Jonathan Gallagher Leccion 3. “Jesús y el libro de Apocalipsis” – Sabado 21 de abril

3. Jesús y el libro de Apocalipsis (2T 2018—Preparación para los días finales)

Textos Bíblicos: 1 Corintios 10:1-11; Apocalipsis 12:1-17, 19:11-15, Efesios 1:20, Apocalipsis 11:19, 1:10-18, 3:21.

Citas
• Una de las cosas que más me sorprendió cuando leí por primera vez el Nuevo Testamento, fue que hablaba mucho sobre un Poder Oscuro en el universo: un poderoso espíritu maligno que se consideraba el Poder detrás de la muerte, la enfermedad y el pecado… El cristianismo piensa que este Poder Oscuro fue creado por Dios, y fue bueno cuando fue creado, y salió mal. El cristianismo está de
acuerdo… este es un universo en guerra. C. S. Lewis
• El Libro de Apocalipsis trata más que todo de evangelio. El evangelio es su tema central. Sobre todo, está hablando del reino venidero de Dios a través de la victoria de Cristo en el Calvario. Graeme Goldsworthy
• ¿Por qué se escribió el libro de Apocalipsis? ¡Déjame asegurarte que no fue escrito principalmente para que la gente pueda calcular la fecha del fin del mundo! Esa es una gran incomprensión de ese libro. El libro de Apocalipsis fue escrito para que el pueblo de Dios que estaba pasando por terribles persecuciones y terribles adversidades pueda seguir regocijándose. Es un libro que muestra la victoria final del Señor sobre Satanás y todas las otras fuerzas del mal. Deberían regocijarse. Martyn Lloyd-Jones

Para debatir
¿Por qué hubo guerra en el cielo? ¿De qué se trataba la guerra? ¿Cuál fue el papel de Jesús en la guerra? ¿Cómo se refleja esto en nuestra situación actual? Al leer el libro de Apocalipsis, ¿qué peligros vemos? ¿Cómo podemos asegurarnos de que el mensaje sea relevante para nuestro tiempo? ¿Por qué es tan importante mantener a Jesús en el centro del libro de Apocalipsis?

Resumen Bíblico
En 1 Corintios 10: 1-11 Pablo nos recuerda la experiencia de Israel. El dragón está en guerra con la mujer, y se refiere a la guerra en el cielo (Apocalipsis 12: 1-17). Jesús está a la cabeza del ejército celestial (Apocalipsis 19: 11-15). Dios levantó a Jesús de la muerte y lo sentó a su mano derecha (Efesios 1:20). El templo de Dios está en el cielo (Apocalipsis 11:19). La revelación es la revelación de Jesucristo y él es el primer orador (Apocalipsis 1: 10-18). Él es el vencedor (Apocalipsis 3:21).

Comentario
La figura central de Apocalipsis es Jesús. El título completo del libro es la “Revelación de Jesucristo”. Esto siempre debe recordarse cuando leemos e interpretamos el libro: es de Jesús y se trata de Jesús. Jesús es el vencedor en Apocalipsis. Él es retratado como Miguel en el capítulo 12, el que con los ángeles leales derrota al dragón y sus ángeles. Él es el alfa y Omega, el principio y el final.
La guerra en el cielo se pelea por la clase de persona que es Dios realmente. Todo esto como resultado de la decisión de Lucifer de seguir su propio camino, de creer insensatamente que podía manejar el Universo de Dios mejor que Dios. Quería hacerse como el Dios Altísimo. El corazón de la rebelión es creer que nuestro camino es mejor que el de Dios. Solo invirtiendo el sistema de gobierno de Dios podemos justificarnos a nosotros mismos. Entonces Dios se convierte en el tirano, nosotros en luchadores por la libertad. Dios el mentiroso, y nosotros la fuente de la verdad. Dios es el autor de lo incorrecto, y nosotros los defensores de lo correcto.
De este modo lo correcto se vuelve incorrecto, y lo incorrecto se vuelve correcto en este escenario de pesadilla que es el negativo de la buena creación de Dios. Lucifer terminó no solo engañando a los demás, sino engañándose a sí mismo para cambiar la falsedad por la verdad. Desde el principio, Satanás le ha estado mintiendo a la humanidad sobre el tipo de persona que es Dios. Primero a Eva y luego a Adán (Génesis 3). A Caín, convenciéndolo de que se rebele contra los requerimientos “arbitrarios” de Dios, llevándolo a asesinar a su hermano (Génesis 4). Luego a todos los habitantes de la tierra, cuando “la maldad de los hombres era mucha en la tierra, y toda imaginación de los pensamientos de su corazón, era solamente de continuo al mal” (Génesis 6: 5).
Dios responde a la controversia de la única manera que realmente funciona: a través de la evidencia y la demostración. Dios escogió lidiar con la rebelión de Lucifer como siempre lo hace, con amor y compasión, trabajando para ganar la guerra no por la fuerza de las armas, sino por el “derecho” espiritual.
Sin embargo, restaurar la confianza y demostrar la verdad y el derecho toma tiempo. La batalla en curso revela que las mentiras, los engaños, las insinuaciones, los chismes y las tergiversaciones requieren mucho tiempo para refutar. Y para refutar las acusaciones contra su carácter, Dios no podía simplemente decir: “¡No son verdad!” Para demostrar que los cargos son falsos, Dios tiene que mostrar su verdadera naturaleza en la práctica a lo largo del tiempo, para revelar a todos que el Diablo está equivocado en sus acusaciones Mientras Dios quiere amigos confiables, el Diablo esclaviza a aquellos a quienes obliga a someterse a sus demandas. “Dios busca amigos y reclama amor, el diablo busca esclavos y exige obediencia”, escribe Rabindranath Tagore.
Para probar su punto, Lucifer desafió a Dios y, al haber tenido la oportunidad de demostrar su carácter y sus métodos, finalmente fue arrojado del cielo a la tierra. Continúa su ataque contra Dios y su verdad aquí mismo, y somos parte de eso. Es por eso por lo que “Hemos sido mostrados públicamente ante todo el universo, a los ángeles y a los seres humanos” (1 Corintios 4: 9 NVI). Como consecuencia de la “campaña de desinformación” de Lucifer, Dios es temido y desconfiado. Trágicamente, la confianza rota lleva mucho tiempo en arreglarse y restaurarse. Es por eso que la respuesta de Dios continúa…

Comentario de Elena de White
El libro de Apocalipsis, junto con el de Daniel, merece estudio especial. Cada maestro temeroso de Dios debería considerar cómo comprender y presentar más claramente el Evangelio que nuestro Salvador en persona vino a dar a conocer a su siervo Juan: “La revelación de Jesucristo, que Dios le dio, para manifestar a sus siervos las cosas que deben suceder pronto”.5 Nadie debería desanimarse al estudiar el Apocalipsis a causa de sus símbolos aparentemente místicos. {La Educación, p. 191} Mis hermanos, lean el libro del Apocalipsis del principio al fin, y pregúntense si no
sería mejor pasar menos tiempo en luchas y contiendas, y comenzar a pensar cuán rápidamente nos acercamos a la gran crisis final. {Recibiréis Poder, p. 290} “Sólo a Jesús”—en estas palabras se halla el secreto de la vida y el poder que señaló la historia de la iglesia primitiva. {Los Hechos de los Apóstoles, p. 5}

Preparado y escrito por: © Jonathan Gallagher 2018

Radio Adventista
0 comments… add one

Leave a Comment