Jonathan Gallagher Leccion 12. La iglesia militante (1T 2016—Rebelión y Redención)

Leccion 12. La iglesia militante (1T 2016—Rebelión y Redención)

Textos bíblicos: Apocalipsis 2:1–7, Oseas 2:13, Apocalipsis 2:8–17, Apocalipsis 2:18–
3:6, Isaías 60:14, Apocalipsis 3:14–22.

Citas
• Hacemos parte de la iglesia militante, y es militante porque en la tierra los
poderes de las tinieblas están inquietos por lograr su destrucción. Papa Pío XII
• Iglesia militante: aquellos cristianos sobre la tierra que participan continuamente
en una guerra contra el mal y los enemigos de Cristo. dictionary.com
• En algunos casos la no violencia exige más militancia que violencia. Cesar
Chavez
• Creo que hay muchos practicantes en la iglesia que no son creyentes. C. S. Lewis
• La iglesia no es donde nos reunimos. No es un edificio. Es lo que hacemos. La
iglesia es quienes somos. Es la manifestación de la persona de Jesucristo. No
vayamos a la iglesia, seamos la iglesia. Bridget Willard
• Las iglesias deben aprender humildad así como la enseñan. George Bernard Shaw

Para debatir
Aunque la iglesia esté comprometida con su misión, ¿cómo evitamos un espíritu
de militancia? ¿Es importante tener la razón a toda costa? ¿Cómo se soluciona el Gran
Conflicto? ¿Es por la fuerza o por mandato divino? ¿De qué manera la iglesia necesita
reflejar mejor el carácter de Dios en su testimonio? ¿Cómo nos ajustamos
individualmente a esto?

Resumen bíblico
La más grande crítica que recibe la iglesia de Éfeso es que ha perdido su primer
amor (Apocalipsis 2:1–7). Del mismo modo, el Señor condena a su pueblo mediante
Oseas por irse detrás de otros amantes (Oseas 2:13). Las otras iglesias que se mencionan
en Apocalipsis también tienen sus problemas, de modo que es difícil concluir que la
iglesia ha sido siempre una buena representación de lo que Dios quiso (Apocalipsis 2:8–
17; Apocalipsis 2:18–3:6; Apocalipsis 3:14–22). A pesar de que vale la pena examinar las
felicitaciones y críticas para ver cómo nosotros encajamos en el análisis de su iglesia.
Isaías 60:14 señala el tiempo cuando el pueblo de Dios será respetado.

Comentario
“Firmes y Adelante” es el himno favorito de muchos. Ya sea que se trate de
militancia o de militarismo, existen peligros. Necesitamos recordar que las batallas le
pertenecen a Dios, que esta es una guerra cuyo centro es su naturaleza y carácter, y que
no se resuelve por la fuerza o instigación. Esto está en contraste con la manera como
siempre pensamos sobre las guerras y la violencia. De modo que cuando se trata de la
iglesia militante necesitamos apartarnos de nuestros preconceptos de lo que esto significa.
La iglesia es el cuerpo de Cristo, quien le dijo a sus discípulos: “guarden sus espadas.”
Pablo, en el libro de Efesios habla sobre la batalla y la armadura, pero estos
conceptos no están diseñados para convertir a la iglesia en militante ni militar. Muy por el
contrario, Pablo dice que la batalla es contra “las fuerzas espirituales del mal en las
esferas celestiales.” Así que, frente a tales enemigos, quiere animarnos a nosotros, las
víctimas aterrorizadas en este conflicto, donde el desequilibrio de poder contra nosotros
es tan grande. La armadura es principalmente defensiva, sirve para protegernos. Incluso
la espada era usada para evitar los golpes. Pablo está diciendo que a pesar de lo enorme
que es el conflicto, tenemos confianza en el cuidado y la protección de Dios por nosotros.
Él no está diciendo “¡alístense para pelear!”
El repetido énfasis es “permanezcan firmes,” sin atacar o “estar a la defensiva.”
También es de vital importancia examinar en qué consiste esta “armadura.” El cinturón
de la verdad, que es el primer elemento de vital importancia en el universo de Dios, se
refiere a decir y ser la verdad. La coraza—que cubre el corazón—es la justicia, ser y
hacer lo recto. Es interesante que en toda la simbología de guerra, los pies son cubiertos
con el evangelio de la paz. El escudo, que es otra pieza defensiva de la armadura, es la fe,
nuestra confianza en Dios. Solo mediante nuestra completa fe en Dios estamos seguros de
los ataques del enemigo. En la cabeza encontramos el casco, la seguridad de la salvación,
otro don de Dios, mientras que la espada es la espada del Espíritu, el espíritu de
humildad, de mansedumbre, y el amor que está ejemplificado en la Palabra hecha carne.
Así que aunque estamos “en guerra,” como lo está Dios y sus fieles seguidores en
todo el universo, esta guerra no se sostiene por la fuerza ni las amenazas por parte de
Dios. Sus métodos son completamente opuestos a semejante compulsión e intimidación.
Él trata de ganar la guerra espiritual no por fuerza no con poder sino con su espíritu de
amor. En consecuencia, aunque reconocemos la guerra espiritual que se desarrolla a
nuestro alrededor, no hemos de recurrir a nuestra ideas de conflicto sino confiar en el
mismo espíritu que busca ganar por medio de la demostración, una demostración de amor
abnegado, que ve al “otro” como si fuera más importante.

