Jonathan Gallagher Leccion 2. La autoridad de Pablo y el evangelio (3T 2017) Sabado 8 de Julio

Leccion 2. La autoridad de Pablo y el evangelio (3T 2017—Gálatas)

Textos bíblicos: 2 Pedro 3:15, 16; Gálatas 1; Filipenses 1:1; Gálatas 5:12.

Citas
• El respeto irracional hacia la autoridad es el más grande enemigo de la verdad.
Albert Einstein
• Todos deben adorar a Dios de acuerdo a sus propias inclinaciones y no sentirse
obligados a ello. Flavius Josephus
• Los sabios tienen la mayor parte de la autoridad. Platón
• La última autoridad siempre debe estar basada en la razón propia y el análisis
crítico del individuo. Dalai Lama
• La autoridad moral nunca queda restringida por cualquier intento de hacerlo. Ella
surge sin intentarlo y se restringe sin esfuerzo. Mohandas Gandhi

Para debatir
¿Por qué Pablo tuvo que hacer repetido énfasis en su autoridad? ¿Cuál es el
problema de fondo aquí? ¿Cómo identifica Pablo el evangelio y cuáles son las
implicaciones? ¿Por qué está Pablo horrorizado respecto al “otro evangelio”? ¿Por qué
Pablo dedica tanto tiempo explicando su propia experiencia? ¿Por qué el apóstol Pablo
hace referencia a sus costumbres judías? ¿De qué manera este pasaje es de ayuda para
nosotros hoy?

Resumen bíblico
Gálatas 1 contiene dos mensajes principales. El primer mensaje se enfoca en el
hecho de que Pablo está resolviendo el tema de su posición de autoridad, ya que su
“apostolado” ha sido claramente cuestionado por algunas personas. De modo que él
quiere dejar claro que Dios lo ha llamado y que su autoridad no proviene de él como
persona, sino del mensaje que él predica que viene de parte de Dios.
El segundo mensaje, y mucho más importante, es que algunos hermanos entre las
Iglesias de Galacia están apostatando de Dios y de su evangelio y están siguiendo otro
mensaje. “Me asombra que tan pronto estén dejando ustedes a quien los llamó por la
gracia de Cristo, para pasarse a otro evangelio. No es que haya otro evangelio, sino que
ciertos individuos están sembrando confusión entre ustedes y quieren tergiversar el
evangelio de Cristo.” Gálatas 1:6, 7 NVI.
¿Qué podría significar esto? El punto más importante de esta carta está
fundamentado en este tema, el cual –como veremos más adelante- se enfoca en la
pregunta “¿qué es el evangelio?” ¿Son acaso las buenas nuevas que Cristo vino a traer
acerca de Dios? ¿O aún aplican las antiguas normas judías? ¿Es la observancia de la ley
esencial, en la forma como la observaba el pueblo judío? ¿Es Jesús un “bono”? Tal como
Pablo lo aclara, esto es negar el mensaje completo y libre del evangelio ¡y esas no son
buenas nuevas en absoluto!
En 2 Pedro 3:15, 16 Pedro menciona a Pablo y cómo las personas tergiversan las
palabras de Pablo para su propio perjuicio y el de los demás también. Pedro les dice:
“Tengan presente que la paciencia de nuestro Señor significa salvación, tal como les
escribió también nuestro querido hermano Pablo, con la sabiduría que Dios le dio.” 2
Pedro 3:15 NVI.
En Gálatas 5:12, que aparece como uno de nuestros textos bíblicos para esta
lección, Pablo rechaza de manera enfática las exigencias ceremoniales judías de una
forma muy original.

Comentario
Es muy triste que Pablo tenga que defenderse tan a menudo y recalcar que él es verdaderamente un apóstol. De hecho, muchas de sus epístolas comienzan de esta forma porque él es consciente de la actitud negativa que existe hacia él en algunos lugares, aparentemente.

Por esta razón, Pablo dedica algunos momentos para volver a contar su experiencia de conversión, dejando claro así que él no le “debe” a nadie su posición o autoridad, y que esta viene de Dios. Este punto es de especial importancia en cuanto él tiene que llamar la atención de los gálatas por haberse apartado en pos de un “falso evangelio.”

