Edicion Maestros: Leccion 2 – Para el sabado 12 de Enero de 2013

LA CREACIÓN: Formación del Mundo.

El sábado enseñaré…
Texto clave: Isaías 45:18.

Enseña a tu clase a:
Saber reconocer la importancia del diseño en nuestra comprensión de la creación.
Sentir que Dios actúa con intenciones y propósitos específicos, aun en la vida de cada persona.
Hacer: Procurar conocer los designios de Dios para la vida de cada uno y someterse a ellos.

Bosquejo de la lección:
I. Saber: El rol importante del diseño en nuestra comprensión de la creación
A. ¿Qué evidencia de diseño y propósito divinos se encuentran en la his-toria de la creación?
B. ¿Cuáles son las maneras en las que Dios da forma y completa la na-rración de la creación?
C. Si Dios hubiese creado mediante procesos sin propósito ni diseño, ¿qué clase de Dios tendríamos?
II. Sentir: Aprecio por el diseño divino
A. ¿Qué diferencia debería hacer una creación con diseño en tu vida espi-ritual?
B. ¿Cómo puedes cultivar un aprecio y una reverencia más profundos por el poder creador y regenerador de Dios?
III.Hacer: Someternos al poder creador de Dios
A. ¿De qué modo tu vida refleja el poder creador de Dios?
B. ¿Qué necesita Dios para dar moldear y completar tu vida, y cómo pue-des cooperar con su propósito de transformarte?
Resumen: Nuestra comprensión del diseño divino en la creación es impor-tante porque afecta dramáticamente nuestro concepto de Dios y, con ello, la forma en que nos relacionamos con Él.

Ciclo de aprendizaje
Concepto clave para el crecimiento espiritual: En Génesis 1, se muestra a Dios como un Creador con propósitos y designios específicos para su creación. Si afirmamos que Dios crea por medio de procesos aleatorios y sin propósito, este concepto cambia de forma dramática nuestra comprensión de Dios.

1: ¡Motiva!
• Solo para los maestros: Comparte o expresa en tus propias palabras los pensamientos contenidos en el breve ensayo que sigue. Luego usa la actividad que se indica para inspirar a tus alumnos a comprender la importancia del dise-ño divino en sus vidas.
Muchos eruditos han observado que los seis días de la creación se dividen en dos secciones: formar y llenar. Durante los primeros tres días, Dios forma, con características generales, nuestro cosmos con luz, agua y tierra seca. En los últimos tres días, llena con más detalles lo que ha formado. Por eso, se completa la luz con el sol, la luna y las estrellas; las aguas y la tierra se llenan, respectivamente, con varias formas de vida, culminando con la creación del hombre en el sexto día.
Formar y llenar da evidencia de un plan y diseño que Dios pone en prácti-ca en el proceso creador. El sol y la luna fueron diseñados para ayudar a marcar y definir tiempos y estaciones. Las plantas y las frutas fueron diseña-das para ser alimento para los animales y los humanos, y de este modo, la depredación parece estar excluida del diseño original. Al crear dos seres hu-manos de diferente género y al unirlos en matrimonio, Dios parecer haber provisto un diseño para la estructura y las relaciones familiares.
El diseño significa que Dios creó las cosas con intenciones y propósitos es-pecíficos. Dios tiene el derecho a indicar cómo opera su creación, y las formas en las cuales se usará. De este modo, el diseño está estrechamente ligado al derecho de Dios de gobernar sobre lo que ha hecho. Formar y llenar, entonces, proporciona un modelo sencillo en el cual podemos explorar la im-portancia del diseño divino para nuestras vidas espirituales.

2: ¡Explora!
• Solo para los maestros: Tu tarea es explorar por qué el diseño y el propósito en la creación hacen una diferencia en la vida cristiana.