Comentarios de Elena de White
La iglesia es ahora militante. Actualmente arrostramos a un mundo en tinieblas,
casi enteramente entregado a la idolatría. Pero se acerca el día cuando habrá terminado la
batalla y la victoria habrá sido ganada. La voluntad de Dios ha de cumplirse en la tierra
como en el cielo. . . . Todos constituirán una familia dichosa, unida, vestida con las
prendas de alabanza y de acción de gracias: con el manto de la justicia de Cristo. Toda la
naturaleza, en su incomparable belleza, ofrecerá a Dios tributo de alabanza y adoración.
El mundo quedará bañado en luz celestial. La luz de la luna será como la del sol, y la luz
del sol siete veces más intensa que ahora. Los años transcurrirán alegremente. Y sobre
todo las estrellas de la mañana cantarán juntas, y los hijos de Dios clamarán de gozo,
mientras que Dios y Cristo declararán a una voz que “ya no habrá más pecado, ya no
habrá más muerte” {Conducción del Niño, p. 538}

Cuando se presentan dificultades en cualquier sector de la causa [de Dios], como
seguramente han de sobrevenir, pues la iglesia es militante y no triunfante, todo el cielo
estará atento para ver cuál será el curso que seguirán aquellos a quienes se les han
confiado sagradas responsabilidades. Algunos tropezarán; otros pondrán atención a
espíritus seductores; habrá algunos que elegirán las tinieblas antes que la luz porque no
son leales a Dios. Pero al igual que su Maestro, los que moren en Cristo no fracasarán ni
se desalentarán… {Cristo Triunfante, p. 125}

La vida cristiana es una guerra constante. La iglesia militante no es la iglesia
triunfante. Pablo dice: “No tenemos lucha contra carne ni sangre sino contra principados,
potestades, contra los gobernantes de las tinieblas de este mundo, contra huestes
espirituales de maldad en lugares celestiales.” Hemos de encontrarnos con seres humanos
de poder e influencia que están del lado de Satanás en la Controversia, y también hemos
de encontrarnos con agencias invisibles de maldad. Procuremos ser hallados en la
posición correcta. {Peter’s Counsel to Parents 23-24}

Preparado y escrito por: © Jonathan Gallagher 2016
Traducción: Shelly Barrios De Ávila

escuela sabatica jonathan gallagher

Radio Adventista
1 comment… add one
  • Sus resumenes son inspiradores. Utiles para los maestros de ES. Gracias en el nombre del Señor.

    Reply

Leave a Comment