Cuando aplicamos esta crítica a nosotros, el terrible peligro no está en que tengamos un conocimiento incompleto o imperfecto de la verdad, especialmente de la salvación, sino que tratemos de convertir nuestros conceptos incompletos y erróneos en la
definición de la verdad. Las falsas ideas acerca de Dios, su carácter y su naturaleza, y la manera como él nos salva, condujo a los sistematizadores religiosos a matar a Jesús. El riesgo es que nosotros hagamos lo mismo. Hacer el mal en nombre del bien es en última instancia una blasfemia.

El “partido judaísta” en Galacia insistía en continuar con los ritos y normas que ellos creían que eran esenciales para agradar a Dios. Lo que ellos no alcanzaron a comprender fue que esto iba en oposición a las buenas nuevas que Jesús vino a enseñar,
las buenas nuevas que él vino a ser. Reducir la maravillosa oferta de salvación completa y gratuita a un conjunto de conceptos mecánicos, convertir una relación amorosa en un contrato legal, convertir la verdad en error—todo esto es tan fácil de lograr como lo es establecer un sistema basado en conceptos humanos de apaciguamiento, satisfacción, penas, pagos, retribución, justificación, castigo y reparación.

Aquellos que rechazan el sistema de “satisfacción legal” son fácilmente denunciados como herejes, y son expulsados ya que la “verdad” está de parte de tal sistema—y están tan “justificados” como Shylock queriendo recoger su libra de carne.1
La preocupación con la legalidad y la “justicia” sistematizada condujo a la muerte de Jesús en la cruz, ya que era “mejor” que un hombre muriera y no que se pusiera en peligro todo el sistema. El odio demoniaco de los escribas y los fariseos que los llevó a
conspirar para matar a Jesús, nació de su compromiso hacia una falsa idea de Dios y sus métodos de salvación. ¿Podría ser que nosotros hoy compartamos algunos de estos sentimientos que surgen de nuestras propias ideas falsas acerca de Dios y la salvación?
1 N.T: Shylock es un personaje central en la obra de Shakespeare The Merchant of Venice (El mercader de
Venecia), el cual hizo la famosa demanda de “una libra de carne” que debía serle entregada del propio
Antonio, el personaje al que se refiere el título de la obra, en el caso en que éste no cumpliera con los
términos de la devolución de un préstamo. Shylock es retratado como el estereotipo antisemita de un
avaricioso prestamista judío. (Tomado de Wikipedia).
Gran parte de la “herejía de los gálatas” aún se encuentra en medio de nosotros.
Queremos el evangelio, pero queremos añadirle nuestras propias ideas de lo que es
necesario antes de acudir a Dios. La verdad es que Dios nos recibe como somos, nos
acepta cuando regresamos a él y luego comienza el proceso de transformación y
restauración. No necesitamos pasar una prueba por medio de ningún ritual o por medio de
normas, nuestra aceptabilidad, ¡cuán tonto es pensarlo! Pero al ver a Dios como él
realmente es, revelado por Jesús, somos rescatados nuevamente por nuestro maravilloso
Señor y Salvador.

Comentarios de Elena de White
Por la influencia de falsos maestros que se habían levantado entre los creyentes de
Jerusalén, se estaban extendiendo rápidamente la división, la herejía y el sensualismo
entre los creyentes de Galacia. Esos falsos maestros mezclaban las tradiciones judías con
las verdades del Evangelio. Haciendo caso omiso de la decisión del concilio general de
Jerusalén, instaban a los conversos gentiles a observar la ley ceremonial. La situación era
crítica. Los males que se habían introducido amenazaban con destruir rápidamente a las
iglesias gálatas.
El corazón de Pablo se sintió herido y su alma fue conmovida por esta abierta
apostasía de aquellos a quienes había enseñado fielmente los principios del Evangelio.
Escribió inmediatamente a los creyentes engañados, exponiendo las falsas teorías que
habían aceptado, y reprendiendo con gran severidad a los que se estaban apartando de la
fe. {Hechos de los Apóstoles, p. 307}

Preparado y escrito por: © Jonathan Gallagher 2017
Traducción: Shelly Barrios De Ávila

1 comment… add one
  • Excelente apreciado Pastor su aporte de análisis y exposición. Dios lo bendiga muchas gracias.

    Reply

Leave a Comment