Jonathan Gallagher Leccion 3. El sermón del monte (2T 2016—Mateo)

Leccion 3. El sermón del monte(2T 2016—Mateo)

Textos bíblicos:Mateo 5–7, Romanos 7:7, Génesis 15:6, Miqueas 6:6–8, Lucas
6:36,Mateo 13:44–52, Romanos 8:5–10.

Citas
• La mayoría de las personas están dispuestas a tomar el Sermón del Monte como pabellón bajo el cual navegar, pero pocas lo usarán como timón con el cual conducir. Oliver Wendell Holmes
• Insisto en que es imposible leer el Sermón del Monte y no estar en contra de la pena capital. Tony Campolo
• No creo que en este país o en todo el mundo exista algún problema que no pueda resolverse si se considerara a partir de las enseñanzas del Sermón del Monte. Harry S. Truman
• Nos hemos asido del misterio del átomo y rechazamos el Sermón del Monte. Omar N. Bradley
• Ningún político alguna vez ha sido capaz de gobernar su país, ni ningún país ha sido capaz alguna vez de enfrentar al mundo, bajo los principios del Sermón del Monte. Frederick Scott Oliver

Para debatir
¿Cuál es el tema principal de Jesús en su sermón del monte? ¿Por qué Jesús sigue diciendo “Oísteis que fue dicho… pero yo os digo”? ¿De qué manera Jesús enfatiza la importancia permanente de la ley sin llegar al legalismo? ¿Cómo responderíamos a los
que dicen que Jesús abolió la ley? ¿De qué manera Jesús invirtió los valores del mundo?

Resumen bíblico
Mateo 5–7 nos presenta el “manifiesto” de Jesús, o los principios por los cuales se guiaría su ministerio. Aquí él establece lo que será realmente importante, relacionándolo con lo que el pueblo ya conoce, y llevándolos más allá. Los puntos principales que debemos notar es cómo Jesús reaplicó y reinterpretó la ley del Antiguo Testamento, y cómo todo se desarrolla a lo largo del sermón al punto que les dice que deben amar a sus enemigos. Sin duda alguna este es el punto en que muchos no estuvieron de acuerdo, sin embargo, esa era la verdad que Jesús había venido a mostrar, y tal verdad solo es posible con Dios. La Ley muestra el pecado (Romanos 7:7), y Pablo continúa diciendo que la Ley no salva, que su propósito es revelar el problema del pecado. Abraham de antemano fue contado como justo (Génesis 15:6)y teniendo en cuenta el lugar en que se encontraba en ese momento. En Miqueas se nos dice cuál es la voluntad de Dios. Somos llamados a “ser compasivos, como nuestro Padre es compasivo.” Lucas 6:36 FBV.

Comentario
El Sermón del Monte está lleno de “oísteis que fue dicho… pero yo os digo.” El sistema de valores de Jesús es contrario al de este mundo y él nos deja claro que todo debe cambiar. Esto es aún más sorprendente cuando nos damos cuenta de que él está
haciendo referencia a su afirmación previa sobre la Ley. Él no está rechazando la ley, sino que se está extendiendo más allá para que veamos el trasfondo, pues no se trata de lo que hacemos sino del pensamiento que está detrás de lo que hacemos. Muchas veces Jesús cambia por completo lo que nosotros estamos esperando. Al tratar de explicar el significado y los valores de su reino, Jesús usa relatos que destacan la “sabiduría convencional”. Los relatos se destacan por ser desconcertantes, intrigantes, sorprendentes, asombrosos, fuera de lo común, siempre fáciles de recordar. Por su carácter muy inusual, nos ayudan a entender la verdadera naturaleza del mundo espiritual.
Jesús nos desafía a revisar una vez más lo que creemos que sabemos, y nos hace reconocer que nuestras suposiciones, especialmente acerca de Dios y su forma de actuar, a menudo están equivocadas. Jesús cuenta lo que yo llamo relatos invertidos: relatos que sin lo opuesto a lo que podríamos esperar, contadas quizás con ironía, humor o en tono dramático.
Sencillo pero nada simple, radical pero nunca ridículo, señalando pero nada personal—Jesús usaba los relatos invertidos para ayudar a las personas a ver dónde estaban y las llevaba de la mano hasta el sitio donde necesitaban estar. Y, aunque nunca
hemos descrito el tono de voz de Jesús, muchos de ellos de seguro eran narrados con una sonrisa o con sentido de ironía. Seguramente no me equivoco al decir que el ingrediente principal del humor es el resultado inesperado e inusual de una cadena de acciones. Ya que Jesús contó estos relatos que invierten nuestros valores, quizás deberíamos primeramente reconocer que a través de estos relatos sobre lo inusual, se nos está pidiendo no que hagamos paralelos o alegorías, sino que encontremos la idea central que a menudo malinterpretamos.
El punto principal de Jesús es que logremos ir más allá de las normas y rituales y lleguemos a una relación con Dios. Pareciera que preferimos la religión contractual, basada en los requisitos, pero eso no es lo que Dios quiere. Él desea una relación de amor y confianza, una relación íntima que esté en armonía respecto a lo que es bueno y recto. El resto es solamente una forma externa de piedad, pero en ello no hay poder para transformarnos. Necesitamos del poder sanador de Dios en nuestras vidas para
transformarnos en lo que Dios sabe que podemos ser.

Comentarios de Elena de White
Las palabras de Cristo no contienen nada, que no sea esencial. El Sermón del Monte es una producción maravillosa; sin embargo, es tan sencillo que hasta un niño puede estudiarlo, sin dejar de comprenderlo. El monte de las bienaventuranzas, es un
símbolo de la elevación espiritual, en la cual siempre se hallaba Cristo. Cada palabra que pronunciaba provenía de Dios, y hablaba con la autoridad del cielo. “Las palabras que yo os he hablado son espíritu y son vida”. Juan 6:63. {La voz: su educación y uso correcto, p. 98} En el sermón del monte, trató de deshacer la obra que había sido hecha por una falsa educación, y de dar a sus oyentes un concepto correcto de su reino y de su propio carácter. Sin embargo, no atacó directamente los errores de la gente. Vio la miseria del mundo por causa del pecado, aunque no delineó demasiado vívidamente la miseria de
ellos. Les enseñó algo infinitamente mejor de lo que habían conocido antes. {El Deseado de Todas las Gentes, p. 266}
En los días de Cristo, los dirigentes religiosos habían presentado por tanto tiempo ideas humanas delante del pueblo, que las enseñanzas de Cristo eran opuestas en todo sentido a sus teorías y prácticas. Su Sermón del Monte contradice prácticamente las
doctrinas de los presuntuosos escribas y fariseos. Ellos habían presentado tan mal a Dios, que era considerado como un juez severo, carente de compasión, misericordia y amor.
Ellos presentaban al pueblo innumerables preceptos y tradiciones como si precedieran de Dios, siendo que no tenían un “Así dice el Señor” como autoridad. Aunque profesaban conocer y adorar al Dios vivo y verdadero, lo representaban mal por completo; y el carácter de Dios, de la manera que era representado por su hijo, constituía un asunto original, una nueva dádiva para el mundo. {Review and Herald, 11 de septiembre de 1894}
Preparado el 21 de Agosto de 2015 © Jonathan Gallagher 2015
Traducción: Shelly Barrios De Ávila

escuela sabatica jonathan gallagher

Radio Adventista
0 comments… add one

Leave a Comment

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.