Jonathan Gallagher Leccion 13. “La vida cristiana” – Sabado 30 de diciembre

Leccion 3. La vida Cristiana (4 Trimestre de 2017: Salvación solo por fe – El libro de Romanos)

Textos bíblicos: Romanos 14–16.

Citas
 La sabiduría práctica solo se aprende en la escuela de la experiencia. Los preceptos y las instrucciones son útiles en la medida que surgen, pero, sin la disciplina de la vida real, siguen teniendo una naturaleza teórica solamente. Samuel Smiles
 Una religión que no tiene en cuenta los problemas prácticos y no ayuda a resolverlos, no es religión. Gandhi
 Como todas las criaturas puras, los gatos son prácticos. William S. Burroughs
 Aquí, se espera que asistan a clases y que los estudiantes tomen apuntes, respecto a los cuales son evaluados. Los que nos falta, me parece a mí, es el uso del conocimiento, la capacitación práctica. Harrison Salisbury
 La lectura detallada del libro de Hechos me ha brindado un panorama práctico de la iglesia primitiva; lo cual me hizo sentir el profundo contraste con su estado actual; sin embargo, sigue siendo la iglesia amada de Dios. John Nelson Darby
 Si la religion fuese verdadera, sus seguidores no tratarían de forzar a sus jóvenes a una conformidad artificial; sino que insistirían en su búsqueda inquebrantable de la verdad, independientemente de sus trasfondos artificiales y consecuencias prácticas. H. P. Lovecraft

Preguntas
¿Por qué son tan importantes los asuntos prácticos? ¿Puede nuestro pensamiento volverse demasiadoabstracto como para ser útil? ¿Significa el vegetarianismo que somos débiles? ¿Qué tiene que ver la comida con ello? ¿Cómo demostramos que nos preocupamos realmente los unos por los otros? ¿Qué tipo de principios se siguen cuando nos relacionamos unos con otros? ¿Cómo se revela Dios a fin de que podamos confiar en él y obedecerle?

Para debatir/comentario
“Tratar con asuntos prácticos” podría ser un mejor título que el que dimos a esta lección, ya que de lo contrario podría parecer un poco desdeñoso. Lo que se dice en Romanos del 14-16 es importante, y no digamos que es solamente más comentario. ¡El hecho de que Pablo escogiera escribir estas cosas y debatir sobre ellas indicaría que él las consideraba importantes!

En los capítulos finales del libro de Romanos, Pablo recoge algunos de los temas controversiales de su época, particularmente el tema de las leyes sobre la comida y sobre si estaba o no bien comer la comida que estaba dedicada a los ídolos (tema tratado con más amplitud en 1 Cor. 8). El punto importante no es el problema real, sino cómo tratamos tales diferencias como cristianos. “El que come de todo no debe menospreciar al que no come ciertas cosas, y el que no come de todo no debe condenar al que lo hace, pues Dios lo ha aceptado…Ahora bien, si tu hermano se angustia por causa de lo que comes, ya no te comportas con amor. No destruyas, por causa de la comida, al hermano por quien Cristo murió… No destruyas la obra de Dios por causa de la comida. Todo alimento es puro; lo
malo es hacer tropezar a otros por lo que uno come.Más vale no comer carne ni beber vino, ni hacer nada que haga caer a tu hermano. Así que la convicción que tengas tú al respecto, manténla como algo entre Dios y tú. Dichoso aquel a quien su conciencia no lo acusa por lo que hace.Pero el que tiene dudas en cuanto a lo que come, se condena; porque no lo hace por convicción. Y todo lo que no se hace por convicción es pecado.” (14:3, 15, 20-23).

Esto explica un principio fundamental sobre cómo nos relacionamos unos con otros, y lo que hacemos nosotros mismos. Es una actitud de respeto por los demás, no insistir en salirse con la suya. Esto no es transigencia de un principio, sino permitir al principio del amor que obre en nuestra forma de tratar unos con otros. La clave es “acéptense mutuamente, así como Cristo los aceptó a ustedes para gloria de Dios.” (15:7). Esta aceptación mutua traza un largo camino para resolver los conflictos y asegurarnos de que vivimos juntos en un espíritu amigable.

La oración de Pablo para la iglesia en Roma es: “Que el Dios de la esperanza los llene de toda alegría y paz a ustedes que creen en él, para que rebosen de esperanza por el poder del Espíritu Santo. Por mi parte, hermanos míos, estoy seguro de que ustedes mismos rebosan de bondad, abundan en conocimiento y están capacitados para instruirse unos a otros. Sin embargo, les he escrito con mucha franqueza sobre algunos asuntos, como para refrescarles la memoria. Me he atrevido a hacerlo por causa de la gracia que Dios me dio.” (15:13-15) ¡A él no le importa escribir sin rodeos con tal de obtener los resultados necesarios! Y su conclusión es un hermoso himno al Dios que se ha revelado a sí mismo para reconquistar nuestro amor y nuestra confianza. Qué mejor manera de concluir los estudios de este trimestre que con estos versículos finales: Y al que puede fortaleceros según mi evangelio y la predicación de Jesucristo, según la revelación del misterio que se ha mantenido ocultodes de tiempos eternos, pero se ha manifestado ahora, y que por las Escrituras de los profetas,
según el mandamiento del Dios eterno, se ha dado a conocer a todas las naciones para que obedezcan a la fe, al único y sabioDios, sea gloria mediante Jesucristo para siempre. Amén. (16:25-27)

Comentarios de Elenade White
Todo creyente cristiano tiene verdaderamente motivo para agradecer a Dios por la epístola dirigida a la iglesia de Roma… Desde los días de Pablo hasta ahora, Dios, por medio de su Santo Espíritu ha estado llamando a los judíos tanto como a los gentiles. “Porque no hay acepción de personas para
con Dios,” declaró Pablo. El apóstol se considera a sí mismo deudor “a Griegos y a bárbaros,” tanto como a los judíos; pero nunca perdió de vista las indiscutibles ventajas de los judíos sobre otros, “lo primero ciertamente, que la palabra de Dios les ha sido confiada.” “El evangelio declaró es potencia de Dios para salud a todo aquel que cree; al Judío primeramente y también al Griego. Porque en él la justicia de Dios se descubre de fe en fe; como está escrito: Mas el justo vivirá por la fe.” Es de este Evangelio de Cristo, igualmente eficaz para el judío y el gentil, del que el apóstol en su Epístola a los Romanos declara que no se avergüenza. [Los Hechos De Los Apóstoles, p. 300, 305].
La ciencia de la redención es la más grande de todas las ciencias; es la que estudian los ángeles y todos los seres de los mundos no caídos: es la ciencia que interesa al Señor y Salvador, y penetra en los propósitos madurados en la mente Infinita: mantenidos en silencio durante siglos eternos; es la ciencia que estudiarán los redimidos en el curso de la eternidad. …[Mi Vida Hoy, p. 371].

Preparado y escrito por:  © Jonathan Gallagher 2017
Traducción: Shelly Barrios De Ávila

0 comments… add one

Leave a Comment