación cambia a medida que nos acercamos al tiempo del fin? No, siempre es la
misma: el regalo de Dios para todos los que creen en él. Algunas veces instamos a la
proximidad del fin como un incentivo para arrepentirnos, pero este es sin duda un motivo
equivocado. La razón real para venir a Dios es porque lo amamos y él es el único que puede
curarnos de nuestra condición fatal.
También tenemos problemas con el hecho de que la salvación es un regalo de Dios
para nosotros. De muchas maneras, parece que queremos trabajar para ella. Entonces, en
lugar de aceptar con agradecimiento este regalo, nos volteamos y preguntamos qué
debemos pagar, con el deseo de hacer nuestra propia contribución. Ya sea que lo llamemos
legalismo, obras de justicia o incluso “poner de nuestra parte”, de alguna manera queremos
convertir la maravillosa salvación de Dios en una especie de religión al estilo “hazlo tú
mismo”.
Luego está la terminología que usamos para describir la salvación. Los conceptos
actuales de salvación dependen en gran medida de las imágenes legales, principalmente las
de la justicia occidental. La escena del tribunal se invoca para representar la forma en que
Dios “nos salva”, principalmente del veredicto y la sentencia de “Culpable”. En
consecuencia, la mecánica del proceso de ahorro se centra en el pago de las penas, el
castigo sustitutivo y el ajuste de la situación legal del acusado el borrado del veredicto de
culpable, la satisfacción por el pecado, escribir el nombre de la persona en el libro
“correcto”, etc.
¿Por qué el estrés sobre la necesidad de perdón legal? Porque nos vemos como
criminales culpables, y por lo tanto bajo la sentencia ejecutiva de la perdición de Dios. Si
una persona no es perdonada legalmente, entonces esa persona sufrirá la pena,
generalmente expresada como soportando los tormentos del Infierno infligidos por un Dios
vengativo por toda la eternidad.
Tal visión de Dios y su salvación no encuentra expresión en el evangelio que Cristo
trajo. ¡No se trataba de garantizar que usted fuera legalmente “sin culpa” ante Dios, como
un reclamo de seguro “sin culpa”!
El perdón es sin duda importante, pero no como una garantía para evitar el castigo.
¡La salvación no es una cuestión de asegurarse de haber pagado su seguro contra incendios!
Dios no debe ser visto como un Juez hostil decidido a condenar a todos los culpables, y
como en un juego al estilo monopolio solo permitirla entrada a aquellos que tienen algún
tipo de cupón llamado con la consigna “perdonado” para beneficiarse de su salvación. Esta
visión altamente objetivada de la salvación ignora la personalidad de Dios y la nuestra, y
reduce la salvación de Dios a un estilo de proceso contractual mecanicista mediante el cual,
cuando se realizan todas las acciones correctas, la salvación es automática. Jesús vino para
ser la salvación de Dios: principalmente para revelar lo que es la salvación. No es un
proceso mecánico o una transacción legal objetiva, sino que afecta la relación de las
personas. La salvación es subjetiva en el sentido de que se aplica a nosotros y se lleva a
cabo dentro de nosotros, y no en algún sitio externo.
Como Dios le dijo a su pueblo de antaño: “Yo soy el Señor que los sana” (Éxodo
15:26). En esto consiste su salvación: sanar todas las heridas del pecado, curar la
enfermedad del mal y devolvernos una vez más a la plenitud de nuestra salud espiritual,
reconstruyéndonos a su gloriosa imagen. Esta es su salvación, tan total y libremente
demostrada en Jesús y puesta a disposición de todos los que así lo quieran. Esta es su
salvación: traída por Dios mismo. La salvación es sanidad.

Comentario de Elena de White
Se nos señala la brevedad del tiempo para estimularnos a buscar la justicia y
convertir a Cristo en nuestro Amigo. Pero éste no es el gran motivo. Tiene sabor a egoísmo.
¿Es necesario que se nos señalen los terrores del día de Dios para compelimos por el miedo
a obrar correctamente? Esto no debería ser así. Jesús es atractivo. Está lleno de amor,
misericordia y compasión. Se propone ser nuestro Amigo, caminar con nosotros en todos
los ásperos caminos de la vida. {The Review and Herald, 2 de agosto de 1881}
Completo y gratuito es el don de la gracia salvadora. Todos pueden tener la
salvación que el Señor Jesús otorgará abundantemente a todos los que traen su amor a su
vida. {RH, May 31, 1906 par. 6}
El Señor ha provisto todo lo necesario para que el hombre pueda alcanzar la
salvación plena y gratuita, y sea completo en él. El propósito de Dios es que sus hijos
tengan los brillantes rayos del Sol de justicia, que todos tengan la luz de la verdad. {1SM
375}

Preparado y escrito por: © Jonathan Gallagher 2017

Radio Adventista
0 comments… add one

Leave a Comment

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.