Comentario de la Biblia
I. El Dios de las Galápagos
(Repasa, con tu clase, Génesis 1:14-18.)
En Génesis 1 encontramos evidencias de que Dios tenía metas y propósi-tos específicos para su creación. En nuestro texto clave, por ejemplo, las lu-ces celestiales fueron hechas para gobernar el tiempo: los días, los meses y las estaciones se rigen por las luminarias celestiales. Sin embargo, hoy la creencia en la Teoría de la Evolución desafía la idea de un diseño en la natu-raleza. Las observaciones de Darwin en las islas Galápagos desempeñaron un papel clave en el desarrollo de su teoría de los orígenes sin diseño ni pro-pósitos, alimentada por la selección natural. Capitalizando la conexión de Ga-lápagos, David Hull planteó una pregunta importante: "¿Qué clase de Dios puede inferirse de la clase de fenómenos resumidos por las especies de Dar-win en las islas Galápagos?" Finalmente, contesta: "El Dios de las Galápagos es descuidado, indiferente, desperdicia mucho, y es casi diabólico. Este no es la clase de Dios a quien estaríamos inclinados a orar" ("El Dios de las Galá-pagos"). ¿Qué clase de Dios crearía las cosas por medio de procesos evolu-cionistas desprovistos de diseño?
Algunos teólogos alegan que Dios no es indiferente al mal natural sino, más bien, Dios está limitado en su misma naturaleza de modo que es bueno pero tiene un poder limitado. Por ello, aunque desea hacer algo respecto del dolor y el sufrimiento en el mundo, es incapaz de hacerlo.
Una segunda opción afirma que, si bien Dios es todopoderoso, su mayor deseo es la libertad completa del cosmos para crearse a sí mismo y definirse por sí solo. Esta libertad, se dice, es más importante para Dios que imponer alguna clase de orden o diseño al universo. Los defensores de este concepto tienden a explicar a Dios como un ser que está en una relación de poder compartido con el universo, donde el universo participa de su propia creación.
Una tercera opción es el deísmo. En esta idea, Dios inicia todos los proce-sos naturales y luego se aleja, como un dueño ausente, que no se interesa en nada. Aunque Dios pueda tener todo el poder, muestra poco o ningún interés personal en los asuntos de la humanidad. En esta manera de pensar, Dios di-fícilmente actuaría o intervendría personalmente en cualquier aspecto particu-lar de los asuntos de la historia de la tierra.
En cada una de estas tres opciones, uno tiene que preguntarse: "¿Por qué, entonces, debería orar a ese dios?" Si Dios tiene poder limitado, en el mejor de los casos la oración permitiría que Dios tuviera simpatía, pero sería inútil que nos escuchara. En la opción dos, si Dios ha renunciado a planes y propó-sitos para establecer y conservar nuestra libertad, ¿por qué orar? Él no que-rría invadir nuestra libertad con su intervención. ¿Por qué intervenir si no hay propósito ni diseño? Finalmente, en la opción deísta, ¿por qué orar a un Dios que no se interesa?

La creación bíblica está basada en el diseño divino, que hace posible que Dios cuide e intervenga, y que tenga a la humanidad por responsable. El teísmo bíblico nos da un Dios ante quien la gente puede inclinarse a orar. La oración presupone un Dios que se interesa, y que tiene planes y propósitos que le dan sentido a lo que debería ser. Por ello, oramos porque creemos que Dios tiene intenciones y propósitos, y queremos su ayuda a fin de que estos den frutos. Hull parece estar en lo cierto. Un Dios que evita el diseño, y crea por procesos no dirigidos y al azar sería realmente uno a quien no estaríamos inclinados a orar.
Considera: ¿Qué atributos de Dios ves en la historia de la creación que lo hacen ser un Dios a quien estás inclinado a orar?

3: ¡Aplica!
• Solo para los maestros: La fe que tenemos en el relato bíblico sobre la creación afecta otras creencias. Usa las preguntas para analizar cuáles otras áreas de la teología bíblica se verían afectas, y de qué modo, si Dios hubiese creado todo por un proceso sin diseño. Analiza los siguientes ítems y siéntete libre de añadir otros problemas además de los enumerados.
Preguntas:
Si no hubiera diseño en la creación, ¿de qué forma este concepto acerca de Dios afectaría nuestra comprensión de:
− la oración
− las Escrituras (revelación e inspiración),
− la naturaleza de la Verdad,
− el pecado,
− el sábado,
− la justicia,
− el juicio final
− y la responsabilidad?

4: ¡Crea!

• Solo para los maestros: Enfatiza a los miembros de tu clase que lo que creemos acerca del diseño afecta nuestro concepto de adoración.
Actividad para analizar: En los extremos opuestos del espectro de la fe encontramos una creencia religiosa que armoniza con una revelación divina prescriptiva, y una fe en ideas espirituales que se construyen meramente en forma comunal. Por lo tanto, el diseño en la creación ¿de qué modo afecta nuestro concepto de fe? ¿Qué diferencia marca la creación por diseño en la manera en que adoramos a Dios?

0 comments… add one

Leave a Comment