Jonathan Gallagher Lección 11. “La Biblia y la profecía” 2do Trimestre del 2020.

Leccion 11. La Biblia y la profecía (2T 2020—Cómo interpretar las Escrituras)

Textos bíblicos: Dan. 2:27–45, Juan 14:29, Números 14:34, Dan. 7:1–25, Dan. 8:14, 1 Cor. 10:1–13.

Citas
• Cuando el sentido claro de la profecía cobra sentido, ten cuidado con tu propio prejuicio y busca el sentido del género. Tome cada palabra en su significado primario, extraordinario y simbólico a menos que los hechos del contexto inmediato, estudiados a la luz de pasajes relacionados y hechos históricos, indiquen claramente lo contrario. Brian Godawa
• El diseño de la profecía predictiva fue establecer la credibilidad de Dios y, en última instancia, la autenticidad de sus Sagradas Escrituras. Wayne Jackson
• La historia rastrea las transacciones de tiempo. Y el “tiempo” ha sido abarcado una y otra vez en la profecía bíblica, retratando los desarrollos trascendentales en la realización de las grandes disposiciones redentoras de Dios del plan divino de los siglos. L.E. Froom
• En el séptimo capítulo de Daniel tenemos una de las profecías más notables de la Biblia. presenta una cadena de profecías que cubren los principales reinos del mundo durante casi 2,000 años. G.I. Butler
• Compañeros cristianos, ¿dónde está su influencia? ¿Está del lado de la Biblia, su moralidad, sus enseñanzas, sus profecías? R. F. Cottrell
• La salida de Gran Bretaña de Europa es un evento geopolíticamente significativo. ¿Pero sabías que la profecía bíblica decía que sucedería? David Vejil

Para debatir
¿Por qué el elemento profético ha sido tan atractivo para nuestra iglesia? ¿Hay peligros en poner demasiado énfasis en la profecía? ¿Cuál es el propósito principal de la profecía? ¿Cómo usa la Biblia la profecía para demostrar la Gran controversia y su conclusión? ¿Qué dijo Jesús sobre el propósito verdadero detrás de revelar eventos futuros?

Resumen bíblico
Dan 2: 27–45 da la interpretación de Daniel del sueño de Nabucodonosor de la estatua de metal, junto con el entendimiento de que esto se refiere a sucesivos reinos históricos. Jesús explica que les está diciendo a sus discípulos lo que sucederá de antemano para que crean (Juan 14:29). Num. 14:34 hace referencia a un año por un día. Dan 7: 1–25 es la profecía de las cuatro bestias. “Hasta dos mil trescientas tardes y mañanas, entonces el santuario será limpiado” (Dan. 8:14 VBL). Pablo describe la historia de Israel (1 Cor. 10: 1–13).

