Jonathan Gallagher Leccion 4. La Epopeya de Jonás (3T 2015—Misioneros)

Leccion 4. La saga de Jonás (3T 2015—Misioneros)

Textos bíblicos: Jonás 1–4, 2 Reyes 14:25, Isa. 56:7, Isa. 44:8, Mateo 12:40, Apocalipsis
14:6–12; Hechos 10:34, 35.

Citas
• No sólo el barco sino todo el mundo se vuelve demasiado pequeño para Jonás.
Martin Luther
• Si la Biblia hubiera dicho que Jonás se tragó la ballena, me lo creería. William
Jennings Bryan
• Dios siempre ha escogido el camino lento y difícil, respetando la libertad humana
a toda costa. Philip Yancey
• El fin más alto y último del evangelismo no es el bienestar de los hombres, ni
siquiera su felicidad eterna, sino la glorificación de Dios. R. B. Kuiper
• Y Jonás caminó hasta su asiento bajo la sombra y esperó a que Dios se acomodara
a su forma de pensar. Y Dios sigue esperando que una gran cantidad de Jonases
que están en sus cómodas casas se acomoden a su manera de amar. Thomas
Carlisle
• Cuando no te quede nada sino Dios te darás cuenta por primera vez que Dios es
suficiente. Dag Hammarskjold

Para debatir
¿Cuáles son los puntos importantes en la historia de Jonás? ¿De qué manera esta
historia nos ayuda a entender lo que significa ser un misionero de Dios? ¿Qué aspectos
del carácter de Jonás impactaron su misión? ¿Por qué se queja de que Dios sea demasiado
amable y misericordioso? ¿Qué nos dice esto acerca de la manera en que debemos poner
en práctica la misión que Dios nos ha dado?

Resumen bíblico
Jonás 1-4 presenta toda la historia comprimida en un cuento corto. Qué
interesante sería tener algunos detalles más, especialmente acerca de Jonás y la forma en
que su mensaje fue comprendido y recibido, y si los ninivitas mantuvieron su promesa.
En 2 Reyes 14:25 se hace otra mención de Jonás. Habría hecho bien en pensar como lo
hizo Isaías, quien tuvo total confianza en Dios (ver Isaías 44: 8). Jesús hace referencia a
Jonás, diciendo que él también estaría en la tierra como estuvo Jonás en el vientre del pez
(Mateo 12:40). Apocalipsis 14: 6-12 presenta el mensaje del tercer ángel. La conclusión
de Pedro después de ver la visión de los animales en la sábana es que “en todas las
naciones que Dios acepta a quienes lo respetan, y hacen lo que es correcto. Ustedes
conocen el mensaje que él envió a Israel, compartiendo las buenas nuevas de la paz que
viene de Jesucristo, que es Señor de todos.” Hechos 10:34, 35 FBV.

