Escuela Sabática Texas USA Lección 2: El mensaje de Hebreos – Sábado 8 de Enero de 2022

A veces, los reyes terrenales no son más que testaferros. Tienen poco que decir en la forma en que se llevan a cabo los asuntos de su gobierno. Y también ha habido gobernantes, incluidos muchos reyes de Israel, que han hecho mucho daño a su pueblo con su conducta y sus políticas injustas y despiadadas.

El Rey Jesús, sin embargo, no encaja en ninguna de estas categorías. Uno de sus deberes incluye ser nuestro Mediador, o conexión con Dios el Padre. Su sacrificio y obra mediadora ha hecho posible que cosechemos todos los beneficios de la salvación y que escapemos del feo desastre que Satanás ha hecho en nuestro planeta.

Moisés fue el principal mediador en el Sinaí, y prefiguró la obra posterior de Cristo en ese ámbito. Jesús, al convertirse en nuestro sacrificio, es ahora el canal a través del cual fluyen las bendiciones de Dios. Todos nos beneficiamos de su obra mediadora en los tribunales celestiales.

En Hebreos 2:14-16 se describe al Hijo de Dios como uno de nosotros, “de carne y hueso”, pero que tiene poder sobre la muerte. Esto le da poder sobre el diablo y lo convierte en nuestro Campeón. Jesús murió, como nosotros, pero por su propio poder, venció a la muerte y ahora gobierna en el trono de Dios, mediando por nosotros allí.

Al principio de la historia de Israel, se anhelaba un campeón. Querían que alguien fuera su juez, pero también que luchara en sus batallas (1 Samuel 8:19, 20). Jesús fue el verdadero cumplimiento de su deseo. Si tan sólo lo hubieran esperado con más paciencia y no hubieran insistido en un campeón terrenal. El Hijo de Dios siempre había estado ahí para ellos, incluso antes de su aparición como bebé en Belén.

El pastorcillo David fue probablemente el que más se acercó a ser el campeón que tenían en mente. Poco después de ser ungido, luchó valientemente contra el gigante Goliat y evitó que sus hermanos sufrieran un destino de esclavitud bajo los filisteos. Todo esto prefiguraba la obra de Cristo para nosotros.

El profeta Isaías vio al Mesías en este papel de campeón. Isaías 42:13 lo describe como un hombre poderoso, que prevalecería contra sus enemigos. E Isaías 59:17, 18 menciona la armadura que lleva consigo. Es difícil no amar a alguien que “salvará a tus hijos” (Isaías 49:25).

Dios sigue siendo nuestro Campeón, y nosotros somos su ejército. Efesios 6 habla de pelear la buena batalla de la fe, usando la armadura espiritual que Dios provee. Pero no de una manera singular. El “vosotros” del que se habla en Efesios 6 es plural. Nosotros, como iglesia de Dios, debemos prepararnos para la batalla con Satanás. Con nuestro Campeón dirigiéndonos, ¡no podemos dejar de ganar!

Radio Adventista
0 comments… add one

Leave a Comment

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.