Comentario
La profecía cumplida cumple un propósito útil como validación confirmatoria de la Escritura, y ha ayudado a muchos a tener confianza en otros aspectos de la Biblia. Sin embargo, la profecía bíblica no se limita a predecir el futuro, y de hecho es solo una parte menor del mensaje principal de los profetas. La mayoría de los profetas del Antiguo Testamento estaban enfrentando situaciones contemporáneas y dando instrucciones de Dios sobre cómo vivir en ese momento.
Dicho esto, estos mensajes proféticos también contienen principios eternos a los que debemos prestar atención. La Biblia revela cuánto Dios está involucrado en la vida de las personas, queriendo que experimenten lo mejor. Esto significaba alentar las buenas acciones y advertir contra el pecado y el mal. Al igual que un buen padre, Dios habló a través de los profetas para ayudar a sus hijos a ser lo mejor que podían ser. Lamentablemente, esos profetas fueron a menudo ignorados o enfrentaron oposición.
En el estudio de esta semana, estamos mirando principalmente la profecía en términos de explicar lo que vendrá en el futuro. Jesús les dijo a sus discípulos que hizo esto para que se convencieran y creyeran. Ese es un aspecto fundamental que no debemos perder de vista. La profecía futura no se trata de satisfacer nuestra curiosidad. Es para prepararnos y convencernos. Las profecías encontradas en el libro de Daniel nos señalan el desarrollo de la historia y lo que depara el futuro. Al predecir con precisión la muerte del Mesías, estas profecías han sido efectivas para alentar la creencia en Jesús. La bestia y otros aspectos han tendido a alentar a algunos al sensacionalismo, pero fueron diseñados para demostrar que Dios todavía tiene el control de los eventos en el Planeta Tierra. Los elementos de la profecía clásica en la Biblia a menudo son condicionales: si haces esto, esto sucederá, si no lo haces, entonces sucederá esto otro. La profecía apocalíptica, por el contrario, dice que el futuro no es condicional: Dios llevará a cabo lo que dice, sea cual sea nuestra respuesta.
Entonces, ¿qué podemos concluir? Que Dios finalmente llevará todo a una resolución: Este mundo no continuará así para siempre. Al final, la verdad reinará y la bondad triunfará. A medida que vemos el surgimiento y la caída de reinos y naciones, podemos estar seguros de que Dios ya sabe todo esto, y que sus planes y propósitos se cumplirán. Sobre todo, su carácter de bondad y derecho será reivindicado y se responderán los problemas planteados en la Gran Controversia.

Comentarios de Elena de White
En el Apocalipsis todos los libros de la Biblia se encuentran y terminan. En él está el complemento del libro de Daniel. Uno es una profecía, el otro una revelación. El libro que fué sellado no fué el Apocalipsis, sino aquella porción de la profecía de Daniel que se refiere a los últimos días. {Los Hechos de los Apóstoles, p. 467}
Vuelvan su atención a la segura palabra profética todos los que han cultivado la afición por la lectura frívola. Tomen sus Biblias y empiecen a estudiar con renovado interés las sagradas crónicas del Antiguo y del Nuevo Testamento. Cuanto más frecuente y diligentemente estudien la Biblia, más hermosa les parecerá y menos los deleitará la lectura frívola. Liguen el precioso volumen a su corazón. Será para ustedes un amigo y un guía. {Consejos para la Iglesia, p. 305} Todo hijo de Dios debe ser versado en las Escrituras, y debe ser capaz, al seguir el cumplimiento de las profecías, de demostrar nuestra posición en la historia de este mundo. La Biblia ha sido escrita para el común del pueblo, así como para los eruditos, y está al alcance de la comprensión de todos. Las grandes verdades que fundamentan el deber del hombre hacia sus semejantes y hacia su Hacedor, se hallan claramente reveladas; y los que realmente desean la verdad, no necesitan cometer ningún error. El camino no se deja en la incertidumbre, como si nos viéramos detenidos donde se encuentran cuatro caminos, sin saber cuál tomar. La verdad es nuestra guía; es para nosotros como una columna de nube de día y como una columna de fuego de noche. {Consejos sobre la Obra de la escuela Sabática, p. 24} La Biblia es su propia expositora. Se ha de comparar un pasaje con otro. El alumno debe considerar la Palabra como un todo y ver la relación de sus partes. Debe adquirir conocimiento de su gran tema central: el propósito original de Dios para el mundo, el despertar de la gran controversia y de la obra de la redención. Debe comprender la naturaleza de los dos principios que contienden por la supremacía, y debe aprender a seguir sus manifestaciones a través de los anales de la historia y la profecía, hasta la gran consumación. Debe ver cómo esa controversia entra en toda fase de la experiencia humana; cómo en todo acto de la vida él mismo revela uno u otro de los motivos antagónicos; y cómo, sea que lo quiera o no, está ahora mismo decidiendo de qué lado de la controversia será hallado. {Consejos para los Maestros, p. 445}

Preparadoy escrito por: © Jonathan Gallagher 2020
Traducción: Shelly Barrios De Ávila

Radio Adventista
0 comments… add one

Leave a Comment

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.