Comentario
El libro de Jonás es muy diferente de los otros profetas menores que
infortunadamente algunos han despreciado considerándolo como una mera fábula.
Intercalado entre los profetas obedientes Abdías y Miqueas, Jonás es el anti-profeta, el
que revela un lado totalmente nuevo de la relación divino-humana. De hecho, Jonás es
más una parodia de lo que es un acuerdo entre Dios y su profeta, y el resultado es una
pésima representación del llamado profética, de juicio, y de la naturaleza de Dios. Todo
en una historia que al mismo tiempo está llena de ironía cómica.
La decisión de Jonás de no responder positivamente a Dios es la primera gran
sorpresa. Se supone que los profetas debían hacer lo que se les decía. Que Dios
permitiera que Jonás reaccionara en la forma en que lo hizo es la primera lección
importante aquí, y es una idea significativa en cuanto a la naturaleza y el carácter de
Dios.
La idea de ser visto como “uniéndose al enemigo” y el daño potencial a su
reputación profética, debe haber sido uno de los aspectos que motivaron el rechazo de
Jonás al llamado. Jonás venía de la frontera del norte de Israel y conocía la reputación de
Nínive. Él ya era un profeta “exitoso”, así que ¿para qué ir a esta misión? Ningún otro
profeta había sido llamado así, de modo que él podía decir que esta era una expectativa
injusta de parte de Dios.
Es posible que Jonás también viera esto como una misión suicida. ¿Cómo podría
un israelita convencer a la poderosa capital de sus enemigos que él tenía la razón? Le
esperaba una muerte inmediata.
La decisión de Jonás de huir por barco no fue un camino fácil. Los barcos antiguos eran
muy pequeños y vulnerables. También decidió ir al extremo oeste del mundo conocido,
tan lejos de Nínive, como fuera posible. Esta no era una opción fácil. De hecho, era muy
peligrosa.
Él también parece creer que al poner mucha distancia del Dios de Israel, podría
escapar de él. Quizás Jonás creía, como muchos de sus contemporáneos, que el dios
“tribal” era solamente eficaz en la región local. El hecho de que Dios interviene aun
desde tan lejos de casa es otra gran lección que podemos aprender de Jonás y su pueblo.
La elección egoísta de Jonás también nos dice algo. A pesar de su profesión de fe
y sus valores espirituales declarados, cuando surgen decisiones difíciles, fracasa. El
hecho de que Dios vaya junto a Jonás habla muy bien del carácter de Dios al darle tiempo
para volver. Dios finalmente interviene para hacer que Jonás recobre el sentido, pero se
preocupa por que Jonás tenga el tiempo suficiente para pensar en ello.
Sobre la base de algunos incidentes bíblicos (por ejemplo Uza) se nos perdonaría
por preguntar por qué Jonás no fue castigado inmediatamente por su desobediencia. Pero
el libro de Jonás es sorprendente en muchos aspectos, y se identifica, con razón, como la
historia de la gracia. Nuestro Dios misericordioso nos permite rechazarlo y seguir nuestro
propio camino si nos place, pero no nos abandona a nuestra suerte. Él obrará en varias
ocasiones para ganarnos de vuelta, y no permitir que nuestras decisiones insensatas nos
abrumen. Sin embargo, si Jonás hubiera seguido rechazando totalmente a Dios y su
llamado, al final Dios no habría tenido más remedio que permitir que Jonás cargara con
las consecuencias de sus acciones. Ese es el mensaje aquí y en todo el libro. El evangelio
de la buena nueva de nuestro Dios misericordioso.

Si Jonás era realmente un evangelista increíble, entonces ¿por qué no vemos a
Nínive como una nación que a largo plazo está al amparo de Dios? ¿O nos guiamos por la
regla donde basta ver la cifra de convertidos, y no a los que se comprometieron para toda
la vida? ¿Cómo juzgamos los resultados después de todo?
La respuesta al mensaje de la destrucción inminente es que “los habitantes de
Nínive creyeron en Dios.” ¿En qué se basa tal “arrepentimiento”? ¿Cómo creyeron y en
qué? La preocupación del rey de Nínive era la supervivencia. La suya, y la de su pueblo.
Notemos sus palabras: para que Dios se vuelva del ardor de su ira.
Como suele suceder en la narrativa del Antiguo Testamento, Dios tiene que gritar
y amenazar para obtener respuesta. Esto luego lo deja vulnerable a las acusaciones que
Satanás ha dispuesto en su contra, cargos que incluyen la acusación de que él es un tirano
cruel y enojado que exige que las cosas se hagan a su manera. Al obrar en favor del
pueblo de Nínive, Dios escogió un método dramático, un llamado de atención, pero una
vez más los resultados no parecen ser muy duraderos. Al igual que Israel, al pie del
Monte Sinaí, ellos obedecieron mientras tuvieron miedo. Una vez el miedo se fue,
también se fue el arrepentimiento.
A menudo nosotros también actuamos como Jonás cuando Dios no actúa como
nosotros pensamos que debería hacerlo. Hablamos como lo hizo Jonás, creyendo que
sabemos mejor las cosas y que Dios debe seguir nuestro pensamiento. Jonás tuvo una
mala relación con Dios al haber transmitido el mensaje de Dios y luego pensar que él
sabía lo que Dios debía hacer. Al establecerse a sí mismo como el árbitro de la suerte de
Nínive, se colocó por encima de Dios. No negoció con Dios como lo hizo Abraham para
el bien, sino que quería que Nínive fuera destruida para satisfacerse a sí mismo. En este
Jonás vemos en paralelo los conceptos erróneos humanos de Dios como un Ser de la ira y
violencia, que envió destrucción y que fue la causa de la desagradable condición humana.
El libro de Jonás es justamente reconocido por proporcionar una gran cantidad de
información sobre la naturaleza y el carácter de Dios. La verdadera pregunta es “¿Por qué
es esto importante?” Algunos sostienen que en realidad no importa el concepto de Dios
que tengamos siempre y cuando obedezcamos las reglas y hagamos lo que se nos dice.
¿Qué hay de malo en ese concepto? ¿Es la salvación un asunto de entender correctamente
a Dios? ¿O es nos salvaremos por la simple aplicación de una solución que se nos ofrece?
Jesús dejó en claro que él quería revelar a Dios como realmente es. Sin embargo,
incluso esta creencia puede convertirse en algo que es visto como un simple punto
dogmático. Podemos incluso tener la imagen correcta de Dios, y sin embargo no hacer
nada al respecto, o no desear tener una relación con un Dios así. No es sólo una cuestión
de tener la imagen correcta, también es vital amar a un Dios tal como está revelado.
Parece que el libro de Jonás fue incluido en la Escritura especialmente para revelar la
verdadera naturaleza de Dios, en contraste con las ideas equivocadas de casi todos los
demás. Incluso el portavoz de Dios, Jonás, tenía algunas deficiencias graves en su propia
imagen de Dios, mientras que nosotros sólo podemos especular sobre los errores que
creían los marineros y los ninivitas. ¿Cómo, entonces, aplicamos la experiencia de Jonás
a nosotros mismos?

Comentarios de Elena de White
Mientras el profeta pensaba en las dificultades e imposibilidades aparentes de lo
que se le había encargado, se sintió tentado a poner en duda la prudencia del
llamamiento. Desde un punto de vista humano, parecía que nada pudiera ganarse
proclamando un mensaje tal en aquella ciudad orgullosa. Se olvidó por el momento de
que el Dios a quien servía era omnisciente y omnipotente. Mientras vacilaba y seguía
dudando, Satanás le abrumó de desaliento. El profeta fue dominado por un gran temor, y
“se levantó para huir de la presencia de Jehová a Tarsis.” Fue a Jope, encontró allí un
barco a punto de zarpar y “pagando su pasaje entró en él, para irse con ellos.” {Profetas y
Reyes, p. 199}
A pesar de lo impía que Nínive había llegado a ser, no estaba completamente
entregada al mal. El que “vio a todos los hijos de los hombres”. Salmos 33:13… Percibió
que en aquella ciudad muchos procuraban algo mejor y superior… Dios se les reveló en
forma inequívoca, para inducirlos, si era posible, a arrepentirse… Esto constituye una
lección para los mensajeros que Dios envía hoy, cuando las ciudades de las naciones
necesitan tan ciertamente conocer los atributos y propósitos del verdadero Dios, como los
ninivitas de antaño… La única ciudad que subsistirá es aquella cuyo artífice y constructor
es Dios… El Señor Jesús invita a los hombres a luchar con ambición santificada para
obtener la herencia inmortal. {Conflicto y Valor, p. 230}
Y como la predicación de Jonás era una señal para los habitantes de Nínive, la
predicación de Cristo era una señal para su generación. Pero, ¡qué contraste en la manera
de recibir la palabra! {El Deseado de Todas las Gentes, p. 373}

escuela sabatica jonathan gallagherPreparado y escrito por:  © Jonathan Gallagher 2015
Traducción: Shelly Barrios De Ávila

0 comments… add one

Leave